lunes, octubre 13

El extraño caso de los cincuenta euros

500 euros
El sábado por la mañana salimos de casa. Fuimos a dar un paseo. Regresamos para almorzar, en torno a las tres de la tarde. Cuando abrimos la puerta de casa, algo llamó la atención de mi hija, se agachó y lo recogió. Eran unos billetes, billetes de banco, papel moneda. Cincuenta euros. Sí. Cincuenta euros. Con una crisis globalizada de mil pares de narices, con los índices del desempleo subiendo sin parar, con los bancos pidiendo vergonzantes limosnas, con los políticos repartiendo vergonzosas millonadas, con las empresas que crean riqueza cerrando, las bolsas cayendo en picado... Con todo eso... alguien metió cincuenta "eurazos" por debajo de mi puerta. ¿Quién pudo ser? ¿Con qué finalidad? ¿Por qué a mi? Y, puestos a regalar dinero ¿no habría sido mejor un hermoso billete de 500 euros? ¿Fuisteis alguno de vosotros? ¿Es una señal? ¿Una muestra de generosidad? ¿Pedirán alguna contraprestación? ¿Vendrán más? Nos asaltan mil preguntas viendo esos cincuenta euros. Y a ti ¿se te ocurre algo? Se aceptan conjeturas... y, si me entero, prometo aclarar lo sucedido. Para aliviar vuestra curiosidad. Por lo pronto, estoy deseando que llegue el próximo sábado para ver si vuelvo a recibir el mismo regalo.
Nota: lo que cuento aquí, es... absolutamente cierto. Fotografía: 500 euros Autor: Landahlauts

18 comentarios:

iván dijo...

Yo creo que fue Solbes iniciando una campaña sobre las bondades del plan de economía. O se equivocó y en vez de echar su aportación en la oficina de Cajasur cercana contra la crisis de confianza bancaria la echó bajo la puerta de tu casa. Ten cuidado por que quizá reclame los intereses. Yo los devolvía en un sobre con destino al ministerio.

Edurne dijo...

Ayyyy, qué cosas más raras! Esto es cosa de brujas, digo!
Cómo es eso de que aparecen cincuenta euros en su puerta, caballero?
No serían los reyes Magos (los otros no, que estaban pasando revista sus gloriosos ejércitos...) que, acuciados por la duda de si llegarán a enero, hayan decidido dejar ese pequeño aguinaldo y... haya se las compongan ustedes?
"Que mire usté que tó pué sé...!"

Yo esperaría al próximo sábado por ver si se repite la acción, noble, por otra parte, pero... colocaría alguna cámara oculta para ver si se graba algo del fenómeno paranormal!

Y bueno, ya puestos, gástelos usted en algo que les haga ilusión a todos, aunque no creo que dé para mucho...!

Saluditos perplejos!

Halo dijo...

no hombre, que el que sea pase todos los días... al final de mes te da para algún caprichillo... no????

Manolo dijo...

¿Quedan pisitos libres por tu mágica barriada? Habrá que mudarse allí para disfrutar de esos vecinos tan generosos.

¡Invierte bien esos 50 €! Un saludo

miguel dijo...

¿No serás banquero y tú ni lo sabías?

LOLA GRACIA dijo...

Son cosas que pasan...alguien que quizá tenga mucho dinero negro y lo quiere repartir para reactivar la economía ;)

Merce dijo...

Si te vuelve a pasar, por favor, dame tu dirección que me convierto rápidamente en tu vecina...

Alguien que te debía dinero desde hace mucho y le daría vergüenza dar la cara????

Mari Carmen dijo...

¿Seguro que no son falsos? No es por quitarte la ilusión, Landa, pero ¿quién va regalando dinero así como así? Yo también quisiera...

Si se repite... será cuestión de que pongas cámaras ocultas, y así saldrás de dudas :)

Un abrazo

Edurne dijo...

Vuelvo a corregirme: "Allá se las compongan!"
Pero qué me pasa, que se me pegan los malos usos, que las malas noches me juegan una pasada "nefastaortográfica", que las pestañas no abanican bien y el ojo no atina en la tecla o la neurona... obnubilada por lo de los cincuenta euros se ha trastornado "derepenete" y hala...!
Ayyyys, me estoy empezando a preocupar... seriamente!

quetemeto dijo...

Son mios no hay duda, por favor devuelvemelos que ando pelao, seguro k se los levo el viento y llegaron por alli, que suerte tengo que llegasen a ti.

An dijo...

Coime...ya me gustaría a mi...jejeje. a vEr si el sabado que viene tienes suerte, un abrazo enorme

Peritoni dijo...

Está claro: se os cayeron antes de salir de casa y los encontraste al regresar.
Es decepcionante y sin ningún misterio, lo sé, pero debió ser así...
;-)

bornne dijo...

Yo es que había pensado lo mismo que Peritoni. ¿No se os caerían? (Ahora, si fuese así, suerte tuvisteis de que os pasara justo antes de salir de casa sino, como está el asunto, no los recuperáis ni de coña.)

Y el billete, ¿cómo estaba? ¿Suelto, en algún sobre, doblado...? Sí pica la curiosidad, sí. Son cosas que no suelen suceder.

Un abrazo.

bahtian dijo...

hombre, lo que llama la atencion de esto es que se te calleran al salir y no los echaras en falta.
Que... que nos sobra el dinerillo, no?

ISOBEL dijo...

jajaja a mi solo me aparecen en los bolsillos, oye y da una alegría, lo bueno es que se me olvida que fui yo quien los puso anteriormente allí,besitos

Uno dijo...

Lo mismo es de el ratoncito Pérez que os debía algo... :P

En todo caso, disfrutadlos regalándoos algo.

Saludos

Novicia Dalila dijo...

¡¡quietos tos que ese billete es mío¡¡¡
Cómo ha llegado hasta allí, no sé, pero es mío fijo. Llevaba uno identíco en el monedero, pasé por el super, compré 4 gilipolleces y cuando volví a casa, ya no estaba en su sitio. Eso es que lo he perdido, y si tu te lo has encontrado, es mío Lan. No te muevas que voy ya mismo a buscarlo. :D

Landahlauts dijo...

¡¡Ya!!!
¡Ya se ha resuelto "El extraño caso de los cincuenta euros!

Mañana lo aclararé...