miércoles, agosto 26

Moros y Marranos

Inquisitio Haereticae Pravitatis Sanctum Officium
Hace algunos meses, en una entrada de su blog Historias de Alemania, Marta Salazar se hacía eco de una supuesta situación de xenofobia sufrida en Andalucía por un lector. Como ya dije en su momento en los comentarios de aquella entrada, no creo que en Andalucía exista una xenofobia o segregación social superior a la que puedan tener los países de nuestro entorno. El desprecio que se tiene en Alemania por los alemanes de la antigua Alemania Oriental, o por los polacos... o en Italia por los albaneses o por los rumanos... o en Argentina por los gallegos (entendidos estos como "españoles en general") o en Chile por los argentinos... no, decididamente, no creo que en Andalucía seamos más racistas de lo que puedan ser en cualquiera de estos lugares. Y eso que hemos "mamado" racismo y xenofobia durante siglos.

Leyendo en Wikipedia la entrada sobre la Enciclopedia Católica nos dice lo siguiente:

Enciclopedia Católica es una enciclopedia que fue originalmente escrita en inglés y publicada en 1913, diseñada para dar información autorizada sobre los intereses, acciones y doctrina católicas. El texto obtuvo el "Nihil Obstat" ("no hay objeciones") del censor eclesiástico Remy Lafort el 1 de noviembre de 1908 y el “Imprimatur” ("que se imprima") del arzobispo de Nueva York. La Enciclopedia Católica tiene, por tanto, la aprobación oficial desde el punto de vista moral y doctrinal de la Iglesia de Roma. Fue actualizada bajo los auspicios de la Universidad Católica en 1967 y una New Catholic Encyclopedia se publicó en 1967 y en una segunda edición en 2002. Se puede decir que está actualizada en contenidos.

Pues bien, a continuación transcribo parcialmente la biografía del prócer dominico Tomás de Torquemada que aparece hoy en día en la Enciclopedia Católica.

Tomás de Torquemada
«Primer Gran Inquisidor de España, nacido en Valladolid en 1420; murió en Ávila el 26 de Setiembre de 1498. (...) La Infanta Isabel lo escogió como su confesor mientras estuvo Segovia, y cuando ella asumió el trono de Castilla en 1474 él se convirtió en uno de sus más confiados e influyentes consejeros, pero rechazó todos los altos nombramientos eclesiales, prefiriendo permanecer como un simple fraile.
En ese tiempo la pureza de la Fe Católica en España estaba en gran peligro por los numerosos Marranos y Moriscos, quienes, por razones materiales, se convirtieron en falsos convertidos del Judaísmo y Mahometismo al Cristianismo. Los Marranos cometieron serias atrocidades en contra de la Cristiandad y se propusieron judaizar toda España.
(...)
Los Marranos encontraron poderosas maneras de evadir los tribunales en los juicios en España, cuyas riquezas los habían hecho muy influyentes y sobre los que la Inquisición no tenía jurisdicción. En esta situación Torquemada pidió a los soberanos que exijan a los judíos que se conviertan en cristianos o que abandonen España. Para frustrar esta medida los judíos acordaron pagan al gobierno español 10,000 ducados si los dejaban tranquilos. Existe una tradición que cuando Fernando estaba a punto de ceder a la tentadora oferta, Torquemada se le apareció, sosteniendo un crucifijo en lo alto, y exclamando: "Judas Iscariote vendió a Cristo por 30 monedas de plata; Su Alteza está a punto de venderlo por 30,000 ducados. Aquí está Él; tómelo y véndalo." Dejando el crucifijo en la mesa abandonó la habitación. Principalmente a través de esta mediación los Judíos fueron expulsados de España en 1492.
Se ha escrito mucho sobre la inhumana crueldad de Torquemada. Llorente registra que durante el mando de Torquemada (1483-98) 8.800 personas fueron quemadas y 9.654 fueron castigados de diferentes formas (Histoire de l'Inquisition, IV, 252). (...) Si la forma de Torquemada de indagar y castigar a los herejes era justificable es un asunto que debe ser decido no sólo comparado con el nivel penal del siglo quince, sino también, y principalmente, a través de una investigación sobre la necesidad de preservar el cristianismo en España. El cronista español contemporáneo, Sebastián de Olmedo (Chronicon magistrorum generalium Ordinis Prædicatorum, fol. 80-81) llama a Torquemada "el martillo de los herejes, la luz de España, el salvador de su país, el honor de su orden".»

