miércoles, octubre 22

Ruido de fondo

Los Maniquíes
Cualquiera que sea capaz de pasar por La Arbonaida con cierta frecuencia sabe que me gusta la música. Pero, a pesar de ello (o quizás, gracias a ello), no soporto la música de fondo en las tiendas, ascensores, hipermercados, ni en la consulta del dentista. Por culpa de esas músicas de ambiente hace tiempo que aborrecí, por ejemplo, a Loreena McKennitt, a Philips Glass o a José Feliciano (este último de un modo tremendamente visceral). Si a cualquiera le supone un mal trago ir al dentista, a mi me supone además un ataque de verdadero pánico. ¿El motivo? Tuve un dentista que siempre, siempre, escuchaba al insufrible y amortizado Julio Iglesias mientras toqueteaba en mi boca. Mi dentista y Julio Iglesias cantando a dúo "Gwendoline" mientras yo permanecía, allí, indefenso. La música tiene su tiempo y su lugar. Bueno, cada música, tiene su tiempo y su lugar. No es agradable conectar un hilo musical de diez de la mañana a diez de la noche para que sea esparcida sin piedad sobre aquel que está decidiendo si comprar pan de molde con corteza o sin corteza, o sobre la pobre cajera que pasa mecánicamente los artículos por el código de barras mientras piensa si le queda pan para la cena o no. Por si no fuera el único, os voy a recomendar un lugar donde no hay música de fondo. Una tienda de ropa de una cadena conocida a nivel mundial que tiene una tienda, una única tienda en todo el mundo, donde no suena música. Nunca. Sólo el ruido de los clientes y de las personas que atienden. Se trata de la tienda de la cadena ZARA que hay en la Calle Recogidas de Granada (Andalucía). ZARA es una cadena de tiendas de moda gallega perteneciente al grupo INDITEX, tiene unas 1.412 tiendas en 69 países distintos. Todas ellas tiene, desde que abren hasta que cierran, una insoportable música de fondo. Todas menos una. La tienda de la Calle Recogidas: tres plantas repleta de trapitos donde reina la más absoluta tranquilidad. Contó a Landahlauts, una "garganta profunda" que conoce en ZARA, cual es el motivo de que no haya música: me dijo (escondida en la privacidad de un probador) que, de madrugada, una vez está cerrada la tienda, vienen los camiones de reparto a reponer de mercancía a la tienda. Decía "garganta profunda" que una noche el personal que descargaba los camiones se animó y pusieron la música de la tienda y además, a un volumen... inapropiado. Tanto que los vecinos se despertaron y llamaron a la Policía Local. Esta comprobó que ZARA no tenían licencia para tener música, y menos a aquellas horas intempestivas y, clausuraron el equipo. Probablemente, el volumen diurno habitual de la música nunca habría molestado y jamás nadie se habría percatado de que aquel local no estaba preparado para tener música y que carecía de licencia. Pero, las ganas de marcha de unos reponedores animosos acabó con todo. Posteriormente se dieron cuenta de que la obra para adecuar el local a las exigencias del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada supondría una inversión importante y un tiempo grande de molestias en la tienda. Así que, se optó por suprimir la música en la tienda. Ya lo sabéis. Si queréis comprar trapitos de ZARA en la más absoluta tranquilidad, debéis de venir a Granada.
Fotografía: Los Maniquíes Autor: Landahlauts

13 comentarios:

Edurne dijo...

Muy buenos días... aquí la de la orilla comentando!

Pues mire usted, a moi lo de la música de fondo, la "chilaú" y tal y tal... como que no me molesta en demasía, es más, en algunos lugares, la agradezco.

También me encanta la música.

Y en las consultas de los galenos, ya sean los de toda la vida, los dentistas o los otros, los especialistas... agradezco tener otra compañía para mi cabeza que no sean mis pensamientos, tenebrosos por lo general en lugares como esos...

Y de Zara, ni idea, no me había fijado en la música de sus tiendas de trapitos, pero... donde sí entro, he de confesar, con cierta frecuencia cada vez que paso por una de ellas, es por las de Zara Home... y es que me parece entrar en una peli de Woody Allen! Me encanta la música que ponen, jazz... y ahí me quedo, paseando entre cacharros de diseño, toallas afelpadas, sábanas aleonadas, perfumes para la casa, vasitos cucos y demás bitxikerias que, muchas veces termino llevando a casa...

Qué le vamos a hacer! La culpa, ya se sabe... fue del chachachá!

Y que usted lo pase bien!

Más claro, agua dijo...

Por lo general, a mí no me molesta la música de fondo. De quitar algo, eliminaría directamente a los dentistas... :-)

Merce dijo...

A mí me molesta mucho, pero mucho, la música de los teléfonos, esas absurdas musiquillas que te ponen mientras que tienes que esperar... las odio...

diariodeunamujersola dijo...

hoooolaaa.... yo casi que estoy con merce lo que me saca de casillas es la musikita de fondo de las centralitas....grrrrrrr... tampoco las soporto...las de lastiendas la verdad no me paro a escucharlas....voy a comprarrr!!!!
besitos

miguel dijo...

La visión que nos relatas del dentista cantando con Julio Iglesias mientras hurga en tu boca con esos terroríficos instrumentos que usan en su gremio me ha parecido sencillamente horripilante.

Opino lo mismo que tú. Pero las peores son las tiendas que se creen discotecas. Porque si sólo fuera Loreena McKennitt y cositas así...

Anónimo dijo...

Nada peor ke Berska y cya, donde la música chunda-chunda te da verdaderos conatos de infarto. Y mira ke yo soy muy de discotecas, pero como dice usted, cada cosa en su sitio y en su momento.

MM de planetamurciano.tk dijo...

El anónimo era yo....

Arwen dijo...

Estoy por pagarle a los reponedores de algunas tiendas de sevilla... A ver si clausuran más aparatos.

Efter dijo...

Jajaja, no sabía lo del Zara de Recogidas, ¡qué bueno! El hilo musical en general, en cualquier lado, es un poco coñazo, sí. Sobre todo las tonadillas estúpidas de los ascensores de hoteles. Siento que por su culpa odies a Loreena Mckennit, no se lo merece la pobre :)

ISOBEL dijo...

mira tu que bien, seguro que la gente habla bajito, besos

Uno dijo...

Yo para prevenir suelo ir a mirar/comprar a esos sitios con un reproductor de MP3/radio y la cadena o música adecuada.

Ciertamente en algunos casos la música es insufrible, yo no soporto a Amaral y La oreja de Van Gogh, demasiado noños y comerciales.

Saludos

JP dijo...

jajaj que bueno!!!
muy buen post !

Suntzu dijo...

Y una un año entero allí y sin saberlo. Qué remanso de paz.