jueves, mayo 31

La propia personalidad


«En nombre de España no se puede pedir que se deje de ser catalán, gallego o andaluz; por la misma razón que en nombre de la Humanidad, no se puede pedir que se deje de ser español, francés o británico; porque tanto equivale a exigir la abdicación de la personalidad originaria, en aras de una realidad que, ¡precisamente!, existe por el contraste de todas ellas».

Blas Infante (1885-1936)
Padre de la Patria Andaluza
«El Ideal Andaluz»

Fotografía: Landahlauts

4 comentarios:

Halo dijo...

y que viva castilla la mancha hoy no????

Landahlauts dijo...

¿Con Mancha? ¿O sin Mancha?

Alvaro dijo...

No se, no creo demasiado en las "particularidades"

Un abrazo.

Landahlauts dijo...

Alvaro:
Las particularidades enriquecen al ser humano. La diversidad es importante y mantenerla también. Sino fuera así, seríamos hombres y mujeres grises vestidos igual y habitando en casas iguales, y pensando igual.

¿No te parece?