miércoles, noviembre 29

Sensibilidad social exquisita


«...Es que lo valen. Este bolso [muestra uno rosáceo de Christian Dior, con incrustaciones metalizadas] está hecho con seda, que como sabes se obtiene de unos capullos que hacen unos gusanos. Y hay unos niños que deben deshacerlos con sus pequeños deditos. Es lógico que valga dinero, pues lo vale el trabajo que ha costado fabricarlo, igual que componer una sinfonía, o escribir un libro o pintar un cuadro."


La frase anterior está tomada de una entrevista en el Diario de Ibiza a Beatriz de Orleans, Relaciones Públicas de Christian Dior. Con esta frase trataba de explicar el motivo por el cual el bolso que llevaba, de Dior, costaba casi 3.000 euros. Beatriz de Orleans es princesa consorte e hija de conde y marquesa pero, como esto cada vez da menos de comer, ella ha sido la primera mujer de su familia aristocrática que ha trabajado (esa costumbre propia del "pueblo llano"). No sólo muestra capacidad para el trabajo, hasta ahora inexistente en las mujeres de su "noble linaje". Lo que más me ha gustado de su declaración es la "sensibilidad social" que demuestra con lo de los "pequeños deditos". ¿Será la sangre azul la que proporciona esa "ternura infinita" hacia la plebe que ella tiene? Me ha conmovido. Vía: Fernando Berlín

16 comentarios:

Anónimo dijo...

La producción de seda y saris en la India

La industria de la seda y los saris es históricamente una de las más importantes de la India. La mayor parte del hilo y los tejidos de seda se consume domésticamente, pero las exportaciones crecen rápidamente (se vendieron 260 millones de dólares en 1995 y se espera llegar a 300 en 1997. Entre 1980 y 1989 el Banco Mundial prestó 54 millones de dólares para soporte a la sericultura en Karnataka. En 1989 dio otros dos préstamos por un total de 177 millones con el mismo fin. En 1994 y 1995 prestó 3 millones de dólares para modernizar la industria de la seda en Karnataka y otros 157 millones para mejorar la producción en la India en general. Además ha propuesto prestar 190 millones de dólares para la agricultura de Uttar Pradesh, parte de los cuales se dedicaría a la seda.
La motivación del Banco Mundial al promocionar la sericultura es crear lugares de trabajo, aliviar la pobreza y ayudar a grupos desventajados. Pero al no controlar ni restringir el uso de esclavitud infantil, lo que ha conseguido el Banco Mundial es potenciar una industria que descansa sobre la esclavitud infantil en todos los pasos de los procesos productivos. En las dos principales etapas, el devanado y el trenzado de la seda, de los niños que trabajan que no son hijos de los propietarios son esclavos un 100%. En Karnataka puede haber unos 100.000 niños esclavos.

Los niños pueden empezar a trabajar a los 5 años, ganando 10 rupias como mucho y sufriendo riesgos laborales y amenazas de abusos por parte de los empleadores.
Pomabhai es un chico de 12 años, que trabaja con su hermana en la industria de la seda; sus dos hermanos menores van a la escuela y su padre trabaja de camarero en un hotel. Cuando Pomabhai tenía 8 años su padre pidió prestados 126 dólares para la boda de su hija mayor, con lo que Pomabhai dejó la escuela y se puso a trabajar. Dice que quiere continuar con su educación, pero que primero tiene que comer.

Ajad y Marukh tienen 10 años y han trabajado en la industria de la seda desde los 5 en Ramanagaram, el mayor mercado de capullo de seda de la India, en la región de Karnataka. Puesto que son devanadores, meten sus manos en agua hirviendo y palpan los capullos de seda, apreciando a través del tacto si los finos hilos de seda se han reblandecido suficientemente como para ser devanados. No pueden usar tenedores en vez de sus manos debido a la teoría según la cual sus manos pueden discernir mejor si los hilos están a punto para ser devanados. Las palmas de sus manos y sus dedos son blancos y con grandes marcas de heridas, quemadas y ampollas.

Muchos tejedores de seda están hacinados en habitaciones oscuras, húmedas y sin ventilación. Estas condiciones favorecen el contagio de enfermedades entre los niños trabajadores. En un estudio realizado en 1985, el Instituto Gandhiano de Varanasi identificó la tuberculosis y los trastornos intestinales como la “enfermedad laboral de la comunidad tejedora”. Los cortes también son típicos y difíciles de curar. Un investigador en Kanchipuran informó de que había visto un chico con los dedos cortados de una forma tal que no podía comer él solo. Los empresarios no facilitan cuidados médicos ni siquiera primeros auxilios a los trabajadores que sufren algún accidente, y quien no puede trabajar un día no cobra ese día.

