lunes, diciembre 4

Manuel José García Caparrós



Para muchos andaluces y andaluzas el 4 de diciembre es el Día de Andalucía, en lugar de la fecha establecida institucionalmente del 28 de Febrero. Consideramos que, siendo importante la fecha del 28 de febrero en el proceso autonómico, fue el día 4 de diciembre cuando Andalucía entera exigió que se la tratara como lo que era: una Nación con derecho a decidir dónde y cómo quería estar. Para ello, el 4 de diciembre de 1977 el pueblo andaluz se lanzó a la calle en pos del establecimiento de un marco legal capaz de darle a Andalucía la capacidad de autogobierno que, como nacionalidad histórica, le correspondía. Andalucía entera fue una fiesta.

De pronto, en Málaga, ocurrió la tragedia: la Policía Armada disparaba por la espalda a un joven manifestante de diecinueve años: Manuel José García Caparrós, andaluz de Málaga, caía muerto en la Alameda Colón. Su crimen, un crimen de estado, permanece aún impune.

Esta es la crónica del El País sobre aquel día.

Tensión en Málaga por la muerte del joven manifestante.
Partidos, centrales y ciudadanos responsabilizan al presidente de la Diputación.
Una fotografía de Manuel José García Caparrós, malagueño, de diecinueve años, rodeada de velas y claveles rojos, sirve hoy en el pavimento de la Alameda Colón para señalar el lugar que encontró su muerte el día, en que Andalucía y Galicia se echaron a la calle para pedir su autonomía. Un millón cuatrocientas mil personas, aproximadamente, se habían dado cita en las calles de las capitales de las dos regiones para, en un ambiente de alegría y exaltación, solicitar sus estatutos. Las provocaciones de la extrema derecha no consiguieron romper el orden de las concentraciones, pero los sucesos de Málaga dieron esa nota triste.

JOAQUÍN MARÍN - Málaga EL PAÍS - 06-12-1977


Numerosos impactos de bala señalan el lugar donde cayó muerto el domingo el joven Manuel José García Caparrós, junto a los muros del antiguo edificio del periódico Sur, situado en la Alameda de Colón, de Málaga. En el lugar exacto, una foto del muchacho asesinado, unas velas encendidas y unos claveles rojos sirven de punto de concentración de muchos malagueños que acuden al lugar para testimoniar su pésame a los compañeros de la víctima de la autonomía andaluza.


Parlamentarios, partidos políticos, centrales sindicales y ciudadanos en general, coinciden en señalar que la chispa que encendió todo fue la actitud tomada por el presidente de la Diputación, Francisco Cabeza López, que se negó a que la bandera andaluza ondease junto a la nacional en la sede del organismo provincial. A pesar de esta actitud, que se cataloga en los comunicados de los partidos y de las centrales como una auténtica provocación, la manifestación pro autonomía, con más de 150.000 personas, pasó junto a la Diputación sin mayores incidentes. El edificio, en cuyo balcón ondeaba sólo la bandera nacional, estaba custodiado por efectivos antidisturbios de la Policía Armada. Junto a ellos, con banderas nacionales, se encontraban varios militantes de extrema derecha, conocidos en Málaga por sus acciones violentas. Los manifestantes, al pasar, pedían la dimisión del presidente y, en general, seguían su camino. Algunos, especialmente de los que venían al final de la marcha, se quedaron junto al edificio de la Diputación. Un joven escaló la fachada y colocó una bandera verdiblanca junto a la nacional. Después empezaron los enfrentamientos. Los agentes del orden cargaron contra los concentrados, que arrojaron piedras contra los ventanales del edificio. Las cargas de la Policía Armada fueron de una violencia extrema, como no se recordaba en Málaga.

Mientras tanto, el grueso de la manifestación continuaba su recorrido, sin saber que a su retaguardia se estaban produciendo enfrentamientos de gravedad.

El punto final de la manifestación era la zona del Puente de las Américas. Allí, desde un paso elevado, los parlamentarios malagueños y los organizadores pusieron fin al acto con unas palabras encendidas de entusiasmo del diputado socialista Rafael Ballesteros, aclamados incesantemente por los manifestantes. La manifestación, que se había desarrollado en un clima festivo y a la que la presencia de mujeres y niños confería un carácter auténticamente ciudadano, terminó con vivas a Andalucía, al pueblo andaluz y a la autonomía.

