sábado, marzo 8

Una vida de puertas abiertas

Tarde de Verano en Nívar

Hace unos años, cuando mi hija de siete años se acercaba a una puerta de apertura automática nunca se abrían. Era algo que le molestaba considerablemente, y más, a partir de que le explicara que la puerta no se abría porque era demasiado pequeña para activar el dispositivo de apertura (bueno, no se lo expliqué así, claro...).

Hoy (8 de marzo) me mostraba, llena de orgullo, como las puertas automáticas ya sí se abren a su paso.

Aquella puerta que permanecía cerrada tenía un motivo lógico: era por seguridad. Espero que, a lo largo de su vida, esa sea la única puerta que permanezca cerrada ante ella.

Ni ante ella, ni ante ninguna mujer, por el hecho de serlo.




Fotografía: Tarde de Verano en Nívar
Autor: Landahlauts

7 comentarios:

Halo dijo...

hola landa... yo espero que tu hija pueda celebrar su día internacinal el 1 de mayo. eso significará que no habrá tenido que habr más luchas y que por fin la igualdad habrá llegado. Mientras tanto este tipo de celebraciones, son pura hipocresía.

Merce dijo...

Yo no soy muy amiga de los "días de", y este menos que la mayoría, al igual que halo, pienso que la mejor señal es que nuestras hijas, no tengan que celebrar el día internacional de la mujer....

ISOBEL dijo...

gracias, solo espero que dentro de unos años tu niña recuerde este día como una anécdota, porque no hará falta decir que todos somos iguales, besos

Iván dijo...

Ojalá la mujer esté completamente integrada en la sociedad laboral (y en la general) para que no tengamos que celebrar ningún tipo de día especial.
Y que no haya ninguna puerta que se les cierre. Al menos no las que se abrirían ante un hombre.

DESREALIZATE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
yunzapito dijo...

Quizá los niños no tienen alma hasta los 7 años.

Al menos esa era la razón por la que en los Simpsons no se abrían las puertas automáticas del Badulaque al pobre Bart. El muy bicho, le había vendido su alma al diablo...

Arwen dijo...

Jolines, se me han saltado las lágrimas y todo.