Human Rights Watch ha pedido al Banco Mundial que deje de dar préstamos a la industria de la seda hasta que el gobierno indio aplique el Acta sobre (la Abolición de) la Esclavitud y empiece un proceso para identificar, liberar y rehabilitar los niños esclavos. También le ha pedido que implemente urgentemente programas que garanticen que los niños van a la escuela, puesto que esta es la única forma de romper el ciclo de la esclavitud.

El Banco Mundial niega que sea responsable ni cómplice del problema de la esclavitud infantil en la India. Durudee Sirichanya, una portavoz del Banco, dice que “El tema del trabajo infantil es complejo, puesto que en algunas áreas es esencial para la supervivencia de la familia. [...] El Banco ha intentado crear el entorno adecuado para desalentar el trabajo infantil.”

Halo dijo...

y su cuenta de publicidad se ha llevado por gente que conozco y la tía es una déspota que no tiene ni puta idea de currar y grita a sus empleados que no cobran ni cuarto mitad para que ella pueda lucir tal cual...

Landahlauts dijo...

Pero... Ros, tienes que tener en cuenta algo:
- No tiene idea de trabajar: piensa que ese verbo, hasta hace bien poco, no sabían ni conjugarlo en su familia.

- Grita a los empleados: piensa, que hasta hace poco, no los tenían que llamar ni empleados, eran lacayos y tenían sobre ellos, incluso, el derecho de pernada.

Anónimo dijo...

Y al trabajar, ¿Cobrará lo que Esperanza? Saludos. (añoro a Fernando Fernan Gomez)

salidadeemergencia dijo...

Un corazón enorme tiene esa señora. Seguro que es de las que organiza rastrillos en navidad y se pone en la mesa de la cruz roja a pedir para la banderita.

marisabel dijo...

a esta pronto la vemos en Mira quien baila, sacandose un plus a sus ingresos, ja,ja,ja...

Yo si estuviera forrada de pasta no me compraría un ferrari (no me interesan los coches) pero si un valentino, un bolsito Dior o unos zapatos M. Blanik, o igual lo dejaría todo y me iría a Africa o a la India a ayudar a los niños... Soy de extremos!

Landahlauts dijo...

A Alvaro:
Cobrará incluso más. Al menos esta...no cobra del erario público.

A SDE:
No te extrañe.

A Marisabel:
Yo... preferiría el Ferrari.

Anónimo dijo...

Jueves 9 de noviembre 2006

Charles Philippe de Orleans, fue detenido ayer en París por presunta desestabilización de un laboratorio farmacéutico. Charles Philippe es hijo de la princesa Beatriz.
Habria que poner a esta familia a deshacer capullitos de seda con sus "delicados delitos" ufff... perdón "deditos" en que pensaria yo, cobrando 3 euros a la semana y trabajando hacinados en un taller de la India, con otras cuántas mas recatadas, familias aristócratas...
Eso sí sería de buen gusto y sensibilidad social.

La cosina. Besos.

Landahlauts dijo...

Incluso sería justicia social.
Gracias, Cosina.

Petons.

Anónimo dijo...

No puedo dejar de pensar en la cantidad de mujeres que se fracturaron las costillas flotantes usando el corset supraajustado.

marisabel dijo...

y los pies de las chinas, y la anorexia,y los labios de la Esther Cañadas y las tetas de Alaska (qué horror, tan bajita que es) En nombre de la moda se han hecho y siguen haciendo barbaridades, ya lo dice el refranero popular: "para presumir hay que sufrir"

Landahlauts dijo...

Sí... habrá que sufrir... pero... ¿os habéis dado cuenta que el sufrimiento en nombre de la moda lo llevan siempre las mujeres?

No somos los hombres los de los taconcitos de a cuarta, el ombliguito al aire y la faldita con medias de cristal en pleno invierno....

Alguien os está puteando.
:)

Anónimo dijo...

el ombliguito al aire no lastima, a menos que seas un loco del punzón y te diviertas por las noches clavando el punzón en los ombligos de las chicas que usan remeras cortas...

Landahlauts dijo...

Paseando por Granada de madrugada a cuatro grados bajo cero.... tu verás.

A mi personalmente no me lastima, hay ombligos muy bonitos.

Marta Salazar dijo...

qué horror! pero estsa declaración, de cuándo es?

Abajo la monarquía! Abajo la nobleza, todos somos iguales!

Landahlauts dijo...

Esa declaración es de hace unos meses. Marta.
Aunque parezca de hace siglos...