sábado, septiembre 2

El Retorno de Skrik.

Skrik (El Grito) de Edvard Much 

"Paseaba por un sendero con dos amigos. El sol se puso. De repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio. Sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad. Mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza."


Extracto del diario de Edvard Munch

7 comentarios:

Bahtian dijo...

Si algún día llegara a saberse que el cuadro en cuestión lo pinto un niño de 6 años, hijo de un vecino del señor Much, ¿seguiría teniendo el mismo valor artístico?, ¿alcanzaría siquiera para pagar los portes en una subasta?, ¿en que lugar quedarían esos críticos de arte, que cada vez que hablan parece que inventan el padre nuestro? De verdad, como dice mi madre, que en la gloria esté, (no, no se ha muerto, gracias a Dios, es que estará en su casa con el aire acondicionado puesto "a toa ostia", o sea, en la gloria) hay gustos que merecen palos

Landahlauts dijo...

Pues, quizás más valor aún... pq si un niño con seis años pinta eso... hay que seguirle la trayectoria: ya verás con treinta o cuarenta.
De todos modos, Bahtian, es sabido por casi todo el mundo tu predilección por las marinas. Un gusto muy, muy respetable, pero... hay tantos estilos y temáticas diferentes...

Mal, muy mal, la bromita con tu madre, me habías asustado, joder.

Scemo di legno dijo...

La verdad es que angustia si que transmite... aunque no te guste.

Apus dijo...

A mi me gusta mucho este cuadro, aunque no sea mi estilo predilecto. Bahtian, no te puedo decir nada porque hay un par de cuadros con los cuales yo hago el mismo planteo. :)

Landahlauts dijo...

Coincido casi con Scemo, puede gustar o no... pero transmitir, transmite. Incluso podría no gustar y trasnmitir... pero eso ya son divagaciones....

Scemo di legno dijo...

A vosotros como no sea un cuadro con unas manzanas o con un borbón a caballo... como que no, no?

Landahlauts dijo...

Lo del Borbón a caballo... me ha llegado al alma, Scemo.