viernes, noviembre 12

La botica de la abuela

Las autoridades sanitarias...

A día de hoy, cuando las "autoridades sanitarias" advierten a los fumadores de lo peligroso que es para la salud propia y ajena el hábito de fumar, sería curioso recordar que no siempre fue así...

Cigarrilos Balsámicos

Hubo un tiempo, ya lejano, en que el médico recetaba cigarrillos para aliviar el asma y la tos crónica. Se trataba de los prestigiosos Cigarrillos del Dr. Andreu que, previa receta, podían ser adquiridos en cualquier farmacia.

Habrá algún alma sensible que se escandalice y se le ocurra pensar "¿Y para los niños y los bebés? Si un pequeño tenía una tos persistente ¿también le daban cigarrillos?". ¡¡No!! ¡¡A los niños no!! Para ellos había un jarabe magnífico, que quitaba la tos y, como beneficioso efecto secundario, relajaba a los más traviesos:

En el año 1899 el Laboratorio Bayer, de Alemania, inició la comercialización de sus dos productos estrella en aquel momento (uno de ellos aún sigue siendo). Aquellos productos no eran otros que la Aspirina y el Jarabe de Heroína. El Jarabe de Heroína de Bayer fue muy utilizado, especialmente entre la población infantil, por su capacidad para suprimir el reflejo de la tos en enfermedades como la tuberculosis. De hecho, el término "heroin" fue una marca comercial registrada por Bayer en junio de 1896 y el jarabe se vendía sin problemas en medio mundo (la ilustración procede de una revista española de aquel tiempo). Esta especialidad farmaceútica se dejó de comercializar por la presión política en 1931, según la Convención Internacional del Opio.

Hoy en día, los niños que toman heroína no lo hacen para dejar de toser...


Música recomendada: Heroin - Lou Reed

Fotografía -1-: Las Autoridades Sanitarias - Autor: Landahlauts
Fotografía -2-: Cigarrillos Balsámicos - Autor: Landahlauts
Fotografía -3-: Mundo Antiprohibicionista

14 comentarios:

Más claro, agua dijo...

Ay, la infancia: donde la droga no es delito sino medicina... :-)

sulaco dijo...

para que luego digan que no progresamos. De esa época parece que la Coca-Cola es la única que sobrevive sin problemas, aunque con algún pequeño retoque en la fórmula.

Anónimo dijo...

Ahora a los niños nerviosos y que no se concentran les dan anfetaminas,creo que vamos empeorando.La loli.

Lourdes dijo...

Bueno, con asma tb te recetan porrillos, eh?
Ya sé, ya sé... A los críos, no!
jajajaajajaja



Besos!!

Food and Drugs dijo...

A mi me daban de otro jarabe cuando estaba más inquieto de la cuenta. De palo, creo que se llamaba.
;-)

pon dijo...

A mi hermano y a mi nos atizaba mi madre unas cucharadas de vino quina que pa qué, por aquello de que era reconstituyente y abría el apetito. Y ahora mira, adicta al zumo de cebada.......

Tony Collbato dijo...

Me haces añorar las meriendas de rebanada caliente de pan de hogaza regada con tintorro y azúcar;¿ahora sería delito?¿sacarina mejor?

Pere M dijo...

Sí Tony, en la escuela me las daban de merienda. Ahora la habrían cerrado por delito contra la infancia y la salud pública.

madreselva dijo...

mi tía le hacía a mi primo huevo batido con oporto, (mi mamá nunca supo que tomaba ese...reconstituyente...)

por aquello que gota de alcohol que ingresa, ya empieza a quemar el cerebro...

:)

Edurne dijo...

Pues a mí, para la tos, mi amatxu me daba unas gotitas de "TOSIDRÍN" (no es broma se llamaban así las gotitas), en un vasito pequeño de agua... era riquísima la botica, la verdad, todavía guardo en mi memoria olfativa y gustativa el famoso Tosidrín...

;)
Muxus!

Edurne dijo...

Ah, y lo de la yema de huevo , el azucar y la quina San Clemente... buenoooo, lo que me gustaba a mí el famoso reconstituyente!

A nuestras madres las engañaron como a chinas, las pobres!
;)

Edurne dijo...

Azúúúcar! Kortxolis!

PENSADOR ALS NÚVOLS dijo...

A mi, de pequeño, además de kina Santa Catalina para abrir el apetito, y melocotón en un vaso de vino como postre, también me echaban un chorrito de coñac en un vaso de leche caliente cuando estaba resfriado.
Y mis padres siempre explican que mi hermano mayor, con 14 meses se bebía él solito un quinto de cerveza (un botellín).
Qué tiempos!!!

KASHTANKA dijo...

Me encantan estos chismes de otra época. Muy bueno Landahlauts.
Un abrazo!!