miércoles, agosto 13

Por un plato de lentejas

Fantoccio
El tiempo pone a cada uno en su lugar. Bueno, y también a cada cosa en su lugar. Eso fue lo que pensé al leer el siguiente artículo en ELPAÍS.com:
«El partido de extrema derecha francés, Frente Nacional (FN), está vendiendo su sede a una universidad de Shangai, ha anunciado el presidente de dicha formación política, Jean-Marie Le Pen. "Hemos firmado una promesa de venta con una universidad de Shangai", declaró Le Pen a la publicación semanal francesa l'Express.»
 
Simplificando, con un poco de mala uva, y queriendo buscar un titular sensacionalista, podríamos decir que:
"El traidor Le Pen vende parte del patrimonio de Francia a una universidad de la China comunista"
Le Pen, ese hombre. Ese ejemplo de lucidez, precursor de la Europa Blanca, pesadilla de inmigrantes... aquel que recomendó la masturbación a las mujeres como método anticonceptivo. Ese hombre... ha vendido una parcela de Francia al mejor postor, en este caso al invasor chino.
Seguramente el "señor" Le Pen tratará de evitar el mal rato de extender la mano para que los chinos le suelten el talón de 15 millones de Euros. Preferirá, sin duda, cobrar mediante la asepséptica transferencia bancaria: evitando así la humillación y el contacto físico con el invasor amarillo. Eso sí, la transferencia habrá de hacerse, obligatoriamente, o a la Société Générale o al BNP Paribas... que para eso son bancos de su amada Francia. Lo dicho, el tiempo pone a cada cosa en su lugar

Fotografía: Fantoccio 
Autor: Landahlauts

11 comentarios:

Manolo dijo...

El dinero no entiende de razas ni religiones.

Por cierto, ya que los compradores son chinos, me parece más apropiada esta adaptación de la frase bíblica:

"Por un rollito de primavera"

:-)

Un saludo

Edurne dijo...

Jajajaja!
"Por un plato delentejas", "por un rollito de primavera"... da lo mismo, es verdad, el dinero no entiende de nada que no seas el color del vil metal, que en el fondo, y en la superficie, es el causante de todos nuestros males!
Ayyyys!
Vive La France! (sin Le Pen!)

Merce dijo...

Anda, yo es que creía que cuando se trata de dinero no hay ideologías ni color ni cosas de esas...

pon dijo...

Si es que si escupes parriba, te acaba cayendo encima.

Traduzco que a su partido le va de pena, de lo cual me alegro tanto que me voy a tomar una copita oporto ahora mismo. Hale, a tu salud Landah, a la de tus comentaristas y a la de la humanidad en general. Buenas noticias en momentos complicados.
Chin chin.

Iván dijo...

Mientras haya dinero encima de la mesa al partido le da igual de donde venga. El caso es venderse al mejor postor.
Por cierto. Preciosa la foto de la marioneta.

Novicia Dalila dijo...

Los gabachos son así, asépticos, pero en el fondo igual de arrastraos que cualquiera.

Cruzcampero dijo...

Por dinero baila el perro... y si hay que dejar a un lado ideales o respeto a uno mismo pues se deja a un lado...

Luna Azul dijo...

Poderoso caballero es Don Dinero.
Un abrazo y hasta septiembre.

Uno dijo...

Es el estilo de la ultradercha, egoísta al máximo, no son racistas porque sí, sino por interés. Y si les da un buen beneficio vender patrimonio a los chinos se les vende. Luego seguro que tienen una buena explicación para justificar la acción tan poco coherente con sus consignas.

Saludos

Markitos dijo...

Muy irónico.

Un abrazo Don Landa

madreselva dijo...

el arte y lo mágico. La marioneta arrasa con el texto.