martes, mayo 8

La sopa boba

Ciento cincuenta millones de euros cuesta al contribuyente del Estado español la Santa Iglesia Católica, al año. Ciento cincuenta millones de euros anuales.

Además, las Administraciones central, autonómica y municipal, según estimaciones del Ministerio de Hacienda, aportan a la Iglesia otros 4.300 millones de euros cada año. Ingresos que la Iglesia recibe para su labor educativa, sanitaria, asistencial o para la conservación de su ingente patrimonio cultural y artístico. Los obispos argumentan que su trabajo en hospitales, orfanatos... "ahorra costes al Estado" que, sin cuantificar, cifran «en varios miles de millones». Cuatro mil trescientos millones de euros anuales.

La Iglesia Católica goza de una serie de exenciones en cuanto al pago, por ejemplo, de IVA en la compra de inmuebles o en el impuesto anual de bienes inmuebles. Una cantidad, por tanto, no determinada.

Surgen paradojas difíciles de comprender, como: ser propietarios de un inmueble del siglo XVI (una catedral, por ejemplo), exigir dinero público para su conservación argumentando que es un patrimonio cultural y artístico (que lo es) y, luego, una vez arreglada, cobrar al contribuyente por entrar y quedarse con la recaudación ¿¿¿???

Así, a diferencia de otras confesiones como la Iglesia Evangélica (que anunciaba en días pasados su renuncia a los ingresos por parte del Estado), la Iglesia Católica vive y se mantiene de nuestros impuestos, no de la contribución de sus fieles.

Luego, además, en un ejercicio de compromiso democrático, surge un individuo impresentable, arzobispo de Pamplona y ejerciendo como tal, que hace un llamamiento público al voto de extrema derecha...

Fuente: 20Minutos.es

12 comentarios:

Manu dijo...

aaaah!!! amigo landhalauts, con la iglesia hemos topao, y que alguién le rechiste, que será tachado con gran velocidad de enviado satánico o por lo menos ateo del demonio...

Más claro, agua dijo...

A Dios rogando... y ciento volando... bajo, como los grajos...

Merce dijo...

Iba a decir lo mismo que Manu, "con la Iglesia hemos topao", no hay frase más acertada que esta, y luego siempre quejandose de todo....

Anónimo dijo...

No quieres caldo, pues toma tres tazas...
A pesar de que, en teoría, vivimos en un estado laíco, aún seguimos pagando de nuestros impuestos a la iglesia católica. Por obra y gracia de unos acuerdos con la Santa Sede que se firmaron hace 28 años, debemos vasallaje a un estado gobernado por un viejo senil. Esto implica, entre otras cosas, que en las escuelas tengamos clase de religión por narices, con profesores nombrados a dedo. Además implica que parte de nuestros impuestos van a parar a las arcas de la Iglesia Católica, marques o no marques la casilla de la declaración de la renta.
Por si esto fuera poco, han tomado como negocio muy rentable al Evangelio, en lugar de eliminar este impuesto, lo va a ampliar. No solo le daremos pasta a los cristianos, sino también a los musulmanes, judios y evangélicos. Se estudiará si dar pasta también a los budistas y si seguimos ampliando, seguro que también a los Jedi.
Si vivimos en un estado laico, no tenemos que financiar a NINGUNA religión. Otra cosa es defender la libertad ideológica. Por supuesto, todo el mundo puede creer en lo que le venga en gana, incluso en Rappel si quieres... pero no con el dinero de nuestros impuestos. Si no hay dinero para mejorar el estado bienestar, para aliviar el problema de la vivienda, para tantas cosas que nos afectan a todos, ¿porqué hay dinero para alimentar y formar a fanáticos religiosos? Yo es que flipo pepinillos...

La cosina. Besos.

Alba y Alvaro dijo...

Una anormalidad, nacida del inconcebible miedo a que se quejen demasiado alto.

Saludos

Xufi dijo...