Hasta aquí, repito, la cita textual de la Enciclopedia Católica. El texto rezuma racismo, xenofobia y odio por los cuatro costados. Y, lo que es peor, la Iglesia Católica considera vigentes los argumentos blandidos hace siglos para ejecutar una terrible limpieza étnica y deportaciones en masa entre nuestros antepasados andaluces (aquellos a los que llama Marranos y Moriscos). No pesan en la conciencia del Estado Vaticano como una acción errónea o moralmente reprobable. Nihil Obstat, que dirían ellos. Poco racistas hemos salido para haber comulgado con todo este odio al distinto.


Fotografía: Inquisitio Haereticae Pravitatis Sanctum Officium
Autor: Landahlauts

19 comentarios:

madreselva dijo...

recordé una cita que Dolina hace bastante seguido y promueve risas: "no creo en la religión verdadera, mira si voy a creer en las otras.."

la verdad que esgrimimos siempre incluye su opuesto, es muy difícil hablar de algo sin hacer referencia a un opuesto, así sea del sitio desde donde se partió y en un sentido de crecimiento.
ser o no xenófobo, se me ocurre es es una invitación a pensar, no más que eso.
Cariños madrugados, Land.
:)

Eduardo dijo...

Ergo, si hay poco racismo, quizá debería haber más... O aunque haya, es poco importante... O si no hay más que en otros sitios, está todo bien. Perdoname hoy, pero estos argumentos...
Abrazo
Ah, moriscos y marranos había en toda la península...
Otro abrazo.

Markitos dijo...

En Segovia hay muchos marranos y cerdos, y somos igual de racistas que en otras provincias.

El racismo va por épocas más que por regiones.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

En to laos cuecen habas

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Pero vamos en la apostólica hacen enzapatas to los días

sulaco dijo...

Si el pobre hombre levantara la cabeza se lleva un tremendo disgusto con lo que ha sucedido en su país.
En Holanda el desprecio se dirige contra los marroquíes, un pequeño grupo que provoca el 80% del crimen en el país. Por suerte gracias a la Alianza de las Civilizaciones y al Talante se han marchado ya 100.000 que han emigrado desde allí a España y a los 200.000 que quedan les están apretando las tuercas con leyes a medida. No ha hecho falta matar a ninguno, solo darles en donde les duele, que es la cartera y hacerles pagar por lo que destrozan.

Lukas ThyWalls dijo...

Como siempre, una nueva oportunidad para meterse con la iglesia católica. Pero no lo voy a hacer.

La "Tradición" de Fernando con Torquemada... que "bonita" historia. Una enciclopedia que el 25% son invenciones convenidas, el 25% historias fantásticas y el 49% hechos poderosamente sesgados. El 1% son las cifras de la inquisición, que seguro que se quedan cortas e incompletas.

Jo, que peste a Cope...

moderrunner dijo...

Los torturadores no sienten una ruptura entre religión y ética. Están al servicio de "su" verdad, frente a lo otro (herejía).


Sin olvidar que en el caso de Torquemada sus instintos de psicópata encontraron un suelo nutricio en el concepto de "la pureza de la Fe Católica en España"

Uno dijo...

El racismo es siempre odio a lo diferente, siempre y cuando no se le pueda sacar beneficio propio, así de interesada es España en general. Se acepta con agrado a los turistas rubitos, pareciendo que su dorado bello es sinónimo de aureos reportes, y se aborrece lo oscuro, de piel o pelo, quizá pensando en los negativo de las Tinieblas.

Ni siquiera hay que recurrir a gentes de otros paises para encontar ejemplos de racismo o prejucios. Tenemos como etnia a los gitanos en general muy mal vistos y, más frecuentemente, el caso del acento de la ex-ministra Magdalena Alvarez. También en algunas zonas de españa hay recelo sobre los vascos o los catalanes, pero estos están más empados de los tópicos e idiologias políticas que otra cosa.

Leyendo el texto que has pegado, me acordado de una conversación que escuche a dos viejitos un día que fui a comer sólo. Explicaba uno de ellos el origen de las matanzas, muy populares en Extremadura y Andalucia. Decía que por aquellas epocas en las que había que demostrar lo cristiano que se era, o más bien , que no se atendía a otros credos, se realizaba la matanza del cerdo en los corrales de las casas con las puertas abiertas. Si criaban, mataban y comían cerdo, no podían tener otra fe que la cristiana.

Saludos

An dijo...

No es nada nuevo lo que cuentas, la iglesia no es solo senofoga, si no que tambien es machista e elitista, y hoy en día sus cuestiones solo son politicas, dejando la fe como escusa en la que auspiciarse.

ALMUTACEN dijo...

En España, se odia lo diferente y se elimina lo distinto, siempre fue asi desde la noche de los tiempos (medievales) nos guste o no esta es la realidad.Desde Europa saludos.

Tanhäuser dijo...

