jueves, julio 1

Los niveles del yo

Supongo que, hasta el egocentrismo, en un nivel razonable, es necesario. Lo malo es cuando los niveles se disparan y acabas viéndote como...
El enviado
... el enviado número uno del mismísimo Jesús de Nazaret.

Afortunadamente, yo jamás he llegado a esos niveles. Soy mucho más natural, accesible, sencillo y agradable. Me gusta mezclarme y saber de la gente, cómo es, qué piensan, valoro sus oponiones, sus gustos...sus preocupaciones... Sin pensar, para nada, en mi.

Algo muy parecido a lo que fue Edwar I. Koch, un antiguo alcalde de Nueva York:

«¡Pero basta ya de mí! Hablemos de ti... ¿Qué piensas de mí?»

Entrevista de 1987 a Edward I. Koch
Alcalde de Nueva York

Y ustedes, queridas lectoras, queridos lectores,  ¿creen que es necesario tener cierta dosis de egocentrismo? ¿tienen una buena opinión de ustedes mismos? ¿han conocido a alguien con tan alto concepto de sí que se se cree "casi divino"???

Fotografía: El Enviado

14 comentarios:

Tony Collbato dijo...

Manuel Fraga Iribarne.

Anónimo dijo...

Si,todos los fachas y dictadores de la historia,pero sin el casi. Y yo,en algunos momentos.La loli.

Lisístrata dijo...

Siempre hay gilipollas sueltos. Lo peor es q te enganchen y quieran darte la vara con su idioticia de egolatría, como no tengas coartada para huir, estás perdío.

Más claro, agua dijo...

Siempre habrá espejos que nos devuelvan a la realidad... ;-)

Sobre este asunto, recomiendo encarecidamente la novela "Egosurfing", de Llucia Ramis, recién publicada en Ed. Destino.

(Y no, no voy a comisión con la autora)

;-)

Violeta dijo...

Yo tengo que aprender un poco de ellos, a ver si me sube la autoestima :(

Efter dijo...

Pero si el primero que se lo cree es el Papa jajaja

mujer prevenida vale por dos dijo...

Considerando que en España hay según el INE 513 personas que se llaman Cristo...
Considerando que al menos uno de ellos es vecino mío.
Me pregunto que hace mi vecino mandando emisarios... le va a salir carísimo… con lo fácil que es mandar mensaje sms o llamar por teléfono...
Luego os cuento que me tiene intrigada.
ciao

Lola dijo...

Estoy buscando un espejo mágico que de momento no he hallado hasta entonces mejor ni contemplarme porque tengo cada susto.

pon dijo...

Yo creo que cierta dosis de egocentrismo es muy sana. El justo para no pasarse el dia pensando que una es una mierda empapelá y se merece todo lo malo. Hay que quererse un poco que la vida está mu achuchá. Pero sin pasarse de la raya, no acabemos como el de la foto de abajo.......que sí que se cree casi divino.
Yo tengo una buena opinión de mi misma. Me ha costado 47 años y mucho dolor, pero hoy estoy contenta y estoy bien conmigo misma. Y tan tranquila oyes.

Pilar dijo...

YO estoy de acuerdo contigo, porque veo que piensas igual que YO. Mejorando lo presente.

Besazo

Uno dijo...

Yo si fuese Dios y existiese me preocuparia porque en cuanto se descuide ese emisiario número 1 le quieta el puesto.

Hay mucha gente que se encanta a si misma, o mejor dicho, que quiere que los demás queden encantados de ella. Yo de esa gente paso, no me atrae en absoluto, es mucho más interesante que se encanten de mi :-P

Luna Azul dijo...

Hay mucho encantando de conocerse por ahí suelto, no los soporto.
Creo tener el punto justito de egocentrismo, aunque alguna vez...
Un abrazo

Fiebre dijo...

No te flageles (si en el fondo lo estás haciendo).
Para eso tenemos un blog, para decirte lo maravilloso que eres y te lo creas y le digas a alguno que encuentres lo fantástico que es, y hables de él.

Para hablar DE TI, TU, MI, ME, CONMIGO.

En nuestra vida personal no se nos ocurre incordiar tanto...(si somos semi-razonables)
... "gomitemos pues".

madreselva dijo...

es que Land, qué decirte...!!

es fuerte el desafío, porque es como caminar en un poste horizontal, mucho equilibrio se necesita, cuando niños hacíamos eso con mi primo, caminar en los postes que encontrábamos...trato de recordar cómo era y dónde estaban, con los brazos en cruz, para los costados, como el mismo Jesusito, hacíamos equilibrio..
claro, ya recuerdo eran árboles que por alguna razón estaban en el suelo...y nos gustaba....caerse, y volver a empezar...
:)