martes, octubre 14

Predisposiciones fundadas

El Mercader de Venecia - William Shakespeare
El Bardo conmigo lo tiene muy fácil, y más si se trata de teatro. Por eso, cuando el pasado viernes, fui al teatro a ver "El Mercader de Venecia", de William Shakespeare, iba predispuesto a que me gustara. Y más aún, con esa obra en particular, una de mis favoritas. Pero, no sólo me gustó, me entusiasmó. Tanto, que ni siquiera noté las casi tres horas que dura la obra. Ni noté la falta de una cena que no tuve tiempo de tomar antes de entrar. Ni siquiera puse en práctica ese vicio tan feo que tengo cuando voy al teatro... Y me alegré de que Martes y Trece dejara de ser trío, para pasar a ser un dúo. Porque, gracias a eso, Fernando Conde ha llegado a ser el actor que hoy es: un actor que borda el papel de Shylock y una persona que ha tenido el valor de exponer sus euros en producir esta obra (supongo que sin ayudas oficiales: no había logotipos de ministerios ni consejerías en el reverso del programa de mano). Pero, no equivoquéis, él no fue lo único bueno. Le acompañaron de modo más que digno, entre otros: Natalia Millán, Ruth Salas, Juan Gea, Jorge Lucas, Juan Rallo, José Hervás, Carlos Ibarra... Además hubo una magnífica escenografía y un vestuario mucho más que digno. Sólo un par de inconvenientes: a Natalia Millán (Porcia) había veces que su voz no llegaba bien a mi tercera y fila, y la iluminación no era la más deseable en momentos puntuales. Por lo demás, y a pesar de eso, todavía me duelen las manos de aplaudir...
Fotografía: El Mercader de Venecia - William Shakespeare Autor: Landahlauts

4 comentarios:

Edurne dijo...

Adoro el teatro...
Aquí una titiritera frustrada!
Si tuvieramos las oprotunidades más a mano, para todo el mundo... otro gallo nos cantaría!
Cultura, que eso es lo que falta, más cultura!
katxissss!

Landahlauts dijo...

Yo también lo adoro, aunque nunca he sentido deseos de formar parte de él (demasiado vergonzoso, supongo, unido a la falta de aptitudes).

El teatro es maravilloso, tan distinto de las televisiones y de los cines, sientes a los actores tan cercanos. Y te das cuenta de cual vale de verdad y cual está ahí por pura moda (de estos, y con las series, hay ahora muchos).

No sé si esta obra habrá estado ya por allí. Si llega, intenta no perdértela.

Saludos, Edurne.

ISOBEL dijo...

es que ese hombre es bueno,muy bueno, tu siempre poniendo los dientes largos, besitos

madreselva dijo...

El mercader de Venecia es muy buena obra, tan sólo que se lo hayan propuesto, no puede salirles mal, no son improvisaciones éstas, no?¿?

me alegra muchísimo que hayas disfrutado de este modo, Land, a doler las manos de aplaudir, no siempre sucede, no?¿