viernes, marzo 6

Sergéi y el Lobo

Un 5 de marzo de 1953 fallecía Sergéi Prokófiev, a causa de un ictus cerebral. Se encontraba preparando los ensayos de su ballet La flor de piedra (1950). Prokofiev era un autor de reconocido prestigio en todo el mundo, también en su país (URSS). Y todo ello, a pesar de que en 1948, año del decreto Zhdánov, se le censurara por no componer "dentro de los parámetros del realismo socialista". A pesar de ser un compositor excepcional y una celebridad mundial, el diario oficial Pravda tardó seis días en dar la noticia de su muerte. En su entierro no hubo flores sobre su ataúd, y la asistencia fue escasa. ¿La causa? Cometió el tremendo error de morir cincuenta minutos después que Stalin. Todas las flores y las lágrimas fueron para Iósif Stalin, cuyo "mérito" más reseñable consistió en ser responsable de la muerte de 10 millones de personas (en las estimaciones a la baja que hacen algunos historiadores, otros llegan a 30 millones). Afortunadamente, y en este caso, la historia ha puesto a cada uno en su sitio: Prokófiev es un músico excepcional y Stalin un genocida. Hoy suena en La Arbonaida Prokófiev interpretando a Prokófiev: una grabación del año 1932 en la que se puede oír a la London Simphony Orchestra y al propio maestro Prokófiev, interpretando el Concierto para piano nº 3, op.26 (1926), el director es Piero Coppola.
Aclaración: el título de esta anotación no es un error, es "poner a cada uno en su sitio. Origen de la ilustración: Wikipedia

2 comentarios:

Edurne dijo...

Yo me pondré la música más, tarde, en casa.
Pedro y el Lobo, me encanta...

cosechadel66 dijo...

Preciosa música, ideal para relajarse despues de la semanita de trabajo