viernes, noviembre 17

Superar el miedo.

"Conquer your fear, and I promise you'll conquer death" From the film: Alexander (2004) Directed by: Oliver Stone "Conquista tus miedos, y te prometo que conquistarás la muerte" De la película: Alejanro Magno (2004) Dirigida por: Oliver Stone

15 comentarios:

Ros dijo...

con esa mujer suya tan maja... que se llamaba como yo!!!!

Scemo di legno dijo...

Y la bella Angelina Jolie con sus labios de goma.

salidadeemergencia dijo...

No he visto esta peli, aunque me han hablado de ella. El rubito ese es el prota? ¿Quién es?

Landahlauts dijo...

A Ros:
¿la mujer de quién? Ahí me has pillado.

A Scemo:
¿Quién no se retoca hoy en día? Me refiero a ese "mundo".
Si a ella le gustó del catálogo el modelo "king size"... allá ella.

A SDE:
Es Colin Farrell, el que salía en Tigerland y hace poco en Miami Vice. Te ha despistao el tinte. :)

Scemo di legno dijo...

He leido en la Wikipedia que fue un fracaso en taquilla. Con lo buena que es?

Ros dijo...

a mi ni fu ni fa... tuvo mucha polémica por lo de que mostraba que antes los hombres no les importaba mucho entre hombre y mujer...

roxana... mujer de alejandro... joooooooo

Landahlauts dijo...

Scemo, pero fue solo en los EEUU. Ya sabes que allí lo de reventar cabezas en las películas, les pone.... pero mariconerías, ni una.

Ros:
No caía... toy bobo hoy.

Anónimo dijo...

Alejandro Magno, nacido en agosto del 356 a. C., bajo el signo de Leo, era el producto por excelencia de una cultura guerrera patriarcal, un auténtico parangón de un mundo dominado por varones, regido por valores masculinos y por una estética masculina. Su tutor, desde los siete años de edad, fue el filósofo Aristóteles, quien trató tanto los excesos como las virtudes de la pederastia. Alejandro personificaría todos estos valores durante el resto de su breve pero tumultuosa vida, llegando incluso a sobrepasar ciertos límites al vivir su gran romance con un hombre de su misma edad, su amigo de la infancia Hefestión.

Lo que hoy puede resultarnos normal, el amor de un hombre por otro, era contemplado en la Antigüedad como una amenaza a la estructura social, en la que el hombre debía emparejarse con un par de adolescentes para educarlos y prepararlos para la vida adulta, atados cortos gracias al poder del amor erótico. Con seguridad, Alejandro tuvo también sus amores jóvenes, pedagógicos o no, aunque no por ello fuese insensible a los deseos que le inspiraron mujeres hermosas.

La cosina. Besos.

Landahlauts dijo...

¡¡¡Qué lujo tener a Aristóteles de maestro particular!!!

Anónimo dijo...

No hay como tener ...¡¡un puñao de dracmas (Δραχμή)¡¡¡

La cosina. Besos.

Apus dijo...

se nota mi ausencia?? :( cuando estudie mi super carrera de audiovisión voy a estar pegada a la computadora todo el día como Dios manda.


Ya está terminando el año, vuelvo luego. :)

Apus dijo...

ah, pero vos tampoco entrabas al mío, así que te las aguantas. Retiro lo del perdón. Igual vuelvo al rato.

Estoy buscando la forma de sobrevivir sin dormir, cosa de estar a la noche con la compu y de día con las obligaciones diarias, así tendría tiempo para todo.

Apus dijo...

:)

Anónimo dijo...

Es cierto. No hay nada como perderle el respeto al miedo. No es sencillo...sólo si piensas; Estamos aquúi de paso y , en el fondo, no tenemos nada, nada que perder y siempre mucho que ganar. Pero la mayorçia de la gente va con la coraza puesta todo el santo día...Dios Santo!! Qué aburrida es esta sociedad!!

Landahlauts dijo...

Sí, se notó su ausencia, Srta. Apus.

A Lola:
Esa pérdida de respeto al miedo nos haría, además, disfrutar más del "tiempo de tránsito" aquí.