viernes, noviembre 3

Las Fallas y el Parlamento Británico


Atención, pregunta de examen: ¿Qué relación puede haber entre el protagonista de V de Vendetta, el Parlamento Británico y las Fallas de Valencia?...

En el post anterior hemos visto la biografía de Guy Fawkes, el personaje histórico que inspiró al protagonita de V de Vendetta. Guy Fawkes fue uno de los principales instigadores que pretendían volar el Parlamento Británico en la noche del 5 de Noviembre de 1605. Fue lo que se llamó la Conspiración de la pólvora (Gunpowder Plot). Básicamente era un intento de asesinato sobre el rey Jaime I, su familia y la mayor parte de la aristocracia protestante.

El complot fue descubierto y los integrantes, incluyendo a Fawkes, fueron ejecutados “en el mismo lugar que habían planeado demoler”, frente a Westminster, siguiendo la costumbre con los traidores: “Colgándoles del cuello sin dejarles morir, seccionándoles los genitales, echándolos al fuego ante sus propios ojos y, hallándose aún vivos, destripándoles y arrancándoles el corazón antes de decapitarles y despedazarles. Luego se expondrían ante el público las cabezas clavadas en picas y serían arrojados los restantes trozos a los pájaros para su alimento.” Para asistir a las ejecuciones hubo que pagar entradas como a cualquier otro espectáculo de masas. Edificante, ya lo sé.

Las únicas consecuencias del atentado fueron –aparte de la ejecución de los conspiradores y la represión contra los católicos- la celebración del episodio encendiendo hogueras y quemando efigies de Guy Fawkes todos los años para dar gracias a Dios por impedir el acto criminal y proteger a su pueblo elegido -los protestantes- de la conspiración católico-romana. El 5 de noviembre fue declarado “fiesta perpetua para dar gracias a Dios por librarnos de los papistas y como muestra de nuestro odio hacia ellos.”

A mediados del siglo XIX, el día de Guy Fawkes ya había perdido el significado patriótico y anticatólico, de forma que el Parlamento tomó la decisión de retirarlo del calendario oficial, dejando que siguiera como festejo popular. Con el tiempo, la imagen de Guy Fawkes sería sustituida por la de otros personajes odiados, como el líder nacionalista irlandés Charles Parnell, el Papa de Roma, el zar de Rusia, las sufragistas, Adolfo Hitler y hasta Margaret Thatcher, lo que ha motivado el descrédito de la celebración, que parece haber perdido su valor histórico. Tony Blair fue ninot en 2004.

Se ha interpretado la costumbre de quemar efigies de personajes odiados por el pueblo, como Guy Fawkes, como parte de un culto pagano que se remontaría a la antigüedad. No hay que rechazar la posibilidad de que las Fallas valencianas nacieran como reacción a la fiesta del fuego protestante anglicano, cuyo objeto de mofa han sido el Papa de Roma y los católicos.

Sea como fuera, Inglaterra sigue con su tradición introduciendo elementos relativamente nuevos como los fuegos artificiales y la costumbre entre los niños de pedir a los mayores “un penique para el ninot” que acaban de fabricar. Las medidas de seguridad han obligado al gobierno británico a prohibir la venta de petardos a los menores de edad. En la trastienda de la noche de Guy Fawkes se hallan bien presentes la hostelería, el comercio y, desde luego, los juerguistas.

3 comentarios:

salidadeemergencia dijo...

Curioso, oiga.

elquefaltaba dijo...

Ainsss las ejecuciones en plaza pública. Que bonita costumbre cada vez más en desuso.

Landahlauts dijo...

Ya había leido yo antes eso de añorar las ejecuciones en plaza pública. Eres un sentimental.