jueves, noviembre 1

La postrera sombra

Fotografía: #3
Autor: *starshaped*

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no de esotra parte en la ribera
dejará la memoria en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
médulas, que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejarán, no su cuidado;
serán cenizas, mas tendrán sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.


"Amor constante más allá de la muerte"
Autor: Francisco de Quevedo


Tags Blogalaxia: - - - - - -
Tags Technorati: - - - - - -

16 comentarios:

bahtian dijo...

Ponerse delante de un folio en blanco , y que te salgan cosas así, debe ser la hostia...
Besos, castos.

Sintagma in Blue dijo...

Este poema de Quevedo es una maravilla.

Gracias

Max dijo...

Maravilla es el poema y la foto maravilla es.

miguel dijo...

UN AMOR MAS ALLÁ DEL AMOR...

Un amor más allá del amor,
por encima del rito del vínculo,
más allá del juego siniestro
de la soledad y de la compañía.
Un amor que no necesite regreso,
pero tampoco partida.
Un amor no sometido
a los fogonazos de ir y de volver,
de estar despiertos o dormidos,
de llamar o callar.
Un amor para estar juntos
o para no estarlo
pero también para todas las posiciones
intermedias.
Un amor como abrir los ojos.
Y quizá también como cerrarlos.

Roberto Juarroz

Arwen dijo...

¡Cómo me gustan estas entradas que nos dejas aquí, Landa! Hermosa foto, hermoso poema... Me alegraste el día.

luz de gas dijo...

Perder el respeto a ley severa; una forma de amar, de intentar volver a vivir.
Preciosa elección Landa. Saludos

ana dijo...

Siempre me ha conmovido este poema...
Besines.

madreselva dijo...

un verdadero soneto. Cuesta imaginar que para que suene con contundencia deba responder a las leyes de la métrica.

El buzón de mi casa dijo...

Quevedo dejo muy alto el listón, sus “marcas” permanecen imbatibles.

Es curioso como sin burlar la rigidez del método consigue tanta elocuencia y tan bellamente expresada, me encanta su técnica carente de artificios y subterfugios. Sospecho que bajo esta aparente sencillez se esconde un método complejo de elaboración diría que único puesto que con él desapareció.

Conozco una profesora norteamericana que se decidió a estudiar filología española únicamente por admirar en Español los poemas de Quevedo, algún día dejare alguno de sus poemas por el buzón.

Churru dijo...

Muchas gracias, que ni pintado a las fechas.

mandarina azul dijo...

Con vaya genios te codeas. Quevedo, ¡casi nada!
Gracias por recordarnos este poema, tan genial como su autor.

¡Un beso!

LOLA GRACIA dijo...

Quué bien vivió y escribió Quevedo, a una nariz pegado.

Suntzu dijo...

Ahí le has dado...

Merce dijo...

Al final voy a terminar deseando que empiece la navidad...es que ha sido un fin de semana muy largo con la muerte y los muertos por protagonistas....

lamalgama dijo...

Vaya tres últimas entradas Landah, y desde el 1 de noviembre sin publicar nada, ¿no sería este el anticipo de una despedida anunciada? Espero que no, espero que el día de los muertos sólo haya sido un espejismo, un descanso necesario en este mundo blogueriano en el que tanto se aprende. Si me estás oyendo, estés donde estés, vuelve pronto. Salú Landah.

Landahlauts dijo...

Quevedo es mucho Quevedo. Y lo tenemos muy abandonado, demasiado.

Ya estoy aquí, Lamalgama.

:)

Saludos a todos.