martes, junio 16

Mutantes

Repostaje
Algunos perecerán... pero al final el ser humano mutará y evolucionará hasta ser capaz de consumir un litro de refresco y un cubo de palomitas en el tiempo que dura una película... Yo, por si acaso... ni lo intento.
Fotografía: Repostaje Autor: Landahlauts

18 comentarios:

Lukas ThyWalls dijo...

Americaaaaa.... esto es Aaameeericaaaaa...

De todas formas, un litro de cocacola no es tanto, lo suficiente para ahogar un ratón.

Y viendo la calidad de la cartelera de aquí a unos años... mejor tenernos entretenidos comiendo, que sino no vamos.

sulaco dijo...

calcula los gramos de azúcar que hay en un litro de coca cola. No me extraña que después salgan del cine como muñecos michelín.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Y el ruido que hacen, es horrible

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Y el ruido que hacen, es horrible

Halo dijo...

yo un litro de lo que sea me lo ventilo en unos 5 minutos... sin problemas vaya..

Landahlauts dijo...

jajajaja

No... si al final... el que no ha evolucionado aún soy yo!!!


Pues, según dicen algunos nutricionistas, un litro de Coca Cola tiene 10 cucharadas soperas de azúcar. Demasiada azúcar para mi, que tomo el café sin azúcar o (como mucho) con media cucharada pequeña.

cosechadel66 dijo...

Especial para terceras, cuartas y quintas partes, asi como para remakes de series y películas de los 80. Al tiempo que te metes eso, da lo mismo lo que temetan por los ojos....

Yo tampoco he evolucionado. Será cosa de la cosecha, Landa.

Carpe Diem

Edurne dijo...

Grrrrrrrr, esto de la coca-cola y las palomitas en el cine me pone frenética...
Grrrrrrrrr..... no lo soporrrrrrto!

Joaquim dijo...

Landahlauts, es que si el café es café, meterle azúcar es un CRIMEN!!!! y no es cuestión de nutricionistas, es que el café hay que tomarlo sin azúcar.
Cuando te sirven sucedáneos y brevajes que se asemejan al café, es normal disimular con todo el azucar que tengas a mano.

La Coca Cola bien fría y en botella pequeña, está de muerte, pero muy de vez en cuando.

Lo de los cines es un atentado. Contra el cine como arte, primero y luego a la humanidad, sobretodo la que tiene que soportar los olores y ruidos varios, que ocasionan los consumidores compulsivos, tan pronto se aposentan en el sillón. La mayoría de las veces, se han zampado la primera entrega con la tanda del MOVIRECORD y es muy posible que repitan varias veces antes del final.
Si sucede esto, es mejor levantarse y mientras pasas por delante pidiendo disculpas, les das un ligero toque con el brazo, sin querer claro, a ver si tienes la mala fortuna de desparramar los jugosos productos encima de los posesos.

Más claro, agua dijo...

Y luego algún malicioso dirá que lo que es indigesto es el cine español... :-)

Anónimo dijo...

Meneado http://meneame.net/story/mutantes-litro-refresco-cubo-palomitas-tiempo-dura-pelicula

KaSPoSa dijo...

Eso de postre, no?
Antes te zampas una XXXL del Burrinking de esas que lleva cuatrocientos gramos de "carne" de vaca.

Peritoni dijo...

No soporto a esa gente que come en el cine!, asco, oyes!

Uno dijo...

El cine es para verlo. Los restaurentes y bares para comer.

Yo además prefiero antes la Pepsi mil veces eso sí, en su formato de 33 ml.

Me parece una aberración el anuncio y el precio (por mucho descuento que tenga). ¡Qué mal vamos! ¡Qué mal vamos!

ana dijo...

Yo tampoco puedo soportar la gente que come en el cine, pero vamos, que viendo cómo está la cartelera, pues mira, basura con basura se paga.
Eso sí, un litro de refresco y litro y medio de palomitas. Con el metraje que adquieren últimamente las pelis, con menos no te da para terminar de verlas :P

Besines.

Suntzu dijo...

¡Ufff! Qué empacho más grande. Reconozco que me gusta comer (Doritos) en el cine, pero la bebida, sin gas.

Desde luego, entre eso y los macmenús XXXXXLL tal parece que nos quieran reventar a todos.

Besos. :)

Food and Drugs dijo...

Menú tipo Brontosaurio. Ardor de estómago de parecidas dimensiones.

Fiebre dijo...

Echo en falta para que el anuncio sea completo un par de politonos bien "colocaditos" en su momento.

¡Me encocoro toa!