La ingente muchedumbre empezó a dispersarse con todo orden, haciendo el camino de vuelta hacia el centro de la ciudad, pero al llegar al puente de Tetuán se encontró con que allí se estaba librando una auténtica batalla, de una dureza inigualable. Los botes de humo y las balas de goma en un principio, más tarde aparecerían las de plomo, sembraron la confusión. Abundaron las carreras, los atropellos, las caídas al suelo de mujeres y niños.. Los manifestantes arrojaban piedras contra los policías, a un pelotón de los cuales rodeó. Este grupo de agentes, según la nota oficial del gobernador civil, hizo uso de sus armas reglamentarias y fue entonces cuando cayó sobre el pavimento, herido mortalmente, el joven de diecinueve años Manuel José García Caparrós, trabajador de una fábrica de cervezas y militante de Comisiones Obreras, que fue recogido por vanos compañeros y conducido a la residencia sanitaria de la Seguridad Social, donde ingresó cadáver.

La noticia de la muerte de Manuel José se esparció rápidamente por toda la ciudad. La comisión organizadora celebró una reunión de urgencia, mientras que los parlamentarios se dirigieron al Gobierno Civil. A primeras horas de la tarde se hizo pública una nota oficial del Gobierno Civil, cuya veracidad es puesta en duda por los diversos partidos y organizaciones, sindicales.

La nota del Gobierno Civil afirmaba: «Numerosos grupos de manifestantes, sobre todo al final de la manifestación, se fueron concentrando ante dicho edificio oficial, comenzando a lanzar contra su fachada objetos diversos, para terminar apedreándola con gran intensidad y produciéndose rotura de cristales y lunas. En tal momento se dio orden de despejar el gran número de concentrados ante dicho edificio, lo que se efectuó seguidamente por las fuerzas de orden público. En el punto indicado se produjo la colisión de los manifestantes con las fuerzas de la Policía Armada, que fueron atacadas con piedras, de las que quedó literalmente sembrada la calzada. Un pelotón de las fuerzas de orden público fue acorralado, y agotados sus elementos antidisturbios se vio precisado a hacer uso de sus armas cortas. Para intervenir en las investigaciones que se llevan a cabo para esclarecer los incidentes, llegó ayer a Málaga el subdirector general de Seguridad, José Sáinz.»


Nada se aclaró de aquella muerte. Sólo que un andaluz perdió la vida, víctima de un crimen de estado. De un estado que trató de silenciar su voz, la de tantos andaluces, la de Andalucía entera...

11 comentarios:

Scemo di legno dijo...

De Rojo y Negro. La revista digital de CGT

Memoria Libertaria

García Caparrós, víctima Terrorismo de Estado.
La Familia pide que el asesinato de Caparrós sea declarado acto terrorista


Cecilio Gordillo
Domingo 3 de diciembre del 2006.

La familia de José Manuel García Caparrós, joven asesinado de un disparo en Málaga en la manifestación del 4 de diciembre de 1977 que reclamó la autonomía de Andalucía, acaba de emprender el trámite para solicitar que se reconozca esa muerte como un acto terrorista, iniciativa que la Junta de Andalucía apoyará.

Terra/03.12.2006

Sus tres hermanas, Purificación, Francisca y Dolores, llevan años intentando que se reconozca que fue “víctima del terrorismo” y ahora confían “por fin” en conseguirlo, ya que “después de tanto tiempo va siendo hora de que se le reconozca algo”, explicó a Efe la primogénita, Purificación García, en una entrevista.

Cree que lo ocurrido “no debería olvidarse porque él sí hizo algo por Andalucía”, precisó que “si la Junta está de acuerdo, no debería haber impedimento” y esperan que “al menos se reconozca que fue un acto terrorista en un día en el que todo el mundo estaba en la calle y se esperaba un día estupendo de manifestación pacífica”.

Purificación lamentó que sobre lo ocurrido “no hubo investigación y si hubo, se perdió todo, ya que nunca se esclareció nada”, y desea saber “quién lo hizo, ver a esa persona frente a mí para ver por qué hizo esa cosa tan grande”, aunque cree que “no lo sabremos nunca”.

“Las pruebas que había se perdieron y nunca supimos nada, ni la Policía dio una explicación ni ninguna autoridad; pasó y pasó, se intentó que todo quedara en el olvido”, según la hermana.

