lunes, abril 11

Al alma por el estómago

En alguna pastelería en la Comarca de la Costa Tropical:
¡¡Jesuitas!!


No sé qué me inquietó más: el nombre, los signos de admiración o... el relleno.

Fotografía: ¡¡Jesuitas!! 
Autor: Landahlauts

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo cotidiano ciega el espiritu crítico y nos hace acomodaticios. La gente de Graná 'no sabe lo que tiene': su pan y sus pasteles-tortas constituyen un patrimonio más prestigioso que la Tarasca. Aunque veo un afan novelero por innovar que puede hundir al sector en un esnobismo estúpido, sería como pintar de fosforito la Torre de la Vela. Si hubiera que relacionar a la Compañía de Jesús con los dulces es obvio que habría de ser con el subgénero CARAMELOS (con forma de araña se los habrían quitado de las bandejas, éxito total). [jm]

Javier Peralta Medina dijo...

Jesuitas rellenos de crema y cabello de angel. Imagina eso en un ser de verdad.
¡QUE SOLTARÍAN POR LA PARTE DE ABAJO!

Más claro, agua dijo...

No me queda claro si lo de "¡¡¡Jesuítas!!!" es el nombre del dulce o un llamamiento especial a estos para que lo consuman...

Y es que en la Costa Tropical todo es posible...

;-)

Hostal mi loli dijo...

Deben ser tentaciones demoníacas para diabéticos y golosos y el nombre es para caer en la tentación pensando que son buenos,inofensivos y divinos,pero cuidado que con una sobredosis de azúcar todo son problemas.

MM de planetamurciano dijo...

Jajaja...¡¡Ke grande!!

Markitos dijo...

El nombre, es el nombre lo que da miedo y dolor de tripita.

Food and Drugs dijo...

Este post tuyo sobre la presumible conexión directa entre alma y estómago, que la membresía de la igelesia sin duda conoce bien, me ha traído a la memoria el chiste "el culo quiere ser jefe" que, si no lo conoces harías bien en buscarlo, porque seguro que te gustará.
Saludos
;-)

Steppenwolf dijo...

Yo creo que se le han juntado dos pensamientos a la vez, en una sola neurona.

Edurne dijo...

Pues no habré comido yo jesuítas!
;)

Muxus!