miércoles, mayo 2

El castigo

Dios me ha castigado. Y no ha sido ese Dios bueno, el Clemente y Misericordioso, no... el otro. El dios medieval, el oscuro, vengativo y rencoroso. ¿Queréis saber cómo?

Entrenamiento
Entrenamiento

Me ha mandado un hijo al que le gusta apasiona el fútbol. A mi, alguien incapaz, no ya de jugar: de ver un partido de fútbol completo. Pues ¡¡toma!!! él disfruta viéndolo, jugando, conoce nombres y equipos de jugadores, entrenadores, campos...

En fin, habrá que apechugar....

11 comentarios:

Maria dijo...

No sabes cómo lo siento. ¡Toda una tragedia! Pero... ya sabes... los hijos... tratas de educarlos bien y ... ¡te hacen esto!

En fin, paciencia.

Fiebre dijo...

Y como encima le guste leer la tragedia puede ser doble...¡Puedes ser el padre del próximo Guardiola!
Y pensar que hay muchos padres que son tan cutres, que trasladan a los chiquillos su ansia de jubilación anticipada por obra y gracia de las pataditas...al menos el tuyo lo hará por diversión.

Markitos dijo...

Mira el lado bueno, mejor el fútbol que se vaya de botellón antes de tiempo.

pon dijo...

Podría ser peor, imagina que te sale neoliberal......

claudia dijo...

Apechuga y no intentes quitárselo de cabeza, porque le acbará gustando mucho más.

Bonita foto.

Peritoni dijo...

Uf, menos mal que tuve una hija y no tuvo esas tentaciones.
Lo siento por ti...

Genín dijo...

Hay cosas peores...jajaja
Salud

Javier dijo...

Querido Alfredo, que foto más magnifica. Me encanta.
Enhorabuena!!!

madreselva dijo...

si estamos nombrando lo peor?, monaguillo...:)

Merce dijo...

Y a mi marido que le encanta el fútbol le ha salido un hijo que no lo puede ni ver. En trece años no ha conseguido que se siente ni un minuto a ver un partido con él.

Food and Drugs dijo...

Dios no escribe derecho con renglones torcidos, sino con titulares gigantes, como el Marca, jajaja.
¡¡¡Enhorabuena!!!