domingo, mayo 6

Un café, por favor...



En mi ciudad, en Granada, con nuestra proverbial malafollá damos por sentado que al pedir un café el camarero ha de saber cómo lo queremos (solo, cortado, con leche...) Así, es normal que si pides un café y el camarero te pregunta "¿lo quiere solo?", tu le respondas con mala follá: "bueno, si te quieres tomar tu otro..." Nos ofende pensar que el camarero no acierte a intuir cómo lo queremos.

En Málaga no, en Málaga hace muchos años que perfeccionaron el sistema y cuando pides un café, lo normal es que especifiques las proporciones de café y de leche que quieras:

* Solo. Café negro.
* Largo. Más de la mitad de café con leche.
* Semilargo. Entre medias con el siguiente.
* Mitad. Café y leche mitad y mitad.
* Corto. Café con algo menos de la mitad de leche.
* Sombra. Un dedo de café con leche.
* Nube. Un vaso de leche con un poquito de café.
* No me lo ponga. Leche sin café.

Y es que, según aparece en SUR Digital, fue hace ya más de 60 años cuando José Pardo, propietario de una de las cafeterías más señeras de la capital, el Café Central, ideó este peculiar sistema. Desde entonces en Málaga no basta con decir un café con poca o mucha leche, hay que especificar aún más y utilizar alguna de estos calificativos: Nube, sombra, corto, semicorto, mitad, semilargo, largo y solo. Aunque aplicando la lógica y ciertas dosis de imaginación puede resultar posible averiguar a que se corresponde cada uno de ellos, lo cierto es que las dudas pueden surgir. Pero es sencillo. La nube es realmente un vaso de leche con un poquito de café, para aquellos que gustan darle sólo sabor. En el sombra la cantidad de café aumenta un poco, más o menos un dedo, como se suele decir comúnmente, mientras que en el corto el café se queda a un poco menos de la mitad del recipiente. Si todo va bien hasta aquí, continuamos con el mitad que, como su propio nombre indica, se compone de la mitad de café y la mitad de leche. En el largo la proporción del café aumenta un poco y, finalmente el solo se caracteriza por la ausencia total de la leche, indicado para los verdaderos amantes de esta bebida negra excitante. En cuanto al semicorto y semilargo, son los menos demandados. Estas denominaciones sólo son válidas en Málaga.

Así que ya lo sabéis, cuando vayáis a Málaga y penséis en pedir un café... tened claro lo que queréis y cómo pedirlo.

Malaga CafeCentral
Originally uploaded by the-stow.

6 comentarios:

El Churruán dijo...

Eso justito me ha pasado a mí. En Málaga me miraban raro cuando pedía una manchada :) Lo de nube me hace gracia, para mí una nube (además de lo obvio) es la golosina esa blanducha color morado y blanco :D

Halo dijo...

que me alegro de que me guste la cerveza !!!! pediré una alhambra.... que por estos lares es dífícil pero tiene muchos fans!!!!

Alba y Alvaro dijo...

Exigimos que este sistema se extienda al resto del estado. Esto si que es unir a la nación, y dejarse de tantas banderas, leche!

Un cortado y uno con leche, por favor.

Un saludo

LOLA GRACIA dijo...

Lo que no hay en Málaga es café granizado...

R. Yeray dijo...

que yo sepa por aquí se pide de siempre el solo, doble, cortado, manchada, con leche, carajillo, etc...

que más o menos vienen a ser las historias malaguitas de largo corto nube...

Merce dijo...

Yo me tomo el café, en un bar que pertenece a un Siliciano, y lo que tiene el italiano es mucha mala leche, pero el mejor café que yo he probado, pidele algo que el no tenga claro, que mejor será meterse debajo de la barra.