jueves, octubre 19

El alivio del mediocre.

A veces me alegro de ser un hombre corriente. Un ciudadano medio, con una vida como la de tantos y sin más poder de decisión que aquel que cualquiera pueda tener sobre sí y sobre su entorno más próximo. Este regocijo en mi mediocridad fue la conclusión que tuve ayer, leyendo una noticia que apareció en El País... "Inmaculada Echevarría Ramírez, la mujer de 51 años que sufre distrofia muscular progresiva, lo que la obliga a estar postrada en una cama, ha afirmado esta tarde en rueda de prensa que "no es justo vivir así" ya que su vida es "soledad, vacío y opresión" y ha pedido que respeten su decisión de morir porque es "libre" y "nadie tiene que meterse". La mujer ha solicitado por carta a la asociación Derecho a Morir Dignamente ayuda para acabar con un sufrimiento que empezó cuando tenía 11 años." Sinceramente, me alegro de no tener poder alguno de decisión sobre un tema como el de la eutanasia. Sé que puede parecer una cobardía, pero así lo pienso. Me alegro de no ser juez con competencias en el caso o político que tenga que legislar sobre el particular. Y, mucho más me alegro de no ser el médico que, en última instancia, apaga el respirador que mantiene viva a una persona. Sé que es una hipocresía y que, en condiciones normales, cualquier persona puede quitarse la vida si así lo decide... por tanto no habría que prohibirselo a otros. Estamos hablando de... cuarenta años encadenada a una cama. Viendo pasar los días sin esperar nada de ellos. Ansiando la muerte como una liberación. Reprochando a Dios el estar vivo, en lugar de agradecerlo. Viendo tu cuerpo como una argolla pesada que te encadena al mundo... Pero también hablamos... de que el ser humano debe hacer lo posible para mantener vivos a sus semejantes, que no tenemos derecho a quitarle la vida a nadie, bajo ninguna circunstacia. Por ello, me pregunto: ¿hasta que punto una persona en esas circunstancias desea la muerte por un "bienestar" particular o, la desea porque piensa que pueda suponer una "liberación" para aquellos que la quieren y que sufren con su potración?, ¿está viciado su supuesto "derecho a morir"? La vida, a veces, es demasiado complicada. Ojalá nunca nos veamos en una situación parecida. Ojalá.

15 comentarios:

LOLA GRACIA dijo...

Ojalá no nos encontremos en una situación así...pero, claro..Yo la entiendo perfectamente. Imagino que al que le toque parar el respirador le supondrá quizá algún problema...O no. No lo sé...La muerte es algo complicado, como la vida.

Scemo di legno dijo...

Los médicos se enfrentan con situaciones así continuamente. No creo que le suponga ningún problema moral a la mayoría.

SalidaDeEmergencia dijo...

A mi que de desenchufen. Quien sea y como sea.

Landahlauts dijo...

Lola, discrepo contigo. La muerte es más fácil que la vida. Lo complicado para una mujer como esta o como para Ramón Sampedro era vivir, no morir.

Scemo, yo creo que sí, que los médicos de un modo u otro saben cuando "ha llegado la hora" de algunos pacientes.

SDE: ¿Y el que sea luego va a la cárcel? Te recuerdo que es delito.

Kate dijo...

Te entiendo! Hace tiempo vi la película "Mar adentro", y todavía no sé que opino sobre el tema! Me esforcé muchísimo para tomar una decisión, pero es imposible! antes de ver la película te diría que no estaba de acuerdo para nada con la eutanasia, pero ahora dudo! Y para mí es muy duro no tener una opinión clara sobre un tema!

Bahtian dijo...

La Pili, nuestra Pili... tenia 40 años cuando nos dejó, por culpa de una mala asistencia al parto nació con parálisis cerebral, paradójicamente lo único que funcionaba bien en ella era su cerebro, toda su vida en una mecedora dependiendo para todo de su madre hasta para lo mas intimo. Pero jamás salio un lamento o queja de ella, sus ganas de vivir eran tan grandes que cualquier cosa le mantenía ilusionada, ya fuera la primera comunión de un sobrino o la película del viernes. Cuando murió, después de tantos años postrada estaba hecha polvo, nos dejó a todos un vacío muy grande, su madre jamás se recuperó y la lloró hasta el final de su vida.
Eutanasia? jamás se lo planteó nadie en la familia, y por supuesto, mucho menos Pili.

