jueves, mayo 17

Billy the Kid



Cuando murió el abuelito le dejó al pequeño Bubba Ludwig, de 10 meses, una herencia muy especial: una escopeta. El papá de Bubba no quería que pasara mucho tiempo sin que su pequeño retoño pudiera disfrutar del legado del abuelo. Así que solicitó, y consiguió, una licencia de armas para su hijo(previo pago de 5 dólares de tasas) expedida por el estado de Illinois (E.U.A.)

Ahora Bubba, a sus 10 meses de edad, podrá aprender a disparar antes casi que a hablar. Su papá está tranquilo porque sabe que, haciendo uso de su derecho legítimo a poseer y portar armas, el pequeño Bubba se podrá defender si algún otro bebé intenta quitarle el chupete en la guardería ("Papí... hoy en el cole le he volado la cabeza a un mal nacido")

También defenderá América, si a los soldados del Imperio Británico se les ocurriera reconquistar las colonias.

Dios bendiga a la Segunda Enmienda.

+Info: El País

Tags:

6 comentarios:

El Churruán dijo...

Empieza pronto el chaval. Esto es jugar a indios y vaqueros con seguro de vida.

Alberto A-P dijo...

Estupendo, por fin un poco de innovación, ya estaba harto de matanzas en institutos y universidades. Gracias a un abuelo y un papá pronto asistiremos a masacres en guarderías y centros de preescolar.

Landahlauts dijo...

Ese niño tiene, sin duda, una familia que se preocupa por él: el abuelito le deja la herencia y el papá se preocupa de que la herencia esté dentro de la ley...

Un lujo de familia.

Alba y Alvaro dijo...

Están locos, estos romanos....

Un saludo

Apus dijo...

me estás tirando de la lengua pillin!

PoliSeMia dijo...

Me parece tan primordial y básica la educación infantil que este tipo de noticias me revuelven las tripas. Un libro, una pelicula, un videojuego.. el uso de armas!! Son los padres los encargados de la formación de sus hijos ¿Que se puede esperar en un futuro de un chaval con este tipo de mentalidad paterna?