lunes, octubre 27

Llevárselo calentito

Chirimoya de la Costa Tropical
El pasado sábado estuve en Almuñécar, en la Comarca de la Costa Tropical de Andalucía. No vivo junto al mar (a unos 70 kms. aproximadamente) pero necesito disfrutar de él periódicamente y siempre que puedo me escapo. Y ya tocaba.

 El caso es que antes de ir a la playa pasamos por el Mercado Municipal de Almuñécar. En aquella comarca se cultivan una gran variedad de frutas tropicales y ese mercado es un escaparate único para contemplarlas y, claro, comprarlas. Compré aguacates (persea gratissima) y chirimoyas (annonna cherimola) . Las podría haber comprado en la ciudad de Granada, en cualquier tienda, supermercado o hipermercado (son frecuentes en nuestros comercios). Pecisamente, el día anterior, había visto los precios de ambos artículos en Alcampo Granada. El precio de los aguacates era de 3'95 Eur/kg y el de las chirimoyas (de oferta) a 1'99 Eur/kg. En Almuñécar compré los aguacates a 1'00 Eur/kg y las chirimoyas a 0'50 Eur/kg. No os cuento esto para demostrar "lo barato que compro".

En realidad llamaros la atención sobre la diferencia de precios, para un mismo producto y variedad, en una distancia de escasos 70 kms. El precio del Mercado de Almuñécar no era el precio de origen pagado a un agricultor, quien me los vendió no había sembrado ni recogido. Desde el árbol, aquellos productos había tenido unos gastos de recogida, manipulación y transporte, así como el beneficio del señor del puesto en el mercado. No diré que me parezca justo el precio de 1 euro por un kilo de aguacates. Pero, tampoco me parece justo pagar 3'95 Euros. Y menos, si me pongo a pensar lo que le han podido pagar al agricultor por el fruto en origen...

¿Qué pudo cobrar el agricultor por el kilogramo de aguacates? ¿y por el de chirmoyas? ¿a 20 céntimos? ¿a 5 céntimos el kilogramo? Y eso ¿es justo? ¿Quién de nosotros cultivaría aguacates para cobrarlos a 20 céntimos el kilo? Y pensando como lo que soy, como consumidor final: me parece demasiado 3'95 Euros por un producto que cuesta (de PVP) 1'00 Euro a 70 kilómetros de distancia. En esto, como en casi todo últimamente, se llena el bolsillo quien menos se mancha las manos y los pies. Y, claro, se llena su bolsillo a costa del nuestro. Porca miseria.

Fotografía: Chirimoya de la Costa Tropical  
Autor: Landahlauts

16 comentarios:

sulaco dijo...

Está clarísimo que los intermediarios son los que hacen dinero con la agricultura. Al productor siempre le caen unos céntimos

Más claro, agua dijo...

Yo es que chirimoyas no como, pero fíjate: en La Herradura, la botella de Ron Pálido está más barata que en Almuñécar...

:-)

Edurne dijo...

Yo que sí como aguacates y chirimoyas... miedo me da ahora comerlos!
Esto que nos has planteadao es un problema de matemáticas, más bien de lógica, una exposición de descaro puro y duro...
Sí, y bien duro que lo tienen el panorama los agricultores!
Seguiremos comiendo aguacates, chirimoyas y demás, pero tal vez se nos ataraganten un poco sólo de pensar en estos números tan bailones!
Buen día a todos!

Novicia Dalila dijo...

Tienes toda la razón. Las diferencias de precios son enormes. Aquí, en el foro, no necesitas hacerte 70 kms. para encontrar esas diferencias. Te vas a Alcampo y después al Hipercor (o viceversa más bien) y flipas. Sí es cierto que la presentación es completamente diferente, pero la calidad no tanto. No justifica la diferencia de precio.
En la tele he visto esta semana unos agricultores en Sevilla que se han co-operativizado para vender sus productos a un precio más justo y ganando lo que merecen, no lo que les quieran dar como si fuesen lentejas....
Me pareció una iniciativa estupenda, donde todos salen beneficiados. Todos excepto los intermediarios, claro, pero esos ya se lo han llevado muerto durante muchísimo tiempo... habrán ahorrado para cuando lleguen sus vacas flacas.

Peritoni dijo...

Lo de los intermediarios clama el cielo.
Y los aguacates a más de 500 pesetas el kilo es una vergüenza: mierda de euro!.

(Un billete de autobús en valencia vale 200 pesetas!, un transporte público que ya pagamos entre todos!)

Esta mañana he visto los campos llenos de mandarinas sin recoger, algunos ya con el suelo lleno de ellas pudriéndose, y he pensado eso: al tío Vicent le dan dos duros por las mandarinas y ha dicho, que se pudran, ellas y los hijoputas que intentan estafarlo.

Sintagma in Blue dijo...

Porca, porca!

Anónimo dijo...

Esta es una de esas cosas ke la crisis debería ayudar a cambiar, pero no caerá esa breva, claro.

MM sin poder firmar.

pon dijo...

Yo siempre me pregunto cuánto le pagarán al marroquí o al senegalés que recoge la pera que le pagan al agricultor a 30 ctms/kilo. Porque el campesino, entre ayudas y subvenciones puede salir adelante, pero el otro........

Suntzu dijo...

Completamente de acuerdo.
Por cierto, tu última expresión la utilizo a diario. Tres o cuatro veces. :)

ISOBEL dijo...

de ese tema prefiero no hablar, que vengo de famila de agricultores y si la gente supiese lo que pagan al pobre agricultor... besitos

Uno dijo...

Es una vergüenza la diferencia de precios entre diferentes mercados y entre establecimiento final y origen. Es normal,como señala Novicia Dalila, que los agricultores monten sus propia cooperativa para disminuir costes, de hecho es lo más lógico.

Yo hace unos años, quizás 10 o 12, ayudé a unos primos a recoger tomates, los dueños pagaban a 20 pesetas la caja, una caja de 25-30 quilos. No creo que los precios hayan cambiado mucho, la mano de obra en el campo sigue siendo barata.

Saludos

Efter dijo...

Yo voy a empezar a ir al mercado de verduras de venta directa que anuncian en la ciudad, a ver qué tal los precios porque, como dices, es un abuso.

Merce dijo...

Y encima hay que joderse, con perdón, porque es lo que hay. Lo normal es que los tengas que comprar en el super, y si quieres comer un producto en particular, tienes que pagar lo que te piden y no te queda otra...

Mari Carmen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mari Carmen dijo...

La primera vez que comí una chirimoya fue en Motril, y debía tener unos doce años (yo, no la chirimoya, claro). Me supo riquísima. Y era gratis, porque el árbol lo teníamos al lado de la casa, junto a una plantación de caña.

Después he visto todas las plantaciones de chirimoyas, allí en Motril, y cerca de Salobreña. Y sé lo que pasan los pobres agricultores. Es una auténtica vergüenza, no sólo lo que sucede con las chirimoyas, sino con tantos otros productos.

Un abrazo,

Arwen dijo...

Lo de las frutas y las verduras es, efectivamente, muy fuerte. Yo lo flipé hace años, que hice un reportaje sobre algo de agricultura y me dijeron los que siembran y recogen cuánto cobraban ellos por kilo: aluciné. Porque llevar la fruta a las ciudades y mercados no cuesta tanto lo mires por donde lo mires.