martes, marzo 20

Niccolò Paganini

"Violinist" de Sophie White


Hoy suena en La Arbonaida un fragmento de Veinticuatro Caprichos para violín solo (1801-1807), concretamente el último, el Capricho nº 24 en La menor, compuestos por Paganini.

Niccolò Paganini (1782 – 1840) fue un violinista y compositor italiano. Como intérprete fue uno de los más virtuosos de todos los tiempos, era un prodigio interpretando con su violín Guarneri. Tanto que, en muchas ocasiones, no se sabía donde acababa la interpretación y empezaba el espectáculo.

Decían, las aburridas lenguas de los mediocres, que su virtuosismo se debía a un pacto con el diablo. En realidad parece ser que Paganini sufría una enfermedad genética que también tuvo Abraham Lincoln: el síndrome de Marfan. Por culpa de ese síndrome (en este caso podríamos decir que gracias a él) sus manos abiertas medían 45 cm. cada una.



Tags:

3 comentarios:

salidademergencia dijo...

45 cms de manos? lo raro es que pudiera tocar el violín, con unas manos tan grandes.

kasposa dijo...

Como estuviera proporcionado... no veas que cielo de hombre. Buen músico, buenas manos, buen... todo.

Suministros Eusebio dijo...

¡¡qué cosas!!