domingo, junio 8

Only One Way

Hace unos días perdía la vida en el Annapurna el montañero iruindar Iñaki Ochoa de Olza. Murió allí donde, seguramente, hubiera deseado. Las personas que, como él, son capaces de poner en juego su vida por el reto de subir a la cima de un monte nos dan una lección de afán de superación y de capacidad de sacrificio. Recordé, al enterarme de la noticia, la historia de Aron Lee Ralston. Aron Lee Ralston era un joven montañero de 27 años, de Aspen (Colorado). Cierto día, había quedado con unos amigos para ir a practicar la escalada al Cañon Blue John, en UTA (EE.UU.). A última hora, los amigos le fallaron y fue el solo. Decidió, equivocadamente, ir a otro lugar distinto del que habían planificado. En un tonto accidente, una piedra de 360 kgs. cayó sobre su brazo derecho, dejándolo aprisionado. Durante cinco días y cinco noches tuvo tiempo de evaluar cual era su verdadera situación: nadie sabía donde se encontraba, nadie lo podía encontrar allí, su brazo aplastado comenzaba a descomponerse, no disponía de víveres y una piedra lo mantenía inmovilizado. Al ser consciente de su verdadera situación, tomó una decisión muy difícil pero que, fríamente, era la única que le podía permitir salir de allí con vida. Aaron Lee Ralston se hizo un torniquete en su brazo y, con una navaja multiusos se amputó el brazo. A continuación hizo palanca hasta romper el hueso. Gracias a esto escapó de aquella situación y fue localizado con vida por los equipos de rescate. El instinto de supervivencia, el saber mantener la cabeza fría en todo momento, la capacidad de sufrimiento, las ganas de vivir por encima de cualquier adversidad... todo eso y mucho más fue la lección que nos dio este hombre. Nota: este post contiene indicios para el concurso El Colaborador Secreto + Info: - Entre la Espada y la Pared Relata más en profundidad la odisea de Aron Lee Ralston. - Alpinistas (Goian Bego)Donde Pon nos acercaba a la mentalidad de un alpinista, a raíz de la muerte de Iñaki Ochoa de Olza. Un texto emocionante. - Did Climber Have to Cut Off Arm to Save Life? Un artículo de National Geographic News sobre Aron Lee Ralston. - elmundo.es la noticia aparecida en la edición electrónica del diario El Mundo.
Tags: - - - - Tags: - - - -

16 comentarios:

Uno dijo...

La historia Aron Lee Ralston siempre me estremece. Por la decisión y por duro en todos los sentidos de llevarlo a cabo. Cierto es que tuvo mucho tiempo para pensarlo y mentalizarse, y en ocasiones, cuando uno tiene una idea clara en la cabeza la sigue hasta el final.

Lo de los montañeros y otros deportista, o gente en general, que combinan los retos arriesgados con su vida supongo que es una filosofía una forma de pensar y sentir. Algo que me es ajeno y me atrevería a calificar como leve enajenación mental, pero seguramente ellos pensaran lo mismo de mi forma de vida, y con toda razón. Quizá la vean como una forma de muerte lenta animada sólo por los vientos casuales que soplen desde lo que no controlo.

P.D. Muy filosófico me he puesto yo para estás horas de un domingo... He visto la necesidad urgente de finar aquí.

pon dijo...

oh dios mío que estoy desayunando y me he quedado choffff!!!!!!!!!!

Algo había leído pero los pormenores no los sabía. Hay que ver lo que es el instinto de supervivencia, una navaja multiusos.....
Los escaladores son de otro planeta, estoy cada vez más convencida. Les admiro y sería incapaz de hacer algo así, aunque en su momento corrí unas cuantas maratones que también tienen tela, pero no es lo mismo.

Merce dijo...

Joer...que yo también acabo de desayunar...tremenda historia, no creo que yo hubiese sido capaz, claro que en esas circunstancias nunca se sabe...

Buen domingo...

Landahlauts dijo...

Uno:
Cada cual busca la felicidad donde le parece. Unos la buscamos tranquilamente en casa y otros a ocho mil metros de altura. Lo importante es encontrarla, no?

Pon:
Maratones??? Yo también!!!
¿Has visto los enlaces qué interesantes? ;)

Merce:
Es cierto, nunca se sabe. No sabemos en esas circunstancias qué podríamos hacer...

A TODOS:
Ayer tuvimos una canción titulada "phantom limb" y hoy la historia de Aron Lee Ralston...

Caulfield dijo...

Qué historia. No la conocía, pero estremece, síp. Si me duele un simple padrastro en la uña, con lo cagao que soy; me hubieran encontrado debajo de la piedra!!!

bornne dijo...

Al leer la historia, me ha venido a la cabeza el accidente aéreo de los Andes. Dos ejemplos sobrecogedores de como, sorprendentemente, vencieron a la muerte cuando ésta parecía inevitable. Admirables.

Arwen dijo...

Uff, creo que yo sería incapaz. Claro, que tampoco me daría por ponerme a escalar montañas.

bahtian dijo...

En cierta ocasión, y sin querer dármela de héroe( que no tiene importancia, de verdad)tuve que tomar una decisión que, probablemente me cambió la vida (por lo menos en ese día concreto)pues el dolor era verdaderamente insoportable,
pero fui valiente y después de valorarlo me decidí a cortarme la uña que se me había clavado en el dedo.
y no te rías que estaba empezando a infectarse.

BarakKhazad dijo...

ALUCINANTE la historia de Ralston... verdaderamente sobrecogedor.

JP dijo...

que historia más conmovedora.
Las cosas que pueden hacer algunas personas por la superviviencia .
El instinto . Buen post . YA me pondré a buscar el indicio.
Saludos

Edurne dijo...

Sí, muy fuerte, pero hay que saber mantener la cabeza fría y serena.
De Aaron no sabía nada, ahora me he quedado estremecida.
De Iñaki sí, lo tenía muy cerca. Y también recuerdo a Félix Iñurrategi que también quedó allá arriba entre el manto de la Gran Dama Blanca... Y también sé cómo su hermano, Alberto, sigue adelante por él y por su hermano.
Son formas de ser, de pensar, de sentir, distintas a la de los mortales más "normales", totalmente respetables pero... huyy, hay que tenerlo muy asumido, ellos y ellas (pienso en mi tocaya Edurne Pasaban) y sus familias. Saben cuándo salen, pero no saben si van a volver...
Saluditos!

Marta Arrufat dijo...

A mí tambien me ha venido a la cabeza el accidente aéreo de los Andes. Uno de ellos va por Punta del Este ( Uruguay) con una pedazo de moto a más de 200 por hora, el sentido del riesgo lo tiene absolutamente ilimitado... estuve estas navidades allí conozco gente que conoce a uno de los que sobrevivieron, este en cuestión. Está marcado de por vida. A sangre fria y en un momento en que la opción es vivir o morir en situaciones límite nos sorprenderíamos muy mucho a nosotros mismos. Estoy segura.

ISOBEL dijo...

desisto del concurso,me quedo con el regalo de tus entradas,besos

Landahlauts dijo...

No desistas, Isobel. Sigue leyendo las entradas relacionadas y verás... como algún día se te enciende una bombilla...

Saludos a todos/as.

Luna Carmesi dijo...

A veces los accidentes parecen una acumulación de pequeñas incidencias que esten llamando a la mala suerte...

Landahlauts dijo...

A veces.. incluso vivir o morir parece una sucesión de pequeñas incidencias.