viernes, enero 28

Sísifo, el Portaaviones Dédalo y la Torre Eiffel

R., mi primo del pueblo, hizo la mili en la Armada. Estaba muy ilusionado cuando supo que su destino sería el portaaviones Dédalo (R-01). Y es que ese era, por aquel entonces, el buque insignia de la Armada Española. Claro que también era un viejo barco, botado en 1943 por la Marina de los Estados Unidos , que había estado en la Segunda Guerra Mundial, y que nuestros aliados había "repasado de chapa y pintura" para venderlo de segunda mano, como prueba de amistad al regimen del Caudilloporlagraciadedios.

Lo cierto es que la vida a bordo no fue tan interesante como R. previó: le asignaron a un grupo de marineros dedicado a las importantísimas labores de mantenimiento del buque insignia. O, dicho de otro modo, le dieron una brocha y un bote de pintura y lo pusieron a pintar el portaaviones: cuando concluía de pintarlo por popa, había que empezar de nuevo por la proa. Así, una y otra vez, hasta que acabó el servicio militar.

R. acabó hasta las narices del Dédalo, del "Titanlux gris naval español" y de la Armada Española. Claro que, cobraba al mes 680 pesetas (poco más de cuatro euros).

Lo cierto es que recordé a mi primo R. cuando vi a este hombre:

Le peintre de la Tour Eiffel

Este hombre, que tan sonriente posó cuando descubrió mi intención de robarle el alma, es una de las personas encargadas de pintar la Torre Eiffel. La Torre Eiffel requiere para ser pintada unas setenta toneladas de pintura y, siendo como es metálica... para cuando has acabado la tarea por un lado casi hay que empezar por otro.

Torre Eiffel

Claro que eso a final de mes no debe de importarle demasiado ya que... incluso, se permite posar con cara sonriente (¡¡un parisiense sonriendo!!) cuando descubre que alguien le va a hacer una foto a hurtadillas.

No hay trabajo tedioso si está bien pagado...

Música Recomendada: I got you babe - Sony & Cher

Fotografía -2-: Torre Eiffel

12 comentarios:

Food and Drugs dijo...

Pintor que pintas con amoooor... Si es que lo realmente triste en esta vida es no pintar nada...
;-)

Más claro, agua dijo...

No sé dónde he leído que hoy se cumple el aniversario de la colocación de la primera piedra (hierro) de la Torre.

Será que el fulano parisién está feliz porque al final de la jornada comerá tarta...

;-)

pon dijo...

Te digo una cosa, si está sonriendo no es parisino.

A mi no me importaría pasarme la vida repintado la Eiffel Tower.

Lo de tu primo me ha recordado lo de mi primo, que le tocó la mili en Chinchilla en un cuartel alejado de todo y como era herrero le pusieron a pintar las tapias del cuartel, a saber si el cabo furrier confundió el hierro con la pintura, y se pasó año y medio dándole a la brocha. Ni guardias, ni marchas, ni nada, el cabo quería tener el cuartel reluciente de blanco.

sulaco dijo...

Mi tío le ponía a su mujer un soldado a cuidarle el jardín del chalé en el que vivían y que era propiedad del ejército y mi tía era una cabrona que no veas que disfrutaba amargando la vida a esos chavales. Cuando murió, fueron muchísimos los que brindaron ... también en la familia. Mi tía sigue en el chalé, del que no la echarán hasta que la diñe y como ya dice el refrán que la hierba mala no muere, a esa le deben quedar décadas.

Markos dijo...

Es como el chiste del infierno(a lo mejor por eso se ríe el parisino)...toda la eternidad pintando...pero en el infierno español un día no había brocha, otro no había llegado el proveedor de pintura, otro había huelga, otro era fiesta...etc

En el fondo todo será producto de la intoxicación por inhalar pintura, por eso ríe. Y por eso Sísifo era un tío tan serio.

Salu2

Anónimo dijo...

Se ríe porque tiene trabajo y además se nota que le gusta,forma parte de la atracción de la torre ,seguro que le hacen fotos los turistas y quién sabe si ligará con alguna turista rumbosa y se sacará un extra,porque el valor atrae a las féminas pasa igual con los toreros.La loli.

emejota dijo...

Vaya, nadie ha dicho que aunque esté bien guarrete tiene una sonrisa bonita el buen mozo. Un fuerte abrazo.

Steppenwolf dijo...

680 pesetas era suficiente para tu primo, la armada lo hacía por su bien, sabía que con una cantidad mayor, podría estar tentado por vicios varios.

Anabel dijo...

Pues la torre se ha resistido! va perdido de pintura!

Ps: no es Parisien...sonríe y se ha dejado hacer una foto así...de pintura hasta el casco!;-)

senses and nonsenses dijo...

el parisino... sonríe porque le pagan, (y oye, sólo un privilegiado puede pintar la torre Eiffel), a tu primo papá Estado le secuestró durante un año ...por lo menos.
que no tenía ni p... gracia.

frascoVerea dijo...

Escalofriante documento, un parisino sonriente. Desde aquí quiero proponerte al Pulitzer de periodismo gráfico* por este histórico testimonio.

* Y si no existiese, propongo su creación ad hoc.

Siffredi dijo...

¿parisiense? vaya palabrita te has inventado