Landahlauts dijo...

A Bahtian:
Imagínate si nadie se lo planteó que, escribiendo de un tema así, en ningún momento me he acordado de ella.

A Kate:
Sí? Menos mal, pensaba que mi postura era extraña o rara.

LOLA GRACIA dijo...

Ya..si estoy de acuerdo. Ya sé que para ellos vivir es algo horrible. Entiendo que quieran morir, perfectamente. Estoy con SDE...A mí, llegado el momento que me desenchufen...Un poco de morfina para dormir, y listos.

Landahlauts dijo...

Yo, desde luego, algo como lo de Ramón Sampedro no sé si lo soportaría.

Ros dijo...

No es algo similar pero bueno:
el doctor rojas marcos al analizar el aumento de niñas anoréxicas y bulímicas dice que hay un alto indice de personas que prefieren no enfrentarse a los problemas de la vida y toman el camino fácil que es la muerte, saben lo que hacen y saben el resultado.

esto tiene sentido para algo qeu tú decides, pero establecer los niveles de vida y de vida digna tiene que ser jodido para poder decidir...

Landahlauts dijo...

Sí, creo que nos hemos vuelto un poco comodones en exceso. Incluso para temas tan trascendentales como este.
¿Podría incluso trasladarse a temas como un divorcio que, a otros niveles, tiene también una incidencia en la vida? Nos negamos a aguantar extraordinarios de la pareja y a la primera que se nos atraviesa... borrón y cuenta nueva.

Y es cierto. ¿Quién establece los niveles para poder "tener derecho" a que acaben con tu vida? ¿quién nos garantizaría que a un viejo con alzhaimer no se le acabaría aplicando para que dejara de "estorbar"? Dificiles cuestiones.

Anónimo dijo...

También me pongo en la larga lista de los cobardes ante este tema. Le doy gracias a Dios no tener que decidir nunca...
Aunque tengo un conflicto de "posiciones", no creo en la eutanasia aplicada a seres humanos.
Que tema difícil...

Apus dijo...

Es un tema dificil, pero yo estoy de acuerdo con la eutanacia. No para que se aplique como pena de muerte a cualquiera, Andaluz, pero me parece que si yo tengo una enfermedad muy jodida y no quiero seguir viviendo tengo derecho a decidir. Después de todo, es fácil decir del otro lado, "tenes que seguir" cuando no es uno el que está sufriendo. Creo que es una posición muy cómoda. Muchas veces para los familiares que, a veces, pecando de egoístas se aferran al ser querido sin pensar, en que quizás es mejor que muera y se vaya donde sea, pero que deje de sufrir.

Mi mamá también se aferraba a la vida, pero yo se, que si llegaba a caer en el respirador, sin poder moverse para nada, yo se que ella hubiese preferido morir a vivir así. Y eso es algo que depende de la persona y creo elegir como vivimos es un derecho y si no podemos elegir, bueno, por lo menos elegir como vamos a seguir con el tema.

Landahlauts dijo...

Muy, muy difícil, Jorge.

Apus: pero sería complicado decir el "cuando tienes derecho a decidir". Me refiero, por ejemplo, a que si estás en coma, no puedes decidir. ¿Quién decidiría?
A ver, Apus, no quiero que entiendas que te quiero llevar la contraria. El tema es muy discutible desde cualquier punto de vista. Los familiares pueden pecar de egoístas por querer que el enfermo esté... pero, también puede haber otros casos en que pequen de egoístas porque quieran... que no esté.
¿Ves que difícil?
Siento lo de tu mamá.

Apus dijo...

Claro que es dificil y estoy de acuerdo, pero creo que hay casos en los que hay que contemplarlo.

"no quiero que entiendas que te quiero llevar la contraria."

No abras el paraguas que no hay lluvia. :)