lunes, junio 28

El chisme de los huevos

Eufemismo (Del lat. euphemismus, y este del gr. εὐφημισμός).
1. m. Manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante.
Fuente: DRAE

Vivimos en la  "Era del Eufemismo". Bien porque procuramos expresarnos de modo que nadie se pueda sentir ofendido, o bien porque renombramos lo que nos parece "demasiado sencillo" para que resulte más ostentoso y llamativo.

Hay numerosísimos ejemplos:
- Los viejos ahora son "tercera edad"
- Las personas de raza negra son "hombres de color", "subsaharianos" o "afroamericanos".
- Los enfermos de los hospitales son pacientes.
- Soportamos una "reordenación controlada de recursos en tiempos de desaleración" que en realidad es un "recorte de pensiones y sueldos para reducir el gasto y aparentar solvencia ante los usureros del FMI y la banca internacional (con objeto de que nos presten pasta para poder ir tirando seis meses más en medio de esta crisis acojonante)".
- Los carceleros son "funcionarios de prisiones"
- Los camilleros de una ambulancia se denominan "auxiliares de transporte sanitario"
- En las guerras ya no se "masacran civiles" , sino que se producen "daños colaterales"
- El ordenanza de toda la vida es ahora un "auxiliar de servicios generales"
- Las sirvientas son "empleadas del hogar"
- Cuando algún soldado pega un tiro a un compañero, por equivocación, este ha muerto "como resultado del fuego amigo"
- Las personas a las que, hace treinta años, se les llamaba "tarados" han ido cambiando progresivamente: pasaron a ser "inútiles", posteriormente "minusválidos" y, en nuestros días, "discapacitados".

Y no digo que me parezca mal, no me malinterpetéis, porque palabras como "sirvienta", "inútil" o "tarado" me provocan algo más que un desagradable pitido en el oído medio. Pero hay muchas ocasiones en que los eufemismos se utilizan de un modo inncesario. Tanto que acaban resultando molestos. Un ejemplo de estos eufemismos molestos e innecesarios podríamos verlo cuando, en estos tiempos de crisis, telefoneas a una empresa preguntando por alguien y te sueltan un aséptico: "se ha desvinculado de nuestra compañía" o "ya no está con nosotros" en lugar de decirte la cruda realidad: "en el último ERE lo largaron junto a 300 compañeros más" o "le debían la nómina de los últimos 6 meses y ya no podía aguantar más".

Y, luego, por otro lado... hay veces en que se da la situación contraria: el  uso de un eufemismo es más que necesario y no se aplica. Porque (y aquí me quiero dirigir especialmente a los lectores varones de La Arbonaida)  fijaos con atención en esta foto:

Cortador de Huevos

Es desagrable, ¿verdad?. ¿Habéis soltado una imperceptible exclamación, mezcla de dolor y miedo? ¿Ha recorrido un escalofrío de terror vuestra espalda?, ¿os habéis contraido en la silla un reflejo involuntario de vuestro instinto de conservación?

¿Merece o no merece ser llamado este "chisme" de otra manera?

¡Qué lo llamen como quieran!!! ¡¡Pero que le cambien el nombre!!! ¡¡¡YA!!!

Fotografía: Cortador de huevos

14 comentarios:

Baldanders dijo...

Recomendado y avalado por la excelente cocinera "Lorena Bobbit"

Teresa dijo...

eso pasa por esa mania de traducirlo todo...con lo bonita que es la palabra italiana que hay escrita debajo, TAGLIAUOVA. Con eso, la mitad no os enterais de lo que significa, y la otra mitad..entiendeis que el peligro es sólo para los huevos...italianos.

Lola dijo...

No sé si será por empatía pero también a mi me ha dolido algo. Estoy contigo.

Anabel dijo...

Landa...

Creo que la palabra "huevo" no puede ser reemplazada...si no deberiamos pensar en que hacer con el "pela- patatas" "raya-zanahoria" "machaca-ajos":-)

peritoni dijo...

Los tengo pegaditos como de tigre...
arrrggghhh
"Fileteador de ovoides"?

Cosechadel66.es dijo...

Pero ahora mismo....

:-P

Carpe Diem

lolibel dijo...

Eres mu grande andaluz.No te de miedo el aparato ese ,solo sirve para huevos pequeños,tu puedes estar tranquilo.

KASHTANKA dijo...

jajajaj, te entiendo! no lo comparto pero alcanzo a entenderte!! que lo cambien, que lo cambien!!

ana dijo...

Aaargh!! me ha dolido hasta a mí!!!

Uno dijo...

Pues a mi no me disgusta el nombre de artefacto. Si acaso peca de poco preciso, quizá un "lonchador de huevos" o "seccionador de huevos" fuese más propicio y descritivo.

En todo caso, si no te gusta el aparato te propongo otra forma de hacer lo mismo sin él. Eso sí, necesitamos otro aparatejo, una cortadora de embutido. Para contar el huevo en vistosas rodajas sólo hay que apretar dicho elemento contra la base del artefacto y luego pasar lentamente la cuchilla, una y otra vez, una y otra vez, eso sí, al fina hay que tener cuidado de no cortarse los dedos :-)

Miguel Ángel dijo...

No sé como voy a poder dormir esta noche después de leer esto... (Y encima mañana tengo examen a primera hora)

pe-jota dijo...

Me reconozco un antiguo, es que tiene huevos la cosa.

Efter dijo...

Ouch, sí que duele, sí.... Ah, y los aparejadores son arquitectos técnicos :D

Violeta dijo...

¡Ese aprato le habría facilitado el trabajo a Lorena Bobbitt!