lunes, junio 15

Las Carocas

Todos los años, con motivo de las Fiestas del Corpus Christi, el Ayuntamiento de Granada organiza el concurso de las Carocas.
Carocas 2009
El cambio de destino de Manuel Chaves... por alegrías
Las Carocas son unas quintillas que pretenden reflejan con humor noticias, sucesos o problemas de la vida cotidiana durante el último año. Algunas veces su temática es muy local y no dicen nada a los visitantes. En otros casos el tema de la quintilla es más general y si se puede entender.
Carocas 2009
Las obras de rehabilitación del Auditorio Manuel de Falla y sus problemas de calefacción...
Al concurso de quintillas se pueden presentar unas doscientas o trescientas. El Ayuntamiento selecciona una docena (aproximadamente). De ellas, una será la ganadora. Estas quintillas serán ilustradas con una caricatura y todas ellas serán expuestas en la Plaza de Bib-rambla durante las fiestas.
Carocas 2009
Las facturaciones "a ojo" hechas por Sevillana-Endesa a principios de año...
Las Carocas son la prueba fehaciente de que los andaluces, además de no ser siempre graciosos, en algunos casos, no tenemos ni puta gracia. Ni falta que nos hace.
Carocas 2009
La falta de medios en los juzgados...

4 comentarios:

cosechadel66 dijo...

La de La Sevillana es genial....

Me parece una acción estupenda. Viva el pueblo!

Carpe Diem

Fiebre dijo...

Me has dejado estupefacta.
21 años viviendo en Málaga, viajando cada dos por tres a Graná, (mi hermano del alma es de Benalúa y hacemos escala juerguera en la capital) y jamás, te juro que jamás había oído hablar de las carocas ni de ná de esto.
Me recuerda a los cartelitos explicativos de las Fallas (que esas sí las he visto).

Por cierto, y hoy está de actualidad, el primer parrafillo es tan aplicable a Chaves como al otro...Ruiz de Lopera ¿no?

Besos, hoy sí, orgullosos andaluces.

lamalgama dijo...

¿El viñetista es el de Curro Corner de El Jueves?

Landahlauts dijo...

Cosechadel66:
Verdad? La del Falla también, tú no sabes el frío que se pasaba en el Auditorio...

Fiebre:
Ese está eterno también.

Tienes que venir más...


Lamalgama:
Ozeluí, sí! es él. Si te soy sincero, no lo sabía.