viernes, febrero 2

La silicona puede matar

Así es, las prótesis de silicona pueden ser una causa de muerte. Aunque de un modo un tanto "indirecto". Y si no, que se pregunten a Todd Sommer, un ciudadano de los E.U.A. que murió a los 23 años por una supuesta crisis cardiaca, tal como se diagnosticó en ese momento. Sin embargo la policía comenzó a sospechar del comportamiento de Cynthia Sommer, su joven y alegre viuda, e inició una investigación

Esta señora, madre de cuatro niños, se declaró culpable el martes de haber envenenado a su esposo para beneficiarse de su seguro de vida y lograr pagarse unas prótesis mamarias e iniciar una vida de fiesta, informaron fuentes judiciales en California.

Después de haber recibido 250.000 dólares (192.000 euros) del seguro de vida de su esposo, Cynthia Sommer se sometió a cirugía estética para aumentar sus senos, multiplicó las aventuras con los hombres, organizó grandes fiestas en su casa e incluso viajó a México para participar en concursos de camisetas mojadas.

En 2003 las autoridades decidieron exhumar el cadáver de Sommer para realizarle una autopsia, que determinó una presencia importante de arsénico en algunos órganos. Y, ahí acabó la alegría de la viudita que, ahora, podría ser condenada a cadena perpetua.

7 comentarios:

salidademergencia dijo...

Es que, ¡dónde se pongan un buen par de tetas!

Más claro, agua dijo...

Más de un caso de muerte por infarto se conoce tras ver la silicona de Pamela Anderson...

marisabel dijo...

Pues esto de ponerse tetas está a la orden del día. El otro día entré en calzedonia y mientras miraba calcetines la dependienta, con 3 amigas hablaban de sus tetas implantadas (4 de 5 chicas en la tienda tenían tetas postizas!)y una solo para pasar de la 85 a la 90!!(claro que mediria 1,50 y pesaria 45 kilos!) Aluciné, y más escuchando el postoperatorio de una de ellas, que asco!

SIONA dijo...

lo que hay que leer, y solo por un par de .... tetas ...
bss
SIONA

Alba dijo...

"Dadme dos buenas tetas y moveré el mundo"

¡Ah, no, que no era así! Pero leyendo ciertas cosas, casi lo parece. Y además, la viudez con dinero, es menos viudez. ¡Que cosas!

Besos.

Landahlauts dijo...

Está claro que lo de "ponerse tetas" se ha vuelto algo de lo más habitual. Otro síntoma ¿penoso? de la sociedad de "nuevos ricos" en la que vivimos.

Bienvenida, Siona, a La Arbonaida.

madreselva dijo...

adhiero a tu comentario. Por qué la gente quiere dejar de ser quién es, y no presenta temor ante un cambio, que puede llegar a ser penoso.
Más allá de esta noticia, que es sencillamente espeluznante. La oí esta mañana en radio. Y están los niños.