Ella era año y medio mayor que José Manuel, que murió con 18 años y trabajaba llenando botellas en Cervezas Victoria, y lo recuerda “muy cariñoso, si entraba 24 veces a casa 24 besos que le daba a mi padre y otros tantos a mi madre”, y lo define como “muy trabajador, muy alegre, al que le gustaba mucho salir con sus amigos”.

La solicitud de reconocimiento como acto terrorista la formularán ante el Gobierno central, aunque desconoce en qué plazo de tiempo podría resolverse, y dice que, si se concede, “al menos estaremos agradecidos, aunque las cosas no cambian de un día para otro”.

Dolores García, la hermana menor, explicó a Efe que es positivo que se reconozca que fue un acto de terrorismo y que “fue asesinado en un día de tanto apoyo que había en Andalucía, un día que debía haber salido todo bonito y se convirtió en pánico”.

Su hermana Purificación guarda muchos recuerdos de José Manuel; cuenta que cuando ella se casó, él fue su padrino y que conserva sus muchos regalos de entonces porque “no quiero que se pierda nada”, a la vez que retiene en su memoria cuando acudían juntos al colegio e incluso cuando se peleaban.

Recuerda con dolor que la víctima mortal de aquella manifestación por la autonomía de hace casi tres décadas iba a ser el padrino de su hijo, pero cuando el niño tenía tres meses se produjo el asesinato y entonces tuvo que representarlo el padre.

La madre de García Caparrós murió a los tres años del asesinato de su hijo y el padre a los siete, “fue una cosa detrás de otra”, según lamenta Purificación, que destacó que “en la memoria lo hemos tenido siempre, siempre se han acordado de él, todos los años; pero también sería bueno que se reconociera (lo ocurrido)”.

“Ahora se cumplen 29 años de aquel fatídico día y aunque haya pasado mucho tiempo, no se olvida nunca, está siempre en la memoria de todos nosotros”, señaló la hermana de José Manuel, nombrado Hijo Predilecto por el Ayuntamiento de Málaga en 2004, cuando se le concedió la Medalla de la Ciudad a titulo póstumo.

El padre estuvo un par de veces en Madrid intentando el reconocimiento como acto terrorista, pero él “hablaba poco, no quería hablar mucho, ya que cada vez que hablaba de mi hermano era como una tragedia, volver a empezar”.

García Caparrós tendría hoy 47 años y habría visto incluso reformado el Estatuto de autonomía en favor de la que se manifestaba cuando una bala segó su vida.

Scemo di legno dijo...

ABC edición Andalucía:

«José Manuel encontró la muerte por pedir libertad, democracia y autonomía para Andalucía»
J. M. C.
-Veinticinco años ha tardado el Ayuntamiento de Málaga para ponerle una placa a José Manuel García Caparros. ¿Por qué cree que ha llegado tan tarde este reconocimiento a su hermano?
-No lo sabemos. Mi hermano era un trabajador de la fábrica Cervezas Victoria enamorado de Málaga y de Andalucía, que encontró la muerte por pedir la libertad, la democracia y la autonomía para nuestra tierra. Me han dicho que el consejero de la presidencia, Gaspar Zarrias, apoyará la reivindicación de Izquierda Unida para iniciar este procedimiento. Nosotros no tenemos ninguna duda de que José Manuel fue víctima de la violencia terrorista. Alguien le mató a traición, de forma cobarde, como hacen los terroristas.
-¿Qué pasó con la placa de su hermano, que apareció rota al día siguiente de haber sido instalada?.
-No sabemos quienes fueron los autores de este desaguisado. Pensamos que fueron unos gamberros, porque no tiene sentido que se trate de una venganza política ni nada parecido. Mi hermano no tenía enemigos. Era un chaval muy alegre, deportista y que tenía muchas ganas de vivir. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, tuvo el detalle de llamarnos personalmente a primeras horas de la mañana para decirnos que habían destrozado la placa de mi hermano. Nos prometió otra y lo cumplió. A Izquierda Unida le estamos especialmente agradecida y también a sus dirigentes por iniciar todo este reconocimiento público a José Manuel.

salidadeemergencia dijo...

Dormirá tranquilo en gañán borracho que lo mató? Se jactaría después con sus amigotes?

Anónimo dijo...

hay una canción de un artista argentino, León Gieco que dice:

"gente que avanza se puede matar, pero los pensamientos quedarán"

Landahlauts dijo...

