lunes, agosto 11

¡Vive!


Hoy, 11 de Agosto, hace 72 años que Blas Infante fue asesinado. Había sido secuestrado unos días antes en su casa en Coria del Río. Murió en el kilómetro 4 de la Carretera de Carmona mientras gritaba ¡Viva Andalucía libre!

D. Blas Infante, Padre de la Patria Andaluza es, aún hoy en día, el máximo exponente del Nacionalismo Andaluz y un ejemplo a seguir por todos los andaluces y andaluces que aman su Nación. Cuatro años después de su secuestro y asesinato y, para darle algún viso de "legalidad", el Tribunal de Responsabilidades Políticas creado después de la guerra le condena a muerte y a una multa económica a sus descendientes por, según un documento del 4 de mayo de 1940 escrito en Sevilla: "...porque formó parte de una candidatura de tendencia revolucionaria en las elecciones de 1931 y en los años sucesivos hasta 1936 se significó como propagandista de un partido andalucista o regionalista andaluz..." Aquel golpe de estado y aquellas balas fascistas acabaron, no sólo con su vida, también con la esperanza de un Estatuto de Autonomía para Andalucía cuando ya era inminente su aprobación. Callaron su voz, pero su obra y su pensamiento no. Vive en muchos de nosotros.

«Se mata a un hombre, pero no se puede matar una idea. Y Blas Infante fue la voz que encarnó una idea de Andalucía y la plasmó en un programa. Y este programa no fue nunca un instrumento de partido o de gobierno. Fue mucho más: una ética de la convivencia, un proyecto de redención y una esperanza de justicia para el pueblo andaluz. (...) Por ello, cuando la descarga final ahogó su grito de ¡ Viva Andalucía Libre ! , él esperaba que por cada gota de sangre derramada nacerían nuevas fuerzas para la libertad y la autonomía del pueblo andaluz.»

LACOMBA, Juan Antonio, "Málaga, Personajes en su historia".
Ed. Arguval. Málaga 1986 Leído en Andalucía: Documentos y Narraciones

3 comentarios:

pon dijo...

Eso, amén para todos en todas partes.

Mucho que aprender, eh? pero mucho.

Arwen dijo...

Morir por las ideas... Es tan triste...

Arwen dijo...

Me explico que creo que quedó raro. Es triste porque haya gente que no sea capaz de respetar al otro. El que muere demuestra que es mejor que el que lo mata, porque se mantiene fiel a sí mismo.