martes, septiembre 5

Recordare.

Hoy en La Arbonaida suena Recordare, de la Messa da Requiem de Giuseppe Verdi (Italia, 1813-1901). Fue compuesta por Verdi en el 1874 para conmemorar la muerte del novelista italiano Alessandro Manzoni. Aquí suena en homenaje dolorosamente póstumo a:

Alfredo Lora Rubio In Memoriam

Recordare, Jesu pie, / quod sum causa tuae viae; / ne me perdas illa die. / Quaerens me sedisti lassus, / redemisti crucem passus; / tantus labor non sit cassuc. / Juste judex ultionis, / donum fac remissionis, ante diem rationis.

8 comentarios:

Halo dijo...

De Verdi lo único y poco que sé es gracias a una serie que hubo en la televisión cuando era pequeña!!!!

SalidaDeEmergencia dijo...

Tenía pinta, por las fotos y los cuadros, de viejecito agradable.

Landahlauts dijo...

Este hombre es muy conocido sobre todo por Rigoletto, Aida y la Traviata. Exclusivamente por composicones operísticas. Sin embargo, de pequeño fue organista y, quizás por eso compuso esta bellísima misa de difuntos.

Ros, no recuerdo la serie esa, lástima.

SDE: sí que tiene cara de buena persona.

Scemo di legno dijo...

Conozco esas óperas que dices de él (no enteras, of course) pero de la misa no sabía nada. Y es que a mi las misas, ni que las haga el Verdi este, sabes????

Landahlauts dijo...

Pues, en mi caso, sólo las de Verdi y compañía. Las de domingo no sé ni a que hora son...

Apus dijo...

A las 8 de la mañana suenan las campanas de la iglesia :)

Pero no creo que encuentren a Verdi ahi dentro :s

Anónimo dijo...

Dolor incontenible,
es lo que siento,
dolor en lo más profundo
de mis sentimientos.

Llegado el último tercio
se amontonan mis recuerdos.

Tu mano siempre tendida,
generoso tú corazón,
tu entrega, tu amor,
tus virtudes consabidas.

No sabes de condiciones,
ni de peros o reparos,
tu decir es dulce y claro,
sin remilgo ni objeciones.

Es habítual tu sonrisa,
el ánimo bien dispuesto,
ofreces todo y el resto,
la nobleza es tu divisa.

Y ahora...
ese destino duro y cruel,
nos a herido sin piedad,
nos a arrancado sin contemplación,
nuestro ángel.

Deseó con todo mi corazón,
que con estás nuevas alas,
ahora si podrás volar,
y perderte en ese cielo,
lleno de felicidad.

Te quiero, Alfredo.


La cosina. Besos.

Landahlauts dijo...

Muchos besos para todos, Cosina.