martes, julio 31

La deuda con California



Los cinéfilos del mundo, y cualquiera con un mínimo buen gusto, tienen una deuda de gratitud con los ciudadanos de California: una deuda impagable.

Y no lo digo sólo porque allí, en Los Ángeles, esté el barrio de Hollywood, la Meca del Cine. No.

Estamos en deuda con California porque el voto mayoritario de esos 37 millones de ciudadanos posibilita que un actor mediocre, Arnold Schwarzenegger, se dedique en exclusiva a ser gobernador del Estado de California y haya abandonado completamente los platós. ¿Qué más da que sea bueno o malo como Governator? Eso, es problema de sus electores. Lo único importante es que no nos castigará con nuevas películas ni hará secuelas de las antiguas.



Ayer cumplió el Governator Schwarzenegger 60 años. El tiempo juega a nuestro favor. Unas cuantas legislaturas más y dejar que la madre naturaleza complete el ciclo de la vida...

Y Arnoldo sólo será carne de reposición para nostálgicos en alguna terrazas de verano...


Tags Blogalaxia:
Tags Technorati:

5 comentarios:

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Jo, y Bergman se ha muerto. Hola guapo. Tu blog es uno de esos incansables. Te mando un abrazo muy grande.

Halo dijo...

pues eso... pero a pesar de todo yo he disfrutado con muchas pelis de chuache y no me averguenza decirlo... vale no llega a el septimo sello o a macbeth de señor bergman, pero hay tiempo pa to!!!!

Landahlauts dijo...

Sí... lo sé. No había (ya puedo usar el pasado) escrito nada de Bergman. No por falta de ganas, pero ayer no pude. Y te vi Ripley, en tu blog, que sí aparecía.

Halo:
Todos hemos visto alguna del chuache... :)

Merce dijo...

A Arnold no lo aguanto, pero los hay peores, el Seagal, o el Van Damme, aggggg, se podían meter también a política...

Suntzu dijo...

Pues yo reivindico la figura de Arnold como actor. ¡Vamos, hombre!
Ese Terminator, Commando, ese Conan (por Dios, Conan), Poli de guardería, Los gemelos (sé que no es el título, es una que hizo con Dani de Vito)... Por favor.
¡Cuántas páginas de diálogo habrá tenido que memorizar!

Y como dice Merce, lo prefiero a Seagal o a Van Damme. Pero de aquí a Pekín, vaya...

Me parece mal, Landa, que desprecies así la ingente labor de este hombre como actor. Pobrecico.