viernes, enero 19

En defensa del espectador.


¿Quién de vosotros no ha ido alguna vez al cine y no ha tenido la impresión de encontrarse en una clase llena de niños cochinos y maleducados?

Afortunadamente, nuestros legisladores están en todo. He aquí un borrador de un proyecto de ley que próximamente verá la luz. Trata de poner freno a los desmanes que asolan nuestras salas de proyección:

Artículo 138.
El que comiere palomitas en una sala de proyección cinematográfica será castigado, como reo de cinefagocidio, con la pena de muerte de ejecución inmediata.

Artículo 139.
Será castigado con la amputación de la lengua y posterior ingesta de sal, como reo de cinefagonato, el que concurriere en alguna de las circunstancias siguientes:
1. La ingesta de nachos, con o sin salsa.
2. Los eruptos con aroma a chorizo.
3. La desenvoltura de caramelos envueltos en plástico.
4. El que actuare con ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el ruido y el olor.

Artículo 140.
Cuando en un cinefagonato concurran más de una de las circunstancias previstas en el artículo anterior, se impondrá la pena de lapidación con palomitas por parte de los individuos colindantes de la sala y fractura de articulaciones anterior a la muerte.

Artículo 141.
El repiqueteo con las extremidades inferiores sobre el respaldo de la silla anterior será condenado con la sección de los dedos de los pies.

Artículo 142.
El que incurriere en reincidencia con el anterior artículo será obligado a comerse sus propios dedos de los pies, después de pasarlos por la máquina de las palomitas.

Artículo 143.
El que explicare la película en voz clara y ostentórea en una sala de proyección cinematográfica será castigado, como reo de cineparlocidio, con la pena de extracción de la dentadura con la pajita de los vasos de refresco.

Artículo 144.
El que incurriere en reincidencia con el anterior artículo recibirá como pena la introducción de los dientes por los orificios auriculares.


Vía: Doc Moriarty

12 comentarios:

Más claro, agua dijo...

Lo peor del cine no es que un desconocido coma palomitas a tu lado sino que se esté comiendo las tuyas...

Por cierto, odio las palomitas tanto como al desconocido que se te pone al lado y, presa del síndrome "Antonio Gasset" valora en voz alta todas y cada una de las escenas.

Alvaro dijo...

Jeje. Buen post, creo que hanría que distribuirlo en la entrada de los cines.

Un abrazo

Alvaro dijo...

Otra idea! ¿Y si lo ponemos en las bolsas de palomitas, como los mensajitos en los paquetes de tabaco?

Más abrazos (si no te importa, claro)

salidademergencia dijo...

Un asco las salas de cine, sobre todo teniendo en cuenta lo que valen.

Halo dijo...

lamento no estar de acuerdo, si vas al cine está sobreentendido que vas a disfrutar de un espectáculo colectivo en el que hay que aguatnar ciertas situaciones y aguantar otras... como por ejemplo que tu te quites los zapatos...

ay que ser más tolerante no???

yo soy como tú pero elijo las sesiones en las que apenas va gente, de diario las primeras o las últimas...

Xufeta dijo...

No se han pasado un poco? Yo propongo que lo limpien con la lengua todo el suelo de un cine pero de ahí a producir dolor físico es algo exagerado, digo yo vamos.

Apus dijo...

y menos mal que son ajenos que sino... se me iban las ganas de contar los finales de películas!!!

Para mí lo más molesto del cine es cuando se pasan con el aire acondicionado y cuando los chicos con esa voz tan chillona que tienen empiezan a decir incoherencias en voz alta, es como para colgarlos de las orejas.

Apus dijo...

Acá no estamos acostumbrados a sacarnos los zapatos, pero un par de turistas el otro día no solo se sacaron los zapatos sino qeu depositaron sus piecitos en el respaldo de adelante. Bien cómodos se pusieron, como si estuviesen en el living de sus casas y luego nosotros los del sur somos los bárbaros, Gringos, no hay mucho más que pueda decir, sólo...GRINGOS!!

Bahtian dijo...

Menudas leyes... ves? estas son las consecuencias de la "pseudo república bananera del señor Zapatero" pero eso si, recordar que no van a por los cinéfilos, "van a por el P.P.".

Landahlauts dijo...

M.C.A.:
Palomitas mías... pocas iba a comer. Yo voy de mi casa merendado, cuando voy al cine.

Alvaro:
En este caso, no es mío. Vienen los "créditos" al final.
Un doble abrazo.

SDE:
Supongo que te refieres a lo que vale entrar... más que a lo que vale la sala. jejeje

Halo:
MUy feo lo de los zapatos. Es un golpe bajo :)
De todos modos soy tolerante, todavía no he agredido a nadie.

Xufeta:
Está escrito en tono de broma. Y no es cierto que lo vayan a hacer ley. :) Bona vesprada, fins prompte.

Apus:
Admito que tus post en los que revientas el final de las películas... sólo los leo cuando he visto la película.

Bahtian:
¡¡Qué combativo te leo!!!

Doc Moriarty dijo...

Hay que difundir la ley!

Landahlauts dijo...

Difundida queda, Doc!!!