Gracias Scemo por tu aportación. En especial la entrevista a la familia. Saludos

A SDE:
Me gustaría pensar que todavía le atormenta pensar en que mató a alguien con 19 años.

Gracias, Granaíno. VAL

Muy bueno, Apus. En su justo momento además. :)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

En 1990 se cantó en el Gran Teatro Falla la comparsa "Trabalenguas", con autoría de Luis Ripoll.

"Hijo de mi vida, cómo te recuerdo,
hace 12 años te fuiste de mí,
tu lucha constante por Andalucía
te costó la vida, la que yo te dí.
4 de Diciembre muere un malagueño,
cantaron las coplas en honor a tí.
Hoy deja que te cuente yo
lo que siente en su corazón
una madre que sola pasa la vida sin tu calor.
Te quiero decir que por Andalucía,
la que luchaste,
en estos tiempos no lucha nadie,
los ideales se arrinconaron dándole paso a la hipocresía.
El hombre de aquí sigue viviendo de sus miserias
y de lo poco que de Madrid reparten para tu Andalucía.
El pueblo que te lloró va tirando como puede
y la juventud ya no te recuerda,
tan solo tu madre sigue con la pena
y siempre recuerda aquella bandera
que costó tu vida poder al aire ondear.
Los andalucistas cada vez son menos,
nuestra autonomía es tan sólo un mal recuerdo.
Qué caro, chaval, resultó tu esfuerzo."

Anónimo dijo...

Carnavales de 1998 la comparsa "Los Piratas", quizá la mejor agrupación de su autor, Antonio Martínez Ares.

"Era un 4 de Diciembre
cuando tomamos la calle.
Era un 4 de Diciembre
cuando dijimos que blanca y verde
era nuestra sangre.
Andaluces levantaos, desde el trigo hasta la mar,
un 4 de Diciembre luchamos por nuestra gente, España y la Humanidad.
Días de guerra,
de fascistas en la acera
rezando a su dictador.
Tardes de espanto,
Málaga entera llorando,
mataron a Caparrós.
Y las cadenas, cayeron nuestras cadenas
Y bailaron las estrellas,
suspiraron los abuelos,
no había ya en el mundo entero
batallón que nos pudiera.
Y las cadenas, y el sudor de nuestra frente
tó p'a los terratenientes
p'a que hicieran la faena.
Rojos contra la pared,
Blas Infante por los muros,
no al 143, sí al 151.
¿Cómo poderlo olvidar?
20 años de libertad.
Libre, libre para siempre.
Qué bonita Navidad
de aquel 4 de Diciembre"

Anónimo dijo...

Carnavales de 1978 - Comparsa portuense de los Majaras, bajo el tipo de "Raza Mora".

"Un 4 de Diciembre muere un malagueño
una bala traidora le quitó la vida
tan solo porque estaba queriendo a su pueblo
y alzando la bandera de su Andalucía
Seguro que la mano que apretó el gatillo,
no importa de qué lado ni de qué partido,
es una mano sucia de alma retorcida
¿Por qué razón señalaron con sangre la fiesta de los andaluces
con un asesinato que a nada conduce
pues no renunciaremos a nuestra autonomía?
Andalucía tendrá como escudo tu nombre y tu orgullo,
tu furia y tu fé
Los malagueños te llorarán siempre
y nunca te olvidarán, José Manuel
Caparrós, tu bandera blanca y verde,ahora que nadie te apunta, cuélgala en el cielo azul,
en el lucero mayor, dile a las estrellas que eres andaluz

Anónimo dijo...

Yo no había nacido aún cuando mataron a Caparrós, pero crecí oyendo la coplilla de Raza Mora, que tanto gustaba a mi padre.
Ahora todo ha cambiado. La gente de mi edad no sabe quien fue. Ya no interesa la autonomía. La gente tiene un sentimiento vergonzate de su comunidad. Y sobretodo, desde la política se nos ha intentado desunir: luchas interprovinciales, valga el caso Málaga-Sevilla, Cádiz-Sevilla.

¿POR QUÉ?

Alguien puede decírmelo?
¿No nos dieron de mamar a todos lo mismo?

Anónimo dijo...

ese dia tan bonito y que poco duro,con la muerte de caparros,te queremos y nunca te olvidamos,