miércoles, octubre 6

Robert y su hijo, Charles

Robert no estaba muy contento con el enfoque que su hijo, Charles, daba a su vida. Así le escribía, allá por 1828:

«Sólo piensas en la caza, en los perros y en atrapar ratones, ¡serás una desgracia para ti y para toda tu familia!»

Lo cierto es que Charles dedicaba más tiempo y esfuerzo a la equitación y al tiro que a sus estudios de medicina o a la preparación para ordenarse como pastor anglicano...

A final plea

Unos años después Charles dando más motivos para el enfado a su padre, se marchó en un barco que pretendía cartografiar América del Sur, con un puesto de trabajo que ni siquiera estaba remunerado.

Embarcando

A pesar de todo, con el tiempo, Charles escribió varios libros. El último, publicado en 1881, fue su mayor éxito editorial. Tenía el 'atractivo' título de: "La formación del sustrato vegetal por la acción de las lombrices". Cuando lo entregó a su editor le dijo: "Me temo que este libro no despertará mucho interés, pero ¿podría usted publicarlo de todos modos". Este libro fue su mayor éxito editorial.

Euchroma goliath

Charles nunca fue médico, ni pastor protestante, pero su padre podría haber llegado a estar orgullos de él, porque Charles, Charles Darwin, hizo en su vida bastante más que montar a caballo, disparar o escribir un "best-seller" sobre el apasionante mundo del sustrato vegetal y las lombrices...


Fotografía -1-: A final plea
Fotografía -2-: Embarcando
Fotografía -3-: Euchroma goliath

15 comentarios:

Markos dijo...

Si los hijos siempre hicieran caso a sus padres todavía estaríamos en el cuerno de África.
Salu2

Edurne dijo...

Unos incomprendidos los pobres genios!

Anónimo dijo...

Mira el arguiñano que era mal estudiante y no estudió ni el bachiller y no sé si el graduado, y su padre le decía que no servía para nada y ahí está forrao con los guisaos.La loli.

Merce dijo...

Joee, que es muy difícil ser padre (madre)...

Anabel dijo...

Curioso, curioso...

Si no fuera por que tu hijo es pequeño aún, diría que te ha propuesto abandonar la carrera e ir a Ibiza a estudiar la vida de la Poseidonia! ;-)

Food and Drugs dijo...

Su teoría de la evolución del hombre a partir las lombrices, ganó un poco más de crédito cuando propuso su revisión, y la postuló a partir del mono.
Yo, si bien , creo que a veces sería interesante volver la vista atrás, y darles al tema de las lombrices cuando menos una relectura.
;-)

madreselva dijo...

me he emocionado con este relato Land.
y con la composición fotográfica.

Peritoni dijo...

Fijate que yo siempre he pensado que los padre siempre tienen la razón... ay.

Palabrasalbapor dijo...

Lo que demuestra que no debemos preocuparnos tanto por nuestros hijos, que a saber lo que pasara.

Un beso

Markitos dijo...

Mi madre quería que fuera otra cosa en vez de arquitecto. Qué cosas

LogicSpain dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Maria dijo...

Hay que comprender también al padre. A ver, ¡¿cómo iba a imaginarse el buen hombre que su Charlie iba a salirle un genio?!

Lola dijo...

Lo más triste es que todavía hoy hay quien le da la razón al padre.

Maria dijo...

¡Cómo voy a darle la razón al padre! ¡Mi comentario es irónico!

KASHTANKA dijo...

He oìdo que la biografìa de Darwin es de lo màs interesante. En ella se relata su torpeza de lo que hoy son métodos cientìficos totalmente consolidados.
Sin duda, lo has convertido en un post muy interesante, ademàs de la verdad de absoluto de la moraleja.
Gracias Landahlauts!!