sábado, octubre 27

Antropología de subsistencia

La Unión de Correctores (UniCo) ha organizado una Gincana de Errores para celebrar el Día del Corrector de Textos (27 de octubre). Las fotografías mandadas por los participantes se pueden ver aquí.

Esta es, en mi opinión, una de las fotografías más curiosas:


Título: Antropología
Autor: Julio Reboredo Pazos.

Es una fotografía de un periódico, El Progreso de Lugo, del año 1973. No me digáis, que no tiene su miga.

Lástima que se haya cerrado el plazo de recepción de fotografías, podría haber mandado esta realizada en la sección de souvenirs de El Corte Inglés en Granada:
Título: Soubenirs
Autor: Landahlauts


+Info: ELPAÍS.com - UniCo

10 comentarios:

Territorio Manolo dijo...

Es que la antropología es una ciencia que alimenta mucho...

madreselva dijo...

bromas aparte, el día que llegó esta noticia (no de este modo redactada, que ni a propósito podría haber sido peor) comenté horrorizada: "...entonces yo puedo comer..."

Iván dijo...

Si hay algo peor que utiizar un término inglés en una frase en castellano es escribirlo mal. Y encima hacerlo "El coret inglés"... Si el mismo nombre ya lo dice.
Genial la foto, landahlauts. Y la del periódico no digamos.
Un saludo!

ana dijo...

Uff, duele!

Kopiberto dijo...

Dios mio.... tengo miedo, mucho miedo.... así que eso es la antropología..... y pensar que en mi misma facultad hay una carrera que se denomina así. A partir de el Lunes tendré cuidado por donde piso, y con quién me encuentro.....

bahtian dijo...

De verdad que tiene miga lo del periódico, y eso que estamos hablando del año 73, Dios! Antropología... sin acento.

yunzapito dijo...

A mi me da vergüenza ajena cada vez que veo algo así, sobre todo en periódicos digitales... ¿tan difícil es utilizar el corrector ortográfico?

Muy buena la foto de ECI

Alemamá dijo...

Hay cada cosa y cada caso....

Churru dijo...

Hasta que Telefónica no le ponga tilde a su logotipo, no atiendo a sus comerciales. Hale.

Arwen dijo...

Jo, me has recordado los dos momentos más humillantes de mi vida profesional, dos errores que salieron publicados que me marcaron...Aunque, mirando el lado positivo, que después de cuatro años escribiendo a diario en periódicos sólo publicara dos erratas, es una buena media...