domingo, enero 21

El Euroridículo.

Ya comenté, en alguna ocasión anterior, los problemas que tenía el constructor aeronáutico europeo Airbus (E.A.D.S.) con el super jumbo Airbus A380: dificultades, no sólo en su desarrollo, también para servir los pedidos que se le había realizado. Aquello provocó una serie de reacciones inmediatas: se hundieron las acciones, los trabajadores temían por sus empleos, los clientes cancelaban pedidos (cancelaciones que, por contrato, había que indemnizar)...

Todo esto ha tenido, lógicamente, su reflejo en la cuenta de resultados. Así el consorcio ha advertido de un más que seguro resultado de explotación negativo para el pasado ejercicio 2006. La compañía ha precisado que gastos no recurrentes ligados a indemnizaciones a ciertos clientes, depreciaciones de activos o impactos financieros del plan de ajuste "Power 8", que se preveían para el 2007 y más allá, podrían haberse adelantado al 2006, y que también podrían reconocerse gastos suplementarios no planificados por el avión gigante A380.

Esperemos que esta situación mejore, no sólo por el tema de los empleos (importante por si sola), sino además por daño que a la credibilidad de la industria europea.

4 comentarios:

Bahtian dijo...

Eso que quiere decir?...
que se van a retrasar en la entrega de mi nuevo jet privado?...
cagoenlá... si ejque no tenía que haberme levantado esta mañana.

salidademergencia dijo...

En realidad lo que significará es que nos costará un pastón, porque esto es un consorcio de empresas pero están los gobiernos detrás, no?

Alvaro dijo...

Me da la impresión de que, debido a un determinado interes político, se cargaron demasiado las tintas en proclamar a los cuatro vientos las excelencias del dichoso avioncito, y visto lo visto, más les hubiera valido estarse calladitos.

Un abrazo

Landahlauts dijo...

Bahtian:
Pues sí. De momento, si quieres, puedes seguir usando el mío. :)

SDE;
Estas cosas acaban contando siempre muchos euros.... y supongo que sí, que los pagaremos los contribuyentes, de un modo u otro.

Alvaro:
Estas cosas, de todos modos, siempre conviene tomárselas con cautela. TAnto el fracaso como el éxito, proclamado a los cuatro vientos, puede estar ocultando intereses comerciales...