jueves, septiembre 27

Servicios a la Carta

Tarta
Tarta de Chocolate
En los hospitales del Servicio Andaluz de Salud, supongo que al igual que en resto del Estado español, a los pacientes se les entrega cada día una mini-carta donde pueden elegir sus comidas de ese día entre tres primeros platos, dos segundos, tres guarniciones y tres postres. Puede confeccionar así un menú a medida dentro de una serie de posibilidades que se les brindan. No cabe duda de que esa posibilidad de elección en el menú supone una mejora sustancial en la estancia del enfermo en un hospital. Supongo que es un síntoma, otro, de nuestra mejora general en el nivel de vida y un síntoma del acercamiento al nivel de bienestar de los países de nuestro entorno. Pero hete aquí que, de pronto, salta una noticia que nos hace darnos cuenta de lo lejos que estamos en este país de llegar a los niveles de sensibilidad social por parte de los gobiernos hacia su ciudadanos. ¿Un ejemplo? El Estado de Tennessee (EE UU) permite elegir a los condenados a muerte el método de ejecución entre dos posibilidades: silla eléctrica o inyección letal. Sí, ya sé que hay menos opciones que en los menús de los Hospitales del S.A.S., pero no me negaréis que las autoridades carcelarias de EEUU demuestran sensibilidad y un tratamiento casi exquisito hacia el condenado a muerte en un detalle tan trascendental para él. Entre eso, y la posibilidad de cenar "a la carta" que se ofrece a los condenados la noche antes de su ejecución... deben de estar encantados en el corredor de la muerte de Tennessee. Eso sí, la posibilidad de un último cigarrillo no está permitida. Sabido es, por todos, que "el tabaco perjudica seriamente la salud"...

16 comentarios:

Más claro, agua dijo...

Conozco sitios en los que es preferible pedir la inyección letal antes que probar el menú...

MM de planetamurciano.tk dijo...

Todo lo ke rodea a la pena de muerte da tanto asco y es tan absurdo, ke no tiene nombre.
Y ke bien lo retrató Berlanga en El Verdugo.

Merce dijo...

Me parece fatal que no les dejen fumarse el último cigarrillo, ya sabemos todos que el tabaco es perjudicial para la salud, pero vamos los pobres condenados seguro que no se mueren por está causa.

Landa hay que reconocer que es todo un detalle que les dejen elegir entre la inyección o la sillita...

Mae dijo...

ja ja ja, si es que a esta gente se le ocurre unas cosas...
¿Se puede pedir el comodín del público?...
Por cierto, la tarta tiene que estar buena, pero no la tienes de queso? es que no me gusta el chocolate xDDD.
besos.

Anónimo dijo...

La pena de muerte es signo de la primitividad y la degeneración de los valores de un sistema político y la negación irreversible y última de los derechos humanos. Lo paradójico es que algunos mandatarios que se oponen a la eutanasia y al aborto invocando que "sólo Dios es dueño de la vida humana", no les tiembla la mano al firmar penas de muerte, incluido para menores y discapacitados. ¡Cuanta hipocresía!

Sobre "permite elegir" y no dar "cigarrillos", solo es: POLITICA SOCIAL = REDUCCION DE COSTES.

La cosina. Besos.

Jorge S. King dijo...

Esteque...yo me quedo con la sección gastronómica del post.
Que pinta que tiene esa tarta, debe estar muy buena.
Dichosos de Uds. que tienen la posibilidad de elegir de un menú la comida en los hospitales. Por estos pagos, la cosa es muy distinta, lamentablemente.
Saludos Santiagueños.

El buzón de mi casa dijo...

Una vez mas has equivocado los terminos, escoger no es elegir.


Xao ;D

bahtian dijo...

Todo un detalle, si señor, pero puestos a elegir (uy, perdón) escoger, que tal... que no me maten?

Mrs. G dijo...

Y la horca no está en el menú?
En Irak si que está incluido

Landahlauts dijo...

elegir.

(Del lat. eligĕre).

1. tr. Escoger, preferir a alguien o algo para un fin.



escoger.

(Del lat. ex y colligĕre, coger).

1. tr. Tomar o elegir una o más cosas o personas entre otras.

(DRAE dixit)

luz de gas dijo...

Lo de los menús en los hospitales, Landa, es en bastantes casos, y no siempre, aunque hay que agradecer el que , quienes sí pueden hacerlo, decidan que les apetece comer.
La pena de muerte, no es posible entender el que aún se lleve ahí a cabo. Saludos Landa

cruzcampero dijo...

No se si son cosas mias, pero noto cierto tonillo sarcástico... Posiblemente me encuentro en lo cierto...
El S.A.S. da pena, muuucha pena, sobre todo comparado con el servicio balear de salud y digo yo que estando en el mismo estado a que viene tanta diferencia?
Y lo de la pena de muerte, que decir que no se haya dicho ya, que ESTAMOS EN 2007 YA PUÑETAS!!!

ana dijo...

Tanto quejarnos de los americanos (del norte) y mira qué educaditos y considerados que son...

Una maruja en internet dijo...

No podemos negar que son muy sensibles, pero a mi me han jodido del todo, no poder elegir un cigarro, eso sólo me mata :).

deseada dijo...

Desde dentro te digo que lo de la carta del menu en el sas es de boca para fuera,dentro eso se ve en contadas ocasiones.y con lo de la condena a muerte mejor me reservo el comentario puesto que ya veo que le saldran mas barato atiborrr a un hombre a todo tipo de comida una sola noche que alimentarlo toa la vida.

Suntzu dijo...

¿De verdad no les dejan echar un cigarrito? Por favor, como si les fuese a matar...
Qué detallazo permitirles el método de ejecución.