No me ha sorprendido nada, había alguna cosilla que no sabía, pero tampoco me ha soprendido.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Pues sí,sale el arzobispo de Pamplona, diciendo lo que dijo y también han prohibido una exposición en Coín, en unos locales para exposiciones, por el hecho de que los artistas, son dos hombres que son pareja. A veces es mucho mejor ayudar a Ong's; aunque es evidente que el Patrimonio Histórico haya que cuidarlo, ya que es de todos, y es Arte. Un abrazo.

cruzcampero dijo...

Menudo pastizal.
Vivir la pobreza he oido varias veces decir a sacerdotes y simpatizantes de la iglesia católica. Pero desde el haz lo que digamos pero no mires lo que hagamos.
Los componentes de la iglesia no dejan de ser personas, con virtudes, si, pero con los mismos defectos y miserias que los demás.
Me parece increible que a las alturas que estamos aun no podamos elegir en este tipo de cosas. ¿por que mi dinero ha de ir a parar en parte a este sitio?

El Churruán dijo...

Pues siempre he pensado que por qué los curas no pueden dar misa y trabajar el resto del tiempo, como hacen sacerdotes de otras confesiones. ¿Lo prohíbe el Antiguo Testamento?

Anónimo dijo...

“Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero”. Mat 6:24

Anónimo Veneciano dijo...

Mateo 25:
14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que partiéndose lejos llamó á sus siervos, y les entregó sus bienes.

15 Y á éste dió cinco talentos, y al otro dos, y al otro uno: á cada uno conforme á su facultad; y luego se partió lejos.

16 Y el que había recibido cinco talentos se fué, y granjeó con ellos, é hizo otros cinco talentos.

17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también él otros dos.

18 Mas el que había recibido uno, fué y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

19 Y después de mucho tiempo, vino el señor de aquellos siervos, é hizo cuentas con ellos.

20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; he aquí otros cinco talentos he ganado sobre ellos.

21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré: entra en el gozo de tu señor.

22 Y llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; he aquí otros dos talentos he ganado sobre ellos.

23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré: entra en el gozo de tu señor.

24 Y llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste, y recoges donde no esparciste;

25 Y tuve miedo, y fuí, y escondí tu talento en la tierra: he aquí tienes lo que es tuyo.

26 Y respondiendo su señor, le dijo: Malo y negligente siervo, sabías que siego donde no sembré y que recojo donde no esparcí;

27 Por tanto te convenía dar mi dinero á los banqueros, y viniendo yo, hubiera recibido lo que es mío con usura.

28 Quitadle pues el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

29 Porque á cualquiera que tuviere, le será dado, y tendrá más; y al que no tuviere, aun lo que tiene le será quitado.

30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes.
______________________________
El apóstol San Pablo nos lo dice desde le principio de la Iglesia:
-¡A trabajar fuerte con las propias manos, para poder ayudar así al que se encuentra en necesidad!
Dejar de trabajar porque se tiene para vivir de renta, es condenarse a una vida sin ilusión
__________________________________

GrajosNo dijo...

Esto dijo "su eminencia":

"8. Intervención de los católicos en los partidos no confesionales.



El otro tema importante anunciado es la participación de los católicos en los partidos políticos no confesionales. Hoy en España hay algunos partidos políticos que quieren ser fieles a la doctrina social de la Iglesia en su totalidad, como p.e. Comunión Tradicionalista Católica, Alternativa Española, Tercio Católico de Acción Política, Falange Española de las JONS. Todos ellos son partidos poco tenidos en consideración. Tienen un valor testimonial que puede justificar un voto. No tienen muchas probabilidades de influir de manera efectiva en la vida política, aunque sí podrían llegar a entrar en alianzas importantes si consiguiesen el apoyo suficiente de los ciudadanos católicos. Por eso no pueden ser considerados como obligatorios pero sí son dignos de consideración y de apoyo."