martes, febrero 7

La desembocadura del Río Guadalfeo

Desembocadura del río Guadalfeo (Wadi-l-fay)

En memoria de las personas (familias enteras en bastantes casos) que, huyendo de las tropas franquistas, recorrieron en el mes de febrero de 1.937 la carretera desde Málaga a Almería, hostigados por el ejército fascista italiano desplegado en campaña, como si frente a ellos tuviera a otro ejército, cuando sólo se trataba de población civil en huida. Fueron bombardeados constantemente desde el aire y desde el mar.

Desembocadura del río Guadalfeo (Wadi-l-fay)


Al tratar los refugiados de remontar el río Guadalfeo (cuyo puente había sido destruido por la aviación fascista), los sublevados abrieron las compuertas del río, ahogando a gran cantidad de personas cuyos cuerpos acabaron en el mar.


Entre tres y cinco mil andaluces, civiles indefensos, murieron en la Carretera de Málaga a Almería durante aquellas fechas.

6 comentarios:

Genín dijo...

Si, fue otra de las muchas cabronadas de la Guerra Civil... :(
Salud

unjubilado dijo...

No conocía el río Guadalfeo, ni por supuesto mucho menos la masacre que ocurrió lo que hoy se denomina "la carretera de la muerte". Por tierra, mar y aire, durante cuatro días, fueron asesinados miles de civiles inocentes. Saber con precisión cuánta gente murió es imposible, aunque algunas fuentes hablan de entre 5.000 y 7.500 personas. Muchos cadáveres acabaron en fosas comunes o se los llevó el río Guadalfeo.
Desgraciadamente cuantas historias iguales o similares a estas ocurrieron en aquella desgraciada época.
Un detalle, mi padre en Bailo, un pueblecito de Huesca se libró de que lo fusilaran gracias a que el alcalde le avisó que nacionales y falangistas iban tras el y que como era buena persona, merecía que pudiera escapar. Entre amigos y conocidos consiguió eludir el trágico final.

scorts dijo...

Aquello fue una carnicería de tal envergadura del general Queipo de Llano.... para acordarse mucho pero que mucho tiempo.

Senior Citizen dijo...

Siempre que se menciona La Desbandá, me viene la imagen de una película muy antigua, Juegos prohibidos, de René Clément, en la que hay unas escenas impresionantes de los franceses huyendo de las tropas nazis por una carretera y que son tiroteados desde los aviones, aun sabiendo que son civiles de todas las edades, muchos niños, sobre todo. Pero lo triste es que cuando yo me estremecía y me indignaba en los años 50 por esta crueldad de los nazis, quizá no sabía por la falta de información de entonces que se había dado lo mismo a pocos kilómetros, en nuestra misma costa.

Senior Citizen dijo...

scorts: El general de "café, mucho café" a García Lorca...

Una mirada... dijo...


Mientras leía esta salvajada, me acordaba de un cansino, ridículo y repugnante historietero que afirmaba que ésta y otras actuaciones nacionales viles contra la población civil, habían sido sobredimensionadas.
En fin...

Saludos.