miércoles, octubre 15

La solución al enigma

Grafitti
¿Recordáis que hace unos días os hablé de "El Extraño Caso de los Cincuenta Euros"?

Os pedía ayuda para intentar explicar aparición de un billete de cincuenta euros, introducido por una mano desconocida, debajo de la puerta de mi casa.

Hubo conjeturas de todo tipo:

Iván dijo que había sido el ministro Solbes (lo tuyo es fe)...

Edurne, con el mágico influjo de las cuevas de Zugarramundi, apuntaba una posible autoría a las brujas o a los Reyes Magos.

Halo, mujer práctica, me deseaba que se siguiera repitiendo la visita del extraño donante de billetes, para poder comprarme algo a final de mes.

Manolo quería dejar la bella Costa del Sol y convertirse en mi vecino.

Miguel... ¡¡ay, Miguel!!... insinuar que yo soy banquero...

Lola Gracia pensaba en que fuera alguien con dinero negro que, arrepentido, se había puesto a repartirlo para reactivar la economía.

Merce.... otra mujer práctica: me dijo que la avisara si se repetía para venirse a vivir al piso contiguo (que precisamente, ella no lo sabe, está puesto en venta). También pensó que fuera algún deudor arrepentido.

Mari Carmen y su jarro de agua fría: "¿no serán falsos, Landa?" ¡¡¡Pues no!!!

Quetemeto: Aprovechó que esos días teníamos unos vientos huracanados para asegurar que el billete había venido volando ¡¡¡desde la costa oeste de Andalucía!!!

An, desde Galiza, me mandaba un buen deseo: que se repitiera el próximo sábado.

Peritoni: con los pies en el suelo, me decía que el billete se me había caído de la cartera.

Bornne: también de la escuela de "los pies en el suelo" y con un pelín de curiosidad me preguntaban si estaban doblados, en sobre... (doblados por la mitad, Bornne).

Bahtian: insinuando que tengo cuentas en Suiza.

Isobel: despistada ella también, me mandó un saludo solidario entre despistados.

Uno fue otro amigo de la fantasía y de la magia "el Ratoncito Pérez" (a mi no se me caen ya los dientes!!!)

Novicia Dalila, que no perdió la ocasión de intentar convencerme de que eran suyos (buen intento, pero no coló).

Y, por último, Conciertoarte (en mi álter ego de El País), pensó en la posibilidad de que fuera a cuenta de los 400 euros de Hacienda (que no veo yo a Hacienda repartiendo a domicilio como el Telepizza, pero bueno).

Pues bien... tal y como dije, el billete había aparecido realmente debajo de mi puerta. Y, tal y como dije, esta es la explicación de lo que pasó (una vez me he enterado):

Hace unas semanas compré por encargo de un amigo, unos libros. Él vive en Mataró (en la capital del Maresme). Por medio de otro amigo común, le hice llegar los libros. Al entregarlos en Mataró, recibió el dinero de los libros para que hacermelo llegar. Yo, con mi despiste congénito, había olvidado esta "deuda". Este amigo común vino ese sábado a "liquidarme", pero yo no estaba e introdujo el billete por debajo de la puerta (sin nota explicativa, ni nada). Y... ese fue el origen del misterio.

Contado así, lo sé, pierde magia, encanto... y toda esa dosis de humor que le habéis dado vosotros. Pero, esa es la verdad. Palabrita del "Ninio" Jesús.

Gracias por vuestra colaboración y ayuda.

14 comentarios:

Más claro, agua dijo...

Pues menos mal que no le dijiste que en vez de dinero te mandara el total del importe en butifarra... ¡Pobre puerta! :-)

Edurne dijo...

Katxissss! Pues yo no había apuntado al Olentzero, porque no sé yo si le gusta mucho viajar y dejar sus montes y sus carbones, sus capones y botellitas de buen vino... (lo mismo se mareaba en el viaje hacia el sur); así que pensé en los Magos de Oriente, que andan más cerca y claro... no sé me hacía ilu! Era como volver a creer otra vez en magia, en brujitas y duendes...
Qué le vamos a hacer!
De todas formas, bien llegados los cincuenta euros y oiga, las deudas... a usted se le olvida cobrarlas? Pues, estoooo... no tendría usted unos cuantos "erios" de esos para un caprichito urgente y ya se los devolveré, no???
Jajajajaja!
Hala, que pase usted una buena mañana! Los demás, lo intentaremos, aunque sea sin un euro en la cartera! Ayyys!
Muxus!

madreselva dijo...

me dio gracia el comienzo de esta entrada: recordáis... que hace unos días...?

haría la encuesta al revés, hay alguien que haya olvidado?

jajjaa....

Merce dijo...

Casi casi, no??, al fin y al cabo era un deudor...
La casa de tu vecino, cuántos dormitorios?, metros? orientación???

Saludos :-)

diariodeunamujersola dijo...

la verdad es que si que ha perdido un poquito de magia....pero...al menos tu has descubierto que aunque no lleves cuenta de tus deudores...ellos si...y eso es casi magico en tiempos de crisis.....besitos wapo

ISOBEL dijo...

jajaja y la ilusión que te hizo, eso, eso no te lo quita nadie, besos despistados.

Suntzu dijo...

Desaparezco unos días y te meten billetes debajo de la puerta. Jo, qué envidia más grande...

Novicia Dalila dijo...

O sea, que tengo que seguir buscando mi billete por esos mundos de dios, no?? No sé, no sé, yo creo que me engañas... :P:P

Un saludo, Lan

bornne dijo...

Así que caso cerrado.
Pues no sabes lo que me he reído con el resumen de nuestras conjeturas...

Un abrazo.

Manu dijo...

Lo verdaderamente extraño de tu caso de los 50 € es que alguien pague sus deudas en los tiempos que corren.

Jajaja

Uno dijo...

¿Seguro que tu amigo se apellida Pérez y es fan de queso? Fijo... :P

Luna Azul dijo...

Enigma y solución pues nada que llego tarde jejeje pero me has hecho reír un rato con las entradas.
Un abrazo.

quetemeto dijo...

CAGOENLAOO!!! Ya casi tenia empleao esos 50 euros!!!

Manolo dijo...

Pues sí, pierde un poco de chispa el misterio... mejor me pienso lo de ser vecinos.

Pero eso no evita que me pase a saludar y reirnos de la anécdota con nuestras rubias en las manos.

:-)

Un saludo