miércoles, enero 26

Crónica desde un pueblo

Ha amanecido fría la mañana del mes enero. Nada raro, al menos en este pequeño pueblo de la Comarca de Guadix, a los pies de Sierra Nevada. En la prensa, en la radio y en televisión nos acosan con temas que parecen muy importantes para todo el mundo: cajas de ahorros, crísis, fondo monetario internacional, convenciones de partidos...

Sin embargo, en este pueblo, ninguna de esas noticias parece importar. Al menos hoy. El pueblo tiene un tema de conversación, es "la noticia". Pero, no busquéis "la noticia" en la tele.  Sólo os enteraréis de ella paseando por estas calles.

En la Calle de la Herrería, un grupo de mujeres hablan, nerviosas, entre si:

- ¿No te has enterao?
- ¿De qué? ¿Qué pasa?
- Guillermina, la del Manuel, que s'a muerto.
- ¡No me digas!
- ¡Vaya! ahora a las doce la traen del hospital de Guadix pa' la misa...
- Pues... llevamos un mes de Enero...
- ¡Uf! de verdad, primero el Antonio del Nogal y ahora la Guillermina...

Va transcurriendo la mañana, con una placidez sólo rota por el claxon del panadero o del camión del butano, que avisa a los vecinos de su llegada.

Unos minutos antes de las doce suenan las campanas de la Iglesia de la Anunciación, la única del pueblo. Tocan con un tañido muy particular, espaciado, lleno de tristeza y melancolía.

IMG_1886

Las puertas se abren. De ellas salen las mujeres que, envueltas en sus abrigos y bufandas, se dirigen presurosas a la Iglesia, con las manos en los bolsillos.

Van a la misa de la Guillermina. Pobre Guillermina, descanse en Paz.


10 comentarios:

Landahlauts dijo...

La entrada, esta entrada, cuenta algo real. Lo único que no es real son los nombres propios, que los he cambiado, y el nombre del pueblo, que no lo menciono.

Todo lo demás, incluso la foto, cuenta "la noticia" de aquel día en un pueblecillo andaluz de la Comarca de Guadix.

Ferran dijo...

Mi padre creció en un pueblo así, muy cerca de Guadix, y yo algún verano he podido disfrutar de él, son recuerdos increíbles, cuando he vuelto ya todo ha cambiado.
Pueblos como el que comentas cada vez quedan menos...

ALMUTACEN dijo...

Joer, como narras las necrolojicas, que detalles, que sentimiento, eso no lo supera ni el mismisimo Muñoz molina con todos sus premios. Saludos

Anabel dijo...

En los pueblos todo sabe diferente.
En paz descanse Guillermina.

Anónimo dijo...

Mi abuelo era de la quinta del saco en la guerra y la pasó en Guadix.Cuando iba a estudiar acupuntura a Granada pasaba por allí,es muy bonito. Por cierto conoces al doctor Peral de Granada que es psiquiatra,fué profesor mio,no se si vivirá,si sabes algo dímelo.La loli.

emejota dijo...

Así es la vida en un lugar pequeño. Todos conocen a todos, todos dependen de los demás.

Steppenwolf dijo...

Me ha descolocado tu entrada, esperaba algo irónico y ha aparecido una crónica que podría estar ambientada en los años cincuenta, porque en estos pueblos, para bien o para mal, apenas pasa el tiempo.

Un saludo.

pon dijo...

Así era también en mi barrio. Cuando los muertos tenían nombre y misa y la gente se acordaba de ellos años después.

R.I.P.

ana dijo...

Gente anónima que pasa desapercibida para el resto del mundo, sólo su pueblo le llora y le recordará siempre,sin honores ni medallas, y mientras la vida absolutamente hipócrita sigue.

besitos

Landahlauts dijo...

Ferran:
¿Sí? Por varios pueblos de la Comarca de Guadix estuve yo hace unos días. Hay algunos preciosos.

Almutacén:
jajaja Eso es que me lees con buenos ojos.

Anabel:
Es cierto, todo se vive de otra manera.

Loli:
No, no lo conozco.

Emejota:
Con lo bueno que eso tiene, y lo malo, que también lo hay.

Steppenwolf:
Sí que podría estar ambientada en los cincuenta. Hoy no había ironía. Fue algo que llamó mi atención y os lo quise mostrar, con foto y todo.

Pon:
Hemos cambiado, para bien o para mal, mucho. Sólo queda alguna "isla" como esta.

Ana:
Es cierto, es un mundo aparte, a pesar de estar a menos de una hora de "la capital", como llaman a Granada.

Saludos a todas y a todos. Gracias por vuestra visita y comentarios.