A ver Almutacen, en España, como en todas partes, algunos odian lo diferente y algunos (la mayoría) lo acepta sin más.
No hace falta que te recuerde lo que ocurre en los suburbios de la europea París, en los barrios turcos deBerlín o en ciertos barrios de Liverpool.
Por cierto, yo soy diferente y no se me odia.

KaSPoSa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
KaSPoSa dijo...

No hace tanto que en las clases de religión católica nos explicaban como "los judíos habían matado a Nuestro Señor Jesucristo"... como si Jesús fuera un ario del Rudolfsheim-Fünfhaus de Viena.

“Las palabras pueden convencer…, pero los ejemplos arrastran” (Foucault)

Si Dios existiera, hace años que habría hartado a tortas a todos estos mercachifles que llevan dos mil años viviendo a su costa.

Cosechadel66.es dijo...

El Fernando este era un acojonado. Enrique VIII, el Tudor, hubiera metido en la Torre de Londres al crucifijo y al inquisidor. Y si hubiera sido lo único que la "Santa" Madre Iglesia hubiera hecho por España... pero es que no, no se quedo quieta, y nos dieron de ostias (bueno, algunas dieron los tercios) por defenderla. Le debemos un huevo a Roma, pero el que nos quitaron a base de patadas en los mismos.

Carpe Diem

pon dijo...

Moros y marranos son antepasados de la inmensa mayoría de españoles, no solo andaluces o extremeños. El racismo es asunto del ser humano en general, da igual donde nazca o qué color de piel tenga; no es más que miedo a la diferencia y al que viene de otro lugar. Ni que sea algo general es un eximente, ni que la santa madre iglesia católica se guíe por los actos de Torquemada ocurridos en el año catapún exime a esta organización de sus fobias, paranoias y estupideces actuales.

Ni tampoco exime a nuestra Inquisición el hecho de que se nos olvide siempre que los tribunales Inquiaitoriales protestantes quemaron mucha más gente que los españoles, que por cierto el dato es muy sobrepasado. Ya hubiera querido Torquemada quemar a tanta gente.
Ah, y dicen que el Inquisidor era de origen judío, como tantos cristianos perseguidores de marranos y moros. Que tempoco eran unos santos del cielo, dicho sea de paso, y también perseguían y ajusticiaban (y lo siguen haciendo)a todo el que se movía para otro lado. Lo cual tampoco nos exime a ninguno de nuestras faltas.
Amén.

Food and Drugs dijo...

El racismo podría combatirse con mil razones ejemplarizantes y aún así seguiría existiendo y llevándose el gato al agua, porque en realidad siempre es una tapadera para la xenofobia real que es al pobre o al desfavorecido, o al que es diferente.
Saludos

Peritoni dijo...

Hala!, saca el botafumeiro y que nos dé un sofoco a todos.

sevmpe dijo...

Hola,

Yo he sufrido desprecio por ser español en el Reino Unido, andaluz en España y sevillano en Andalucía. Ningún suceso grave pero siempre con ese regusto amargo que te dejan ese tipo de situaciones. Así que al leer la historia de Klaus lamento lo que le pasó a esa niña marroquí o el trato desigual que le dan a su hija.

Ahora bien, ¿es sólo a mí al que me chirrían ciertas partes de la carta de Klaus? Frases como:

"Por la herencia germánica, el éxito y la riqueza son un premio, y se admira el esfuerzo y aplicación (Fleiß). Valores que aquí en el Sur son despreciados." Tras destacar como el siempre ha estado en un entorno de gente docta y culta. Supongo que deja al lector el ejercicio de definir "Sur".

"Si me parece estar en la India y no en la España profunda." Tras comentar como las personas de una clase social humilde e inculta se creen la "jet-set" del pueblo. Por cierto, no puedo contar con los dedos de las manos los doctores ("PhD") indios que he conocido.

"de tal manera que hable en castellano correcto; con ejercicios como: “la mujer jugaba con la toalla mojada” en contrapunto del local “la muhé hugaba con la tobaya mohada”" Eso del castellano correcto... ¿Qué hablan, por ejemplo, los mexicanos o los venezolanos?

"El resultado es una endogamia autoimpuesta. Nunca en un lugar tan pequeño había encontrado tantas enfermedades y síndromes patológicos de origen genético. (Esto último es al margen)" Menos mal que lo deja al margen... Por lo que leí, me pareció que Klaus era ingeniero pero igual es médico o biólogo.

En resumidas cuentas, y perdón por el tocho, creo que este señor intenta atacar la xenofobia con prejuicios y que la autora del blog o no se entera o sí (estilo Mariano). Todo, al final, para denunciar que los niños gamberros de un colegio le hacen la vida imposible a otros niños.

De religión no hablo porque el Monstruo Espagueti Volador me lo tiene prohibido ;).