jueves, octubre 22

El piscolabis del niño mórbido

La Barbacoa

«Retiran la custodia de un bebé a una madre por ser obesa.
Las autoridades ya le habían retirado la custodia de otros dos hijos, de tres y cuatro años de edad, porque temían que pudieran convertirse en obesos. De hecho, esta familia, cuyo identidad no ha trascendido para proteger al pequeño, tenía un expediente en los Servicios Sociales para, inicialmente, ayudarles en el cuidado de sus pequeños, ya que uno de ellos estaba presentando problemas.

En ese momento, el matrimonio, de 40 y 54 años, ya tenía a un bebé de 25 kilos y a un hijo de 13 años que ya pesaba más de 101 kilos. Por eso, la pareja fue advertida en varias ocasiones de que tenía que mantener a sus seis hijos bajo control de peso.
»
Fuente: elmundo.es

A veces, cuando voy al mediodía a recoger a mis hijos al colegio, contemplo con asombro como hay niños a los que sus padres les llevan un bocadillo y un refresco. Sé, porque los he escuchado, que ese no será su almuerzo (la comida del mediodía), sino que es una especie de tentempié previo. Cuando llegan a casa, almuerzan, como cualquier hijo de vecino. También sé, porque me lo ha contado mi hija de ocho años, que hay compañeros suyos que desayunan en el recreo un dónut y una lata de refresco de 33 cl.

Como se puede intuir, muchos de esos niños y sus padres,  presentan problemas de sobrepeso e, incluso, de obesidad (con el incremento de riesgo que eso supone para padecer problemas como diabetes, hipertensión, artrosis y enfermedades cardiacas).

Si a cualquier ciudadano/a en Andalucía, se le ocurriera mostrar a su hijo como hizo el desaparecido Michael Jackson en la ventana de aquel hotel de Berlín, podría acabar ante un juez  y perdiendo la custodia de su hijo. Lo mismo que le ha ocurrido a la familia del Reino Unido protagonista de la noticia de arriba.

Y, no me parece absurdo, ni carente de sentido. Si un niño "sano" de 13 años pesa 101 kilos, hay  mucho de negligencia por parte de los padres. Lejos debe de quedar aquel "¡mira que guapo y que gordito está mi niño!". La obesidad no es síntoma de salud. La obesidad está reconocida como una enfermedad desde 1.985, y actualmente se la considera un problema de salud pública y una epidemia mundial., debido a que a nivel global, existe más de 1 billón de adultos con sobrepeso y por lo menos 300 millones de éstos son obesos.

Y, aunque retirar la custodia debe de ser la solución para casos extremos, los padres deben ser responsables y pagar las consecuencias si ponen en peligro la salud de un hijo de un modo tan irracional. Ya sea asomándolos a la ventana de un segundo piso o llevándoles un piscolabis de bocata de chorizo con Fanta de Naranja a la salida del cole. ¿O no?

Fotografía: La Barbacoa
Autor: Landahlauts

15 comentarios:

Lukas ThyWalls dijo...

Leyendo la entrada me he acordado del Señor Colostomizado. Su colostomía es de una diverticulitis por no masticar bien las grandes cantidades de comida que ingiere.

Pero si el señor colostomizado fuese menor... ¿Podriamos quitarle a la madre la custodia por no enseñarle a masticar bien? No defiendo a la madre... ¿Pero es que hacía oidos sordos de este tema despues de quitarle a sus otros hijos? ¿O es que quería quitarse "un peso de encima"?

Yo, que me moría de hambre en los recreos. Por vago y rata, por no hacerme el bocadillo y por no gastarme dinero en "bolleria", que por cierto, no me agradaban comerlas demasiado.

Si pienso con maldad... es aguantar durante un tiempo menos espacio para tener despues más espacio en el planeta. La naturaleza es sabia.

PD.: Sería una buena entrada para Dos Caras, Land, te felicito ;)

Jorge S. King dijo...

Que parrilla Señor!
¡y no me han invitado!

madreselva dijo...

los padres más jodidos son los que no los dejan juntarse con otros niños.

los recreos arrasan con las malas influencias, (también tendrá que tener balanceados el Eros y el Thánatos...)

vivir un MILACORO.
y bien ...MILACORO (a la 2,3,4...enésima)

Luz de Gas RadioBlog dijo...

PEro si lo de la madre era una enfermedad, entonces tendría que estar legalizado el aborto en su caso?

Edurne dijo...

Anoche, precisamente, vi un programa sobre el tema.
La verdad es que es alucinante y más que nada, la poca importancia o nula que le dan algun@s de est@s obes@s al tema!

Yo que lo veo en la escuela, por mucho que eduques tú en clase sobre hábitos alimenticios... si ea la hora del recreo ves que sacan el arsenal... ya me contarás!

En fin! Otra carga más para la sociedad, porque claro, luego son gastos médicos y hasta sociales, que asumimos todos!

Saluti!

Merce dijo...

En el cole de mis hijos los jueves es el día de la fruta, lo han hecho para tratar de evitar que los niños coman tanta bollería industrial. Por lo que mi hijo me cuenta son muchos los que llevan este tipo de desayuno día tras día.

Lo peor es que esas pobres criaturas probablemente ya arrastren problemas el resto de su vida...

Jordi Ruiz dijo...

Yo resumiría esta obesidad infantil en varias palabras: televisión, internet, videojuegos, bollería, golosinas, padres irresponsables.
Aunque no estaría mal en este caso que también se reeducada a los padres no??
Un saludo

Lourdes dijo...

Si es que está claro que no sabemos comer.
Y claro, si encima de hincharnos de comer, no nos movemos para nada,
pues nos convertimos en bombas de relojería.
Con los niños pasa igual, claro.


Besos!

Cosechadel66.es dijo...

Otro problema más a añadir a la educación. Porque nos preocupamos mucho de lo que aprenden, pero no de lo que viven, ven o experimentan.

Carpe Diem

madreselva dijo...

por suerte se avanzó en que la maternidad es un sentimiento, y tendrá las vicisitudes de los mismos. (atrás quedó aquello de instinto materno)
conocí a un niño que me pidió un día si podía interceder en su escuela, para que no le ofrezcan en los recreos, además de tolerar a su madre que le llenaba de dinero el bolsillo para que compre...debía resistir en la escuela la venta de golosinas, la heladera llena por si necesitaba "algo" y a un hermano delgado.
qué bueno, que exista el día de la fruta...empiezan a plantearse opciones, el pobre obeso no cuenta con opciones, o tiene que luchar con demasiada poca energía con ello.
ya lo dice Serrat: cargan con nuestras frustraciones, nuestros dioses...con la leche templada de cada mañana.
sorry, el tema es muy inquietante. Land,

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Algunos le llaman "tapita" a un chuletón de elefante. Esos padres no actúan con responsabilidad y hay que hacer algo. Lo he visto al mediodía en TV.

Alba dijo...

¿Un bocadillo y un refresco al salir del cole? ¿Pero a qué hora comen? No lo entiendo muy bien. Lo de los donuts (o cualquier bollería industrial) es una verdad como un templo. Mi hija también lo cuenta. Yo sé que a algunos lo hacen por comodidad: vamos, que es más cómodo comprar el bollo de camino al cole que molestarse en hacer un bocadillo. Una pena

Besos

Food and Drugs dijo...

A veces no es fácil, ni para padres ni para hijos, resistirse a una tentación que aglutina numerosos placeres sensoriales (gusto, olfato, tacto, vista y hasta oído) y que es de lo poco que no está mal visto por la sociedad.
Si te ven hinchándote en un restaurante o, zampándote un bocata de kilómetro y medio, automáticamente todo el mundo te mira con simpatía.
Incluso uno mismo cuando ve a su propio perro comiendo su mierda de pienso se siente más alegre, lo ve más bonito, y le apetece más que en ningún otro momento abrazarlo y jugar con él.
Es ley de vida. El problema es la abundancia de nuestra sociedad, pero es mejor que sea así que como en los años de la posguerra. ¿No?
Saludos

pon dijo...

Peliagudo temita.
Un crío de 13 años con 101 kilos de peso no está sano ni de coña, eso está claro. Arrastra no solo kilos sino enfermedades, complejos, dificultades para moverse, hacer gimnasia o simplemente jugary ya entramos en la socialización del crío. Esos padres me parecen al menos de una inconsciencia supina, y si, sigue vigente lo de "niño rollizo, niño sano", es que es complicado quitarse de encima costumbres tan arraigadas.
Trabajando en el desayuno del cole, me partía de risa conociendo a padres muy exigentes con las cantidades de cereales, zumos y leche que les dábamos a los críos, y luego llevaban para el recreo no donuts, ojalá........ganchitos o bolsitas de chuches. Los que nos decían que los cereales de chocolate engordan, hay que jod........los veías por la tarde con cuatro o cinco chocolatinas a elegir, pero claro asi se ahorran la pataleta..........en el fondo son muchos los padres que habría que reeducar en tantas cosas.

En todo caso el Jackson ya pagó con creces lo de bebé, que le frieron. Pero respecto de las comidas como con todo, pienso que el justo medio es la cuestión, y no pasarse de radicales. Que un dia el chico se come un donuts o un bollicao, pues muy bien, si al siguiente se merienda una manzana y dos yogures ya ha compensado. Todo en su medida y aprender a equilibrar y que la comida no solo es alimento, y viceversa.
Mi padre decía que hay que comer para vivir, y no vivir para comer.

Landahlauts dijo...

Está claro que el origen del problema está en los padres: bien por dejadez, o por no tener problemas con los niños o porque son sus mismos hábitos alimentarios... y los trasladan a los hijos.

Hacía la referencia a Jackson porque es un ejemplo que todo el mundo recuerda. Sé que pagó por aquello, aunque sólo fuera en desprestigio a su imagen.

Alba: un bocadillo y un "bote" (como decís por allí) de refresco... y no es el almuerzo, es un "aperitivo" que toman media hora antes del almuerzo.

Gracias a todas/os por vuestras opiniones.