sábado, octubre 11

Amor de madre

Allende de los mares...

«Pero los indios de América eran salvajes: no sabían leer ni escribir, ni rezar, ni trabajar siquiera. Y todo se lo enseñaron los misioneros españoles. Por eso aquellas naciones llaman a España, Madre. España es la única nación del mundo que es madre de veinte naciones.»
 
Textos Escolares Solana, ¡Adelante!, curso 1º Año 1955

Vía: La Memoria Histórica...


Y todo ello, de un modo altruista y desinteresado... ¡qué ejemplo para el resto del mundo!  

Fotografía: Allende de los mares... 
Autor: Landahlauts

6 comentarios:

Cruzcampero dijo...

Yo he llegado a escuchar en algunos sitios cosas como: Quien no ama a España no es capaz de amar a su madre... Hay gente pa tó.

Juan MV Calvellido dijo...

El problema, que también porque vaya tela, no es que eso se dijera en un libro de texto de 1955. Lo peor es que hay muuucha gente que sigue pensándolo, aunque obviamente ya no se diga en ningún libro :(

¡Nada que celebrar! ¡Saludos!

Edurne dijo...

Vaya tela! Y que todavía haya quien lo piense!

Pues yo, lo único que le agradezco al señor Colón, a los "católicos" reyes que tanto montaban, montaban tanto, y demás... es la tremenda suerte de tener mi familia chilena.

Mi tío emigró a Chile hace miles de años y conoció a mi tía, chilena con sangre mapuche por sus venas...
Cuatro primos y ocho sobrinos en mi haber! Eso lo mejor!

Aunque tamién hay que decir que la colonización hizo "bien" su trabajo: se encargó de hacerles ver que eran inferiores, menos cultos, más pobres... que necesitaban de la tutela de una madre, sí, de la "Madre Patria"!
Y esa lastra todavía la arrastran... lástima, espero que se la sacudan de una cochina vez!

quetemeto dijo...

me he kedao de piedra!!!

Uno dijo...

Creo que los Estados Unidos están por continuar esa altruista labor.

Saludos

Eva dijo...

Hola! aqui les dejo el fragmento de "12 de octubre: Nada que festejar" escrito por Eduardo Galeano. Saludos desde Argentina.

Cinco siglos de prohibición del arcoiris en el cielo americano.
El Descubrimiento: el 12 de octubre de 1492, América descubrió el capitalismo. Cristóbal Colón, financiado por los reyes de España y los banqueros de Génova, trajo la novedad a las islas del mar Caribe. En su diario del Descubrimiento, el almirante escribió 139 veces la palabra oro y 51 veces la palabra Dios o Nuestro Señor. Él no podía cansar los ojos de ver tanta lindeza en aquellas playas, y el 27 de noviembre profetizó: Tendrá toda la cristiandad negocio en ellas. Y en eso no se equivocó. Colón creyó que Haití era Japón y que Cuba era China, y creyó que los habitantes de China y Japón eran indios de la India; pero en eso no se equivocó.
Al cabo de cinco siglos de negocio de toda la cristiandad, ha sido aniquilada una tercera parte de las selvas americanas, está yerma mucha tierra que fue fértil y más de la mitad de la población come salteado. Los indios, víctimas del más gigantesco despojo de la historia universal, siguen sufriendo la usurpación de los últimos restos de sus tierras, y siguen condenados a la negación de su identidad diferente. Se les sigue prohibiendo vivir a su modo y manera, se les sigue negando el derecho de ser. Al principio, el saqueo y el otrocidio fueron ejecutados en nombre del Dios de los cielos. Ahora se cumplen en nombre del dios del Progreso.
Sin embargo, en esa identidad prohibida y despreciada fulguran todavía algunas claves de otra América posible. América, ciega de racismo, no las ve...