lunes, mayo 28

Limpiar el honor



«El ministro de Agricultura, Bosques y Pesca nipón, Toshikatsu Matsuoka, ha fallecido hoy tras ahorcarse en un edificio residencial para parlamentarios de Tokio, ha informado la agencia local Kyodo. Matsuoka, inmerso en un escándalo por supuesta corrupción y malversación de fondos públicos, fue trasladado a un centro hospitalario de la capital, donde ingresó inconsciente y con parada cardíaca, y poco después se certificó su muerte.»

Es muy distinta la idea de honor y honra que se tiene en un país como Japón de la que tenemos en Europa.
Allí no suele ser extraño que, cuando alguien cree haber deshonrado su nombre y agraviado la confianza de quienes lo designaron para su puesto, opte por el suicidio como forma de “lavar su honor”.
No quiero hacer apología del suicidio, me parece una decisión tan personal y tan intensa que no ha lugar a que alguien de fuera opine sobre ella. Pero, que una persona sea capaz de suicidarse por limpiar su honor, me parece admirable.
Sobre todo, después de ver como en la sociedad que me rodea, se robe sin pudor y, si alguna vez te pillan en un asunto turbio… no seas capaz ni de admitirlo (mucho menos de dimitir o de suicidarte)
Las comparaciones… que son odiosas. Pero, a veces, inevitables.


Tags Technorati:
Tags Blogalaxia:

12 comentarios:

MM de planetamurciano.tk dijo...

Ojalá se ponga de moda en Españññña, ke falta nos hace.

Anónimo dijo...

En la cultura japonesa, el suicidio no está prohibido por las creencias religiosas y la muerte es considerada tradicionalmente como una manera de escapar al fracaso o a la deshonra.

De hecho, el ritual del harakiri(cortarse el vientre, en japonés) fue usado durante cientos de años por los guerreros samurai para evitar caer en manos del enemigo o expiar una falta al código de honor y evitar así la vergüenza.


La cosina. Besos.

elbuenaviador dijo...

Bueno, cultura japones...jejejej...

Mi compañero de piso, que es japonés, aunque con más precisión es de Okinawa -y él siempre apostillará que "Okinawa no es Japón" porque ellos también son "separatistas"-, me explicó algo básico para entender a los japoneses.

Entre la cultura occidental y la oriental, en el aspecto que mencionas, hay dos sentimientos que rigen a las personas. Los occidentales nos regimos por la culpa, o lo que es lo mismo la vocecita de la conciencia que nos martillea en la cabeza cuando hemos sido malos.
Sin embargo, los orientales se rigen más por la vergüenza, el horror de saber que alguien va a hablar de tí para criticar o censurar algo...Esta "vergüenza" llega tan lejos que va desde que se rían de ti por coger mal los palillos o comer con glotonería hasta el caso del ministro este que mencionas.
A mí me parece un poco extremo, pero opina que esa cultura y educación basada en cánones TAN estrictos han acabado por desembocar en una marea muy turbia de manchas y deshonores que hoy nos parecen superados.

¿Admirable? Lo admirable sería admitir la culpa y cargar con tu carga, pero ésta es una visión claramente occidental. ¿O no?

Aparte de que aquello que comenta "anónimo", lo de los samurais como lo de las geishas es algo tan del pasado que hoy ya no existe más que en la imaginación de los occidentales y de Quentin Tarantino.
Geishas sólo en Osaka (y, según los japoneses, subvencionadas por el gobierno -aunque ésto no es oficial pues la vergüenza colectiva desencadenaría una bomba atómica-).

Saludos nipones...

luz de gas dijo...

Aquí, ni se piensa en dimitir por los mismos motivos, o incluso peores. Será, por que no saben algunos lo que es el honor?, o, porque ese concepto ya es prehistórico para muchos?. Envidiable, sin llegar a esas consecuencias, quién sí lo valora y más en un cargo público. Saludos

Anónimo dijo...

Las últimas estadísticas de la Agencia de Policía Nacional Japonesa dicen que el número en 2003 llegó a 34.427 (27,0 por cada cien mil habitantes). Para cada cien mil personas, el año 2000, la tasa en Japón fue de 34,1, comparado a 10,4 en Estados Unidos, y 4,1 en Brasil. Según el Ministerio de Salud y del Trabajo Japonés, después de la Segunda Guerra Mundial, Japón pasó por tres olas de suicidio. La primera ola tuvo su punto más alto en 1958, con 23.641 muertes; la segunda alcanzó el máximo en 1986 con 25.667 muertes. Actualmente, estamos en medio de la tercera ola, que ha empezado en 1998. Estas olas son observables no solamente en términos de número, sino también en términos de la tasa por cada cien mil habitantes.

La alta tasa de suicidio en Japón también ha sido asunto de muchas discusiones. Muchas cosas fueron observadas en relación a estas estadísticas, pero las características del género son particularmente merecedoras de observación. Las estadísticas de suicidio claramente muestran que los hombres cometen más suicidios que las mujeres, y esta característica se ha acentuado últimamente. De hecho, las dos últimas olas han sido casi totalmente resultantes del aumento del número de suicidio por los hombres. En 1980 la tasa de suicidio (el número de suicidios por cada cien mil habitantes) fue de 22,9 para los hombres, y 13,3 para las mujeres. Esta tasa pasó a 40,1 y 13,5 respectivamente en 2003.

La cosina. Besos.

Alvaro dijo...

¿Y ya pensaba en el suicidio cuando empezó a hacer mal lo que hacia? Hablamos de castigo. Y el suicidio no da lugar a intentar reparar el error. Y digo esto pensando que cada uno es dueño de su vida, y que el suicidio es una opción.

Un saludo

Merce dijo...

Si esto se hiciera en España, tendríamos que construir cementerios especiales.

"Cementerio para corruptos"

¿Es usted un corrupto o piensa serlo? Comprese, con dinero robado, por supuesto, una bonita parcela para su descanso eterno.

Halo dijo...

de acuerdo con alvaro una vez más!!!!

Landahlauts dijo...

Pero... en ese sentido, si leéis el comentario de El Buen Aviador veréis que no lo hacen por la visión occidental de "pecado-penitencia" lo hacen por vergüenza, no soportarían vivir con la vergüenza de la deshonra.

Supongo que cuando lo va a hacer, no pensó en que lo descubrieran... un idea muy común y muy humana.

cruzcampero dijo...

Si eso sucediera en España no quedaría títere con cabeza.
Yo no apruebo para nada el suicidio, soy de los que piensan que todo tiene arreglo menos la muerte. Hay muchas opciones para seguir adelante, el suicidio es el camino mas rápido.

Halo dijo...

coño si lei al aviador me pongo a pensar como los de cartagena. .. que no son murcianos!!!!

Jelens dijo...

Que sabias palabras en el 2007 y que sabias palabras ahora en el 2010